Vacuna: luz en el camino 

140

Varios países y centros científicos trabajan intensamente para concretar una vacuna que sea efectiva contra la covid-19. Solo cuando esa situación esté resuelta podrá pensarse en que las estrictas medidas que se aplican para evitar los contagios podrán flexibilizarse. Por lo pronto, hay que confiar en que el producto de tantas búsquedas se obtendrá muy pronto y que todos podremos tener acceso a esa solución.

Hasta el momento parece que la vacuna que está desarrollando la Universidad de Oxford, en Reino Unido, está bien encaminada. El hecho de que en los ensayos con 1.077 personas se evidencie la generación de anticuerpos y de las llamadas células T que pueden combatir el coronavirus, parece certificar su capacidad de provocar una respuesta inmune. Sin embargo, faltan nuevas validaciones para asegurar que el antídoto es garantía suficiente de protección, más tratándose de un virus que está en permanente mutación. Aún teniendo una vacuna considerada efectiva es prematuro asegurar cuánto tiempo durará la protección, por lo que no se puede cantar victoria tan pronto.

También países como China, Rusia, Alemania y Estados Unidos trabajan con varios procesos científicos, con el propósito de concretarla. El proceso que ejecuta la empresa estadounidense Moderna también parece bien orientado. Inclusive se habla de supuestos espionajes de algunos países para tratar de llegar a información clave de lo que se está haciendo en otros lugares. Todo esto es parte de ese relato cinematográfico en el que se ha convertido la lucha del mundo en contra de un enemigo que avanza cada vez más rápido y en forma peligrosa.

Todo indica que a finales del año ya podría tenerse una vacuna suficientemente garantizada, pero de ahí a que los cerca de 6 mil millones de habitantes del planeta reciban pronto su dosis implica un largo trecho con toda clase de complejos sistemas logísticos. La disponibilidad inmediata para los 50 millones de colombianos, por ejemplo, es algo improbable, y el Gobierno Nacional tendrá que definir criterios muy claros acerca de quiénes serán la prioridad.

En unos meses vamos a vernos, seguramente, en una puja de laboratorios farmacéuticos para asegurar la distribución del fármaco, y es posible que se caiga en la especulación de precios. En esto el llamado es a que se piense primero en el bienestar del mundo, más allá del ánimo de competencia que se tiene alrededor de su fabricación.

El proceso de la vacuna va para fase III, lo que significa un considerable acortamiento del tiempo que normalmente gastan estos procesos. De hecho, estas investigaciones toman a veces décadas; y ahora en cinco meses hay avances significativos. La carrera es tal que la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que existen en la actualidad 23 vacunas candidatos en evaluación clínica y 140 en investigación preclínica.

También es importante obtener medicamentos que resulten eficaces a la hora de aplicar tratamientos a personas contagiadas. Debemos ser conscientes de que muchos enfermarán mientras esperan la vacuna, por lo que sería ideal tener pronto esas medicinas. En todos los casos, Colombia debe empezar a gestionar procesos que conduzcan a que una vez se cuente con los remedios, se asegure la llegada al país de una buena cantidad a precios razonables.

* Internacionalista. 

También podría gustarte