Control preventivo de la Contraloría a Electricaribe

Según lo anunciado este jueves por el senador José David Name, en un comunicado, la Contraloría General de la República le hará control preventivo al proceso de traspaso de acciones, para la vinculación de inversionistas en la venta de Electricaribe.

De acuerdo a la información emitida por el Senador del Partido de la U, desde el mes de abril le han pedido a Electricaribe, en repetidas ocasiones, que informe el monto total de la enajenación de la empresa.

“Nunca nos han dado una respuesta, invocando la figura de la reserva de ley, que no aplica en este caso”, indicó Name en el comunicado.

Además, aseguró que, esta es una negociación que tiene gran incidencia en los intereses generales de la Nación y la comunidad de la región Caribe; “por eso, se debe informar a todos los colombianos de manera transparente”.

Luego de solicitar control preventivo, el Parlamentario agradeció a Carlos Felipe Córdoba, contralor General de la República e indicó que, con esta acción del ente de control se conocerá si el negocio comercial de la empresa representa o no un detrimento patrimonial o social para el Estado.

GRAVE DENUNCIA

Por otra parte, el senador Armando Benedetti, también de la misma bancada de Name, realizó una fuerte denuncia en la plenaria del Senado el pasado miércoles, donde indica que entre el segundo semestre de 2019 y comienzos del 2020, la agente Especial de Electricaribe, Ángela Rojas, adjudicó a dedo 860 mil millones de pesos de los cuales 735 mil millones fueron destinados para solo 13 contratos.

Benedetti dijo además que, la Agente Especial le pagó a la firma de consultoría Boston Consulting Group, una suma de $24 mil millones para que valorara las inversiones de los dos mercados, pero ese trabajo lo hicieron los mismos empleados de Electricaribe.

Y añadió que, la funcionaria, “a sabiendas de que va a entregar la empresa, compró 107 vehículos nuevos para una supuesta operatividad que está tercerizada y de los cuales, siete fueron entregados a los directivos. Por otro lado, despachando desde Bogotá, no atendía los problemas operativos de la empresa, razón por la cual aumentaron las interrupciones, disminuyó el recaudo, incluso desde antes de la pandemia, y se deterioraron los indicadores de calidad”.

“La situación de la empresa es tan delicada y extraña, que en el último año y medio de intervención, el Gobierno Nacional le giró a la liquidación 2.5 billones de pesos para cubrir el déficit operativo”, explicó el Senador.

Entre tanto, precisó que esta ha sido la intervención más costosa de la historia del país: Eesos recursos no se van a recuperar porque, si bien fue secreto el valor de la subasta de venta, se tiene conocimiento de que la oferta para la compra de Electricaribe no fue superior a los $300 mil millones y con ese dinero era con lo que se pretendían a recuperar los créditos”.

Por todo esto, Benedetti radicó un derecho de petición con estos interrogantes ante Electricaribe y la Superservicios, con el fin de citar un debate de control político al respecto.

También podría gustarte