SpaceX trajo de regreso a casa a astronautas de histórica misión   

142

La primera nave espacial tripulada de Estados Unidos en viajar a la Estación Espacial Internacional (ISS) desde el fin de la era de los transbordadores, hace una década, regresó exitosamente ayer domingo a la Tierra con dos astronautas de la NASA a bordo. 

La misión, llevada a cabo de forma conjunta por SpaceX y la NASA, demuestra que Estados Unidos vuelve a tener capacidad para enviar astronautas al espacio y traerlos de regreso.

Los cuatro paracaídas principales de la cápsula Crew Dragon Endeavour, de la firma privada SpaceX, se desplegaron y quedaron flotando suavemente después de que la nave, con los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley a bordo, amerizara en la costa de Pensacola (Florida) a las 14h48 (18h48 GMT), tal cual estaba programado.

Se trató del primer amerizaje de una tripulación espacial estadounidense desde la misión Apollo-Soyuz de 1975.

Hurley, el piloto, expresó al regresar: “Es realmente nuestro honor y privilegio” participar en esta misión.

“En nombre de los equipos de la NASA y SpaceX, bienvenidos de nuevo al planeta Tierra y gracias por volar con SpaceX”, respondió Mike Heiman de SpaceX, causando un estallido de risas en la sala de control.

Varios botes civiles invadieron la zona de amerizaje, mientras un barco de recuperación aceleró hacia la cápsula chamuscada y la llevó a bordo.

La apertura de la escotilla se retrasó brevemente, mientras un equipo trabajaba para detener una fuga de vapor de combustible del cohete.

Pero alrededor de una hora después del amerizaje, los astronