´No hay riesgo de apagón en la Costa´

277

José Miguel Mendoza, Superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios, dijo que ´la crisis de Electricaribe sigue siendo lamisma y es bastante profunda. Lo que pasa es que con nuestra intervención hemos logrado una estabilización que va a garantizar el servicio a los usuarios mientras culmina el proceso de cambio de operador´.

 

Aseguró además que ´en estos momentos estamos a punto de solucionar el problema de Electricaribe´

 

Recientemente, la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios anunció que luego de cumplirse un año de la intervención de al empresa operadora de energía Electricaribe le inyectará 135.000 millones de pesos para seguir garantizando la compara de energía en la bolsa y suplir en 2018 las necesidades energéticas de los 2.5 millones de usuarios que tiene la compañía en los siete Departamentos de la costa Caribe.

La medida se tomó luego de que la Contraloría General de la República advirtiera que el déficit financiero de la empresa a finales de este año, estaría alrededor de $35.000 millones y subiría hasta $138.000 en febrero de 2018, motivo por el que se comprometería la continuidad de la prestación del servicio.

Lo invertido durante el mes de noviembre por la Superservicios se suma a los $150.000 millones de garantía con los que empezó el proceso de intervención de Electricaribe, que según ha manifestado en distintas ocasiones la entidad interventora, ha sido eficaz, rápida y segura para los usuarios.

En entrevista con HOY DIARIO DEL MAGDALENA y la Agencia Colprensa José Miguel Mendoza, Superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios, dijo que con todo el proceso que se ha hecho, la costa Caribe no tiene riesgo de un apagón.

Usted dice que a través de la intervención a Electricaribe ya no hay riesgo de apagón en la costa Caribe. ¿Quiere eso decir que la empresa ha mejorado y que es posible que se quede unos años más?

No. La crisis de Electricaribe sigue siendo la misma y es bastante profunda. Lo que pasa es que con nuestra intervención hemos logrado una estabilización que va a garantizar el servicio a los usuarios mientras culmina el proceso de cambio de operador.

 

Lo invertido durante el mes de noviembre por la Superservicios se suma a los $150.000 millones de garantía con los que empezó el proceso de intervención de Electricaribe, que según ha manifestado en distintas ocasiones la entidad interventora, ha sido eficaz, rápida y segura para los usuarios.

 

¿Pero cuáles son los mayores problemas de Electricaribe?

Una de las mayores problemáticas de la compañía es que tiene la red de distribución eléctrica bastante deteriorada y esto ha pasado porque no se hicieron las inversiones requeridas para mantenerlas adecuadas. Esa es la razón por la que se va la luz constantemente en los siete Departamentos donde opera.

 

¿Cómo se podría mejorar esa deficiencia?

Con recursos. Pero dada la situación económica de la empresa no hay cómo hacerlo, de ahí que se necesite cambiar de operador. Eso es lo vendría a hacer el nuevo prestador del servicio, a invertir recursos para mejorar las redes de distribución.

En términos prácticos si Electricaribe tiene deficiencia con la red de distribución y no tiene dinero para recuperarla ¿de qué manera se les está garantizando el servicio a los usuarios?

Comprándola. Electricaribe debe comprar la energía al mercado mayoritario o bolsa y llevarla a los usuarios

Pero ese es un proceso costoso. ¿Cómo hace la empresa para hacer esa compra si la misma Superintendencia ha dicho que no tiene recursos?

Sí. Es que Electricaribe es una empresa en quiebra y en efecto, no tiene cómo comprar. Por eso es que el Gobierno le ha girado recursos. Este fondo es la única manera de garantizar que se siga comparando y que no haya un apagón, como el que estaba previsto para el 16 de noviembre del año pasado. Ahora lo que queremos hacer son inversiones mínimas a la red para mantener la estabilidad de la energía mientras llega el nuevo operador.

 

¿Cuándo va llegar el nuevo operador?

