Programa de Mintrabajo capacitó a 111 víctimas  

66

Tras un primer año exitoso, el programa Formándonos para el Futuro del Ministerio del Trabajo, en alianza con la Organización Internacional del Trabajo-OIT y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura-OEI, llego a la ciudad de Santa Marta para capacitar a 111 víctimas del conflicto armado de manera virtual, como una iniciativa de formación por competencias a la medida, en el marco de una estrategia de inclusión laboral y cierre de brechas. 

Teniendo en cuenta la situación que enfrenta el mundo a raíz de la pandemia generada por el Covid-19, es innegable que el 2020 representa un reto inmenso a la hora de fomentar rutas para la inserción laboral y el trabajo decente para comunidades vulnerables. Por esta razón, se decidió que el programa no podía parar y se desarrolló una propuesta metodológica para la transición del programa de la presencialidad a la formación virtual, creando una alianza territorial con el centro de formación Cetecos.

La iniciativa, que tiene como finalidad formar a mas de 1.500 personas en 20 ciudades del país, en edades entre los 18 y 62 años, le ofrece a los participantes del departamento de Magdalena la posibilidad de adquirir competencias como técnicos laborales en mercadeo y ventas y técnicos laborales en análisis y desarrollo de sistemas de información.

Formándonos para el Futuro guarda las condiciones de calidad y pertinencia, basado en el “blended learning” (aula de aprendizaje virtual + interacción individual con el docente más herramientas complementarias). Los programas de formación se ajustaron acorde con la nueva realidad y necesidades del sector empleador y las ocupaciones que se demandan para la reactivación y recuperación económica de los territorios, propendiendo por la pertinencia en la información y siguiendo una ruta de empleabilidad.

EL EMPRENDIMIENTO 

A demás, los estudiantes tienen la posibilidad de desarrollar procesos de formación complementaria relacionados con emprendimiento, asociatividad, habilidades blandas, derechos fundamentales en el trabajo y networking. Así mismo, a través de procesos de dialogo social territorial se identifican insumos para recomendaciones de política pública de formación profesional.

El programa también dedica sus esfuerzos para brindar seguimiento y asistencia psicosocial a cada uno de sus participantes, permitiendo que los conocimientos se adquieran de manera integral y puedan ser utilizados como una herramienta para el mejoramiento de la calidad de vida de los estudiantes y sus familias.

Durante la implementación del programa, se realizaron acciones de articulación interinstitucional e intersectorial en los territorios con el propósito de vincular laboralmente al menos a un 20% de los participantes. Este proceso, servirán como insumo para la generación de recomendaciones para el desarrollo de una política publica que permita la inserción laboral de las victimas del conflicto.

 

También podría gustarte