Diego Trujillo contagió a todos de la risa

335

La tragedia que considera Diego Trujillo es llegar a los 40 años, la reflejó de una manera magistral con un monólogo lleno de sátira y humor. /LUIS PARRA

 

 

Las carcajadas no pararon de retumbar en el Teatro ‘Pepe Vives Campo’ y todo por cuenta del stand up comedy ‘¡Qué desgracia tan infinita!’, protagonizado por el actor Diego Trujillo y que trajo a Santa Marta este fin de semana, como parte de la franja de funciones estelares de Cajamag.

Tras 10 años recorriendo el país desde la creación de este monólogo, el bogotano llegó para deleitar a los samarios con la sátira y el humor que caracteriza a su ‘desgracia’ hecha montaje, en la que hace una burla de sí mismo, pero a la vez, se convierte en un retrato de los quienes sufren los padecimientos propios de los cuarenta.

Desde su aparición en escena, el público no paró de reír con las ocurrencias de Diego Trujillo al relatar sus vivencias y articularlas con la realidad de muchos hombres, en temas como el descubrimiento de la próstata, la desaceleración del metabolismo o el recuerdo – lejano de la última erección, con los que más de un hombre se sintió identificado.

El talento de Diego Trujillo y el éxito que ha alcanzado en el mundo de las tablas, se evidenció una vez más en la forma cómo entretuvo a los asistentes recorriendo todos los ‘tormentos’ que sufren los hombres durante esta época crítica de la vida y, sobretodo, burlándose de los caballeros que no aceptan el paso del tiempo y menos envejecer, “que hacen toda clase de estupideces para tratar de sentirse jovencitos cuando, en realidad, se convierten en unos viejos patéticos”.

 

Más de un asistente se sintió identificado con temas como el descubrimiento de la próstata, la desaceleración del metabolismo o el recuerdo – lejano de la última erección. /LUIS PARRA

 

Los aplausos y las risas inundaban el auditorio, a la vez que el humor negro de Diego hacía lo suyo, relatando las distintas situaciones que debe sobrellevar un hombre a las puertas de los cincuenta –etapa en la que él está-, tratando de “…echar el tiempo atrás, o por lo menos detenerlo, antes del último y definitivo estertor de la juventud”.

Precisamente esta obra surge de lo que en carne propia experimentó Diego hace ya casi diez años, cuando entraba a la etapa de los cuarenta, la cual describe como una crisis de la mitad de la vida de los hombres, que lo motivó a hacer una reflexión y escribir un monólogo de humor, para ponerlo a prueba delante del público; en Santa Marta lo logró exitosamente.

Como un hombre tímido e introvertido, así se define Diego Trujillo, quien durante su presentación hizo una mezcla divertida entre eso y el buen sentido del humor que considera, también hace parte de su personalidad y que lo llevó a escoger el formato de stand up comedy para retratar su realidad, con la que hasta hoy ha vivido feliz.

Al final, el actor cumplió su cometido de poner a sonreír a los samarios y visitantes que apreciaron su show y además, llevar su mensaje personal de sentirse orgulloso por la edad que tiene y en el que invita a creer que envejecer es un proceso maravilloso cuando uno tiene una vida plena.

También podría gustarte