Estamos en la etapa final. Pronto abriremos la licitación para que lleguen las ofertas, por ahora, estamos tratando de estabilizar la compañía para que los usuarios no sufran las consecuencias. Solo cuando lleguemos a este punto podemos definir cuándo llegará.

 

¿En qué consiste el proceso de intervención?

Básicamente asumimos la administración del operador para resolver los problemas que llevaron a la compañía a la quiebra y a tener fallas técnicas. Buscamos vender los activos de la compañía para pagarles a los acreedores y restablecer las redes de servicio simultáneamente.

Eso requiere una cantidad de acciones…

Sí, nos ha tocado hacer muchas cosas. Lo primero fue prepararnos para entrar en la compañía y garantizar el servicio. En la segunda etapa la estabilizamos, luego hicimos un diagnóstico para saber si la liquidábamos o la reestructurábamos. Decidimos liquidarla y ahora estamos en proceso de definir cómo vamos a distribuir los activos y las características del comprador. La etapa final será cuando encontremos el nuevo operador.

 

¿Pero ya tienen alguna idea de cómo debe ser el operador?

Eso es lo que estamos definiendo. Pero tenemos claro que tiene que ser un operador calificado porque uno no le puede vender una red de distribución de siete Departamentos a cualquiera que se aparezca con una cédula. Debe tener experiencia y que se comprometa a hacer inversiones. La selección se hará en un proceso competitivo. No puede ser a dedo. Ganará el mejor postor. Será la Financiera de Desarrollo la que dé las indicaciones.

Frente a esto se ha murmurado mucho, como que el nuevo operador estaría formado por todas las Gobernaciones de la Costa…

Si ellos quieren reunirse y competir con los posibles operadores, pueden hacerlo con una oferta económica, pero les tocaría competir con operadores de mayor experiencia. Les tocaría tener la capacidad económica para invertir y es mucho dinero.

 

¿De cuánto dinero estamos hablando?

Hace unos años se hablaba de 260.000 millones de pesos por año. Ahora son entre $700.000 millones y medio billón al año para poder recuperar la compañía. Son cifras astronómicas pero se justifica porque el actual servicio de energía que tiene la costa Caribe es el más precario de la región. En las capitales latinoamericanas se va la luz en promedio 28 horas y en la los departamentos que opera Electricaribe, 100 horas, mientras que el resto del país, 35 horas.

 

¿En todo este proceso cómo se va a garantizar que a los estratos más bajos no se les cobre la energía tan costosa, como ha sucedido con Electricaribe?

El Gobierno tiene un programa de subsidio billonario para pagar 80% de los recibos de los estratos uno y dos. También hay un programa de normalización de las redes de invasión.

Pero ahí se perdieron muchos recursos….

La Contraloría encontró que Electricaribe podría haber estado desviando estos recursos en 205 y 2016. Dijo la entidad que en vez de trasladar los recursos a la gente los desvió a las pérdidas que tenía por otros lados. Eso está en investigación es un tema que estamos mirando con lupa porque se habla de $75.000 millones.

 

Siendo así ¿qué garantiza que los recursos que el Gobierno le ha dado a Electricaribe para oxigenar el servicio, no se esté desviando?

Hemos diseñado una estructura para que la plata no la toque Electricaribe, es la Superintendencia la que administra los recursos. Creamos una especie de fiduciaria que le presta y sirve de garantía para que la compañía pueda comprar energía sin tocar un solo pesos.

De acuerdo con ese panorama, ¿está garantizado la no participación de Gas Natural Fenosa en el proceso de adjudicación de la empresa a un nuevo operador?

En la subasta puede participar quien quiera, pero es un proceso con reglas claras y la empresa que quiera operar el servicio debe tener los recursos suficientes.

 

¿Qué le dice a los usuarios que tienen dudas de la intervención?

Que si llevamos una década con este problema y en casi año estamos a punto de solucionarlo, entonces tengan paciencia./Colprensa

También podría gustarte