Trump ¿apropiado? 

9

El publicitado libro de la sobrina de Trump, sobre la condición de su tío para ejercer la presidencia de los Estados Unidos, tiene antecedentes. Ya en 1912, Morton Prince, M.D., escribió un artículo en la revista dominical del New York Times, titulado: ‘Roosevelt analizado por la Nueva Psicología’. Dio lugar a una controversia en la cual participó el propio Sigmund Freud. Éste en una carta a Carl Jung (04/21/1912) consideró que ello era absolutamente inadmisible, ¡era una violación de la intimidad! El propio Freud escribió con William Bullitt sobre Woodrow Wilson, después de su presidencia.

Y en la campaña presidencial de 1964, la revista ‘Fact’ hizo una encuesta entre una muestra de psiquiatras sobre la apropiada (suitability) condición psicológica de un candidato presidencial, Senador ultra conservador Goldwater. En mayo de 1970 hubo preocupaciones sobre el bienestar psicológico de Richard Nixon cuando, con ocasión de las protestas por un bombardeo a Cambodia, resolvió ir a las 4:30 a.m. a visitar el monumento a Lincoln. Y así de otros casos.

En el excelente libro de Stanley A. Renshon, en el cual se estudia: ‘The Psychological Assessment of presidential candidates’ 1996, se encuentran no solo los antecedentes mencionados sino indicaciones para asegurar un resultado útil en un tema tan delicado, con implicaciones electorales y políticas muy significativas.

Por ello, luego de leer el libro de la psicóloga clínica Mary Trump, consulté personas que han terminado recientemente sus estudios de psicología para asegurarme de que las categorías y enfoques eran correctos. Tomados de los primeros y últimos capítulos presento las descripciones más fuertes: en esencia, un psicópata altamente funcional es su definición científica.

Recojo las afirmaciones más rotundas y menciono la página: Payaso (10), no tiene principios, ninguno (10), irresponsable y demencial (11), completamente impreparado para su cargo (11), debilidades e inseguridades patológicas (11), la disparidad entre el nivel de competencia requerido para dirigir un país y su incompetencia se ha agrandado (13), se ha creado una tormenta perfecta de catástrofes y no hay una persona menos equipada que mi tío para manejarla (13), ser amable o creer en el perdón son conceptos que nunca han tenido significado para él (14), las fallas de Donald no pueden esconderse o ignorarse porque nos amenazan a todos (15), si se le permite un segundo período, sería el fin de la democracia americana (15), destruyó a mi padre, no puedo dejar que destruya a mi país. Donald fue tan limitado y provinciano y egoísta como su padre (55), aún con los niños, Donald tenía que ser el ganador (63), Donald hoy es mucho como era cuando tenía tres años: incapaz de crecer, aprender y evolucionar, incapaz de regular sus emociones, moderar sus respuestas, o absorber y sintetizar información( 123). Las páginas siguientes son aún más duras.

¿Acaso estas descripciones permiten decir que el carácter, el buen juicio y las cualidades de liderazgo están ahí, en Donald Trump?, ¿integridad, visión, buen juicio y buena habilidad forman parte de su carácter? Renshon considera que son estas cualidades las que se reflejan en el desempeño de un presidente. Pasarlas por alto sería una “omisión sustancial en la evaluación de un candidato”. El carácter, afirma, se ha convertido en un tema político que tiene que ser tomado en cuenta por candidatos en todos los niveles.

*ExMinistro de Estado 

También podría gustarte