Novomatic Gaminator Juegos Online
HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Los samarios honraron a su Santa Patrona

67

La Catedral Basílica se vistió de fiesta y con hermosas flores naturales para venerar a Santa Marta, apoyada con la reflexión del Santo Evangelio expuesto por el Señor Obispo, monseñor Luis Adriano Piedrahita Sandoval.

Con la Santa Eucaristía Solemne virtual en la Catedral Basílica de Santa Marta, los fieles devotos celebraron ayer el Día de la Santa Patrona.

La ceremonia religiosa fue oficiada por monseñor Luis Adriano Piedrahita Sandoval, Obispo de la Diócesis samaria, con el acompañamiento del párroco de este sagrado templo de la ciudad, padre Isidro de Jesús Castro Duque.

La Catedral se vistió de fiesta con hermosas flores naturales para venerar a Santa Marta, y la reflexión del Santo Evangelio expuesto por el Señor Obispo dejó un gran mensaje de hermandad para todos los samarios, tomando como ejemplo modelo a Marta que se hizo Santa:

“Al acercarnos a los 500 años de la celebración de la fundación de la ciudad de Santa Marta, nos aproximamos a los albores del Evangelio de nuestra Tierra. Junto a los conquistadores llegaron los misioneros que venían enviados por la Iglesia Católica a anunciar la Persona de Jesús como El Salvador, invitando a los aborígenes a acoger su Palabra. De la mano de Marta, de Betania, a cuyo nombre se debe la ciudad como instrumento que la Providencia de Dios colocó para que fuera la Protectora y animadora de la Fe. La comunidad samaria ha recorrido hasta nuestros días la larga historia de Evangelización y Fe. A través de nuestra piedad hacia Santa Marta, los fieles devotos vamos creciendo en el ámbito de la amistad con el Señor, que nos hace a todos nosotros discípulos misioneros. Una amistad que comienza en cada uno como reconocimiento de Jesús como nuestro Señor.

Marta, la mujer creyente que nos da ejemplo y estimula para seguir con empeño el peregrinaje de la Fe que comenzamos a recorrer el día de nuestro bautismo. Nos dice el Evangelio que con motivo de la muerte de su hermano Lazaro, Marta tuvo la oportunidad de hacer una bella confesión de Fe. A la palabra de Jesús que le dice: Yo soy la Resurrección y la Vida, quien cree en mí y aunque muera vivirá y quien vive y cree en mí, no morirá para siempre, ¿crees esto? Marta respondió: Sí Señor. Yo creo que Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios que debía venir al mundo. Estas palabras se constituyeron en la razón de nuestras vidas. Nos hace cristianos y discípulos de Dios. Los invito  a redescubrir el camino de la Fe. Recuperemos el carácter luminoso de Marta. Avivemos la alegría de creer en Jesús como lo hizo ella.

En esta época de pandemia, estamos obligados a resguardarnos en nuestras casas. Tenemos la oportunidad, ojalá bien aprovechada, para intensificar los lazos familiares para que salgamos fortalecidos en una vida de comunión familiar más sólida. Marta nos anima a vivir la amistad con el Señor en familia.

Hacer de nuestras familias una verdadera comunidad de Fe, solidaridad cristiana, generosidad, de compartir con nuestros semejantes.

El coronavirus nos ha obligado a ser más solidarios, los unos a otros como personas, comunidades, países y pueblos. Hay que entender lo importante que es la vida social, la responsabilidad social, la solidaridad, la preocupación de unos por otros y el don del servicio para poder salir de las dificultades tan grandes como las que vivimos actualmente, qué mejor que contemplar a Santa Marta como aquella mujer que nos puede enseñar a construir una vida de comunión  en familia y social.

Hoy queridos hermanos que celebramos la fiesta en honor a Santa Marta, de esta compañera excepcional de camino, tenemos una ocasión privilegiada para darle gracias al Señor por todo lo que ha concedido de bien a la ciudad, al departamento del Magdalena y al país, por la iluminación de su palabra sembrada por tantos servidores de la comisión evangelizadora de la Iglesia.

En oración supliquemos, por intermedio de Santa Marta, para que el Señor Dios Todopoderoso, cuyo hijo aceptó a Santa Marta, nos ayude a amar fielmente y servir a Cristo y a nuestros hermanos, pidamos a Santa Marta, patrona de la Diócesis que interceda por el Señor ante la Iglesia particular de esta ciudad, para que cumpla con la misión de ser lugar de comunión a los discípulos y misioneros.

Hacer de Santa Marta una ciudad incluyente y equitativa, amable, reconciliadora  y espiritual…edificada sobre la roca firme de Jesucristo y pidamos a Santa Marta que interceda ante nuestro Señor por el país, para que salga bien prontamente de las dificultades presentes y encuentre los caminos de la reconciliación, el perdón, la justicia, la verdad y la paz. Así sea”.

También podría gustarte