Novena a Santa Marta

149

Hoy 24 de julio, se cumple el quinto día de la Novena a la Virgen de Santa Marta, y la misma contará con la coordinación de la Cofradía Sagrado Corazón de Jesús e Inmaculado Corazón de María.

El acto religioso comenzará a las 5:00 de la tarde, iniciando con la Santa Misa y seguidamente la Novena, en la Catedral Basílica.

Los dos actos religiosos serán transmitidos en vivo por todas las plataformas digitales de HOY DIARIO DEL MAGDALENA y el Periódico Popular AJÁ&QUÉ.

ORACIONES PARA  TODOS LOS DÍAS

Por la Señal de la Santa Cruz…

Acto de Contrición. Altísimo y amantísimo Redentor Nuestro, por el incomparable e inexplicable amor que nos tiene vuestro Sagrado Corazón, te hiciste hombre como nosotros padeciendo los más acerbos dolores y menosprecios mientras vivías, muy especialmente durante tu pasión y muerte en la Cruz, y por estos padecimientos te ruego humildemente que me perdones todos mis pecados de los cuales me arrepiento de todo corazón.

Perdón, dulcísimo Jesús mío, y por los padecimientos que sufrió vuestra Santísima Madre, por los merecimientos del glorioso Patriarca San José, y de su sierva Santa Marta me propongo nunca más pecar ayudado de vuestra gracia. Amén.

QUINTO DÍA

Meditar algo sobre el amor y caridad al prójimo. Oración. Amable Patrona nuestra y obediente discípula de Cristo, durante su vida mortal practicaste esta hermosa virtud de caridad, rogad por nosotros a nuestro Divino Maestro que nos conceda la gracia de ser caritativos para con los indigentes, máxime para los que con la pobreza peligran caerse en pecados graves perdiendo el Alma por toda la eternidad. Amén. Rezar tres Padrenuestros, Avemaría, y Gloria por las almas del Purgatorio. Terminar con la oración a la santísima Virgen.

ORACIÓN FINAL

Oración a la Santísima Virgen. Inmaculada Virgen María, soberana Reina de los ángeles y de los Santos, vuelve a nosotros estos ojos misericordiosos, y compadécete de nosotros miserables pecadores que recurrimos a Ti. Bien lo sabes, celestial Señora, el peligro que nos rodea y amenaza a nuestro cuerpo y alma; socórrenos y defiéndenos hasta que nos veamos libres en la tierra de los bienaventurados. Amén.

Sea en todo tiempo y lugar amado y bendecido el Amantísimo Corazón de Jesús. ¡Dulcísimo Corazón de María, sed mi salvación! Procura confesar y comulgar espiritualmente durante la Novena.

También podría gustarte