Familiares de víctimas de Tasajera piden entrega de los cadáveres

506

Desespero, impotencia y mucho dolor en el corazón, están viviendo los familiares de tres de los pacientes quemados en la tragedia de Tasajera, que fallecieron en el municipio de Valledupar.

Sus cadáveres aún permanecen en Medicina Legal, a la espera de los resultados de las pruebas de ADN para su identificación por parte de las autoridades.

Ha transcurrido casi un mes de aquella explosión del camión cargado de combustible en el corregimiento de Tasajera, Magdalena, lugar que anteriormente era invisible para muchos y que hoy se ha convertido en la referencia de un doloroso hecho que ha dejado 45 muertos, en su mayoría jóvenes.

A Valledupar fueron trasladados 15 pacientes, de los cuales diez han perdido la vida. Han sido días de tristeza, angustia y dolor para los familiares que permanecen en esta tierra  aún con ciertas adversidades.

En un albergue, dispuesto por la Gobernación del Magdalena en el barrio Jorge Dangond en Valledupar, permanecen alrededor de siete personas, donde les ofrecen auxilio alimenticio, estadía y reporte diario de sus parientes, para evitar que salgan ante el riesgo del Covid-19. Pero esas cuatro paredes se han convertido en su refugio de lágrimas para unos y alegrías para otros, que ven la lenta recuperación de su familiar.

Pero hoy día el drama lo están viviendo los familiares de tres de los fallecidos, quienes  tienen hasta 18 días esperando la entrega del cadáver, sin que hasta ahora hayan podido llevarse a su ser querido a la tierra de origen, para darle cristiana sepultura. No hay respuesta, mientras las lágrimas y la impotencia consumen a estas personas que imploran ayuda ante la situación que están viviendo.

Helen Ayala, quien declaró en nombre de los afectados y es una de las personas que está viviendo esta tragedia, manifestó que los cadáveres  de los jóvenes Ángelo Pérez Gutiérrez, Jaime Carrillo Escalante y Leonard Castro López, siguen en Medicina Legal.

 “Entre 10 y 18 días tienen nuestros parientes en la morgue, porque hay dificultades para su identificación, ya que perdieron las huellas dactilares a causa de las quemaduras. Hicieron unas pruebas de ADN y ahora dicen que tardan entre dos y tres meses para dar los resultados. De aquí no nos moveremos, ya es suficiente lo que hemos sufrido para ahora dejar a nuestros seres queridos en otra tierra”, afirmó.

Explicó que en el caso de Angelo Pérez, el problema se debe a que es menor de edad y no tenía cédula de ciudadanía, por lo cual se debe hacer un proceso en Magdalena que tampoco se logró resolver. En el caso de Jaime y Leonard no tenían cédula de ciudadanía y eso ha impedido también la identificación.

“Las autoridades optaron por las pruebas de ADN que enviaron a un laboratorio en Bogotá, y el cual da resultados en dos o tres meses, situación que no entendemos porque estos casos deben ser priorizados por tratarse de una tragedia que ha dejado tantas víctimas, y por lo cual los diferentes niveles de gobierno ha ordenado colaborar”.

Ayala indicó que todos los días tienen la esperanza de recibir la buena noticia de poder regresar a su tierra con su familiar, pero nadie responde nada. Exhortan al Gobernador del Magdalena y al Presidente de la República para que los ayuden en esta situación. “Estamos desesperados, que alguien nos ayude, esto parece una pesadilla de la cual creemos nunca despertar”.

 

También podría gustarte