¿Es conveniente vender activos públicos para financiar la nación?

73

El Gobierno Nacional radicó esta semana el proyecto de Ley de Presupuesto General para el próximo año, por 314 billones de pesos, y dejó varios interrogantes, entre ellos el origen de los recursos por enajenación de bienes públicos, estimados en 12 billones, que de manera directa provendrían de la venta de activos de la nación.

Este tema ha generado en el país una gran polémica en diferentes momentos, porque mientras algunos expertos piensan que ahí está una de las mejores fuentes de financiación, otros consideran que esa es una medida regresiva que podría generar huecos a largo plazo, no dándole el valor a los mencionados activos, además que la actual situación por la que atraviesa el país no sería rentable.

El consultor económico y social de la Universidad EAN, Jorge Munevar, señaló que en este momento no es conveniente tomar este tipo de acciones. “Con la actual situación económica, esos activos tendrían que ser vendidos a precio de huevo”, resaltó el experto, al tiempo que enfatizó en que “no se ve un estudio serio por parte del gobierno para manejar los recursos públicos”.

Munevar explicó que “solo se está dando la misma solución que se da desde hace 30 años, de vender los pocos activos que quedan, como Ecopetrol e ISA. Por eso, señaló que la mejor opción sería reducir los gastos del sector público, recortando la burocracia existente a nivel estatal. Además, fue enfático en que el país podría requerir de esos ingresos a futuro, afectando el rendimiento del PIB.

El experto tampoco descartó que grandes inversionistas internacionales podrían llegar a beneficiarse de la crisis económica que enfrenta en la actualidad el país, por cuenta de la emergencia sanitaria generada por el nuevo coronavirus Covid-19. “La cuestión es cómo se va a tratar de resolver un problema actual sin destruir los recursos para las futuras generaciones”, dijo.

Pero también existen voces a favor de la venta de los activos, como la del docente de economía de la Universidad Javeriana Jorge Restrepo, quien considera que la iniciativa es “muy conveniente” y que no necesariamente se debe buscar la forma de salir de activos como Ecopetrol e ISA, que son empresas de gran tamaño que generan buenos dividendos para la Nación.

“Los activos deben venderse en momentos de crisis. De hecho, debe ser la primera fuente de financiación que debe utilizarse. Incluso me parece que el Gobierno Nacional está tarde en la programación de la venta de esos activos, pero tiene que ir rápido con los activos que no pierdan precio de manera extraordinaria por la crisis, como las empresas de generación eléctrica o de medicina”, dijo.

Restrepo señaló que hay otras empresas como Coltel, Ocensa, la Nueva EPS y, en parte, ISA, que podrían hacer parte de estos activos para vender. Sin embargo, advirtió que antes del endeudamiento deben buscarse recursos de capital. Según el experto, los 12 billones de pesos mencionados en el texto del proyecto pueden llegar a tener otras fuentes, sin ser todo privatización.

“Ahí se incluyen los recursos de rendimientos y utilidades que recibe la nación: regalías, tasas, contribuciones. Por ejemplo, los aportes que hacen las empresas de telefonía móvil por licencias, también van ahí. En ese sentido, el Gobierno Nacional puede vender otras licencias, desde canales de televisión, propiedades inmobiliarias y diales de radio”, apuntó.

Además de los 12 billones de pesos por venta de activos, se prevén desembolsos de créditos internos y externos por 64,1 billones; excedentes financieros, dividendos y utilidades de empresas de entidades descentralizadas por 8,4 billones; rendimientos financieros por 423.000 millones; reintegros por 92.000 millones; recuperación de cartera por 187.000 millones; y otros recursos de capital por 26,1 billones.

El monto total del presupuesto para el próximo año es de 314 billones de pesos, que sin deuda asciende a 238,1 billones de pesos, de los cuales 53,1 billones corresponden a inversión y 185 billones a funcionamiento, lo que representa un incremento de 13,5 % con respecto al presupuesto de 2020.

En este orden de ideas, para 2021 el presupuesto general presentará una variación de 41,6 % en la deuda, al pasar de 53,6 billones para 2020 a 75,8 billones para el próximo año. El rubro de inversión pasó de 43,1 billones a 53 billones, con una diferencia de 23,1 %.

El funcionamiento pasará de 166,7 billones de pesos a 185 billones para 2021, con un incremento de 11 %. Allí el rubro que mayor incremento presentó fue el disminución de pasivos, seguido por el de gastos de comercialización y producción, adquisición de alivios financieros y Transferencias.

En el proyecto también se incluyeron los recursos para la inversión social como Colombia Mayor, Jóvenes en Acción y Familias en Acción; así como apropiaciones por Compensación del IVA y medidas para atender durante el primer semestre de 2021 a los beneficiarios de Ingreso Solidario.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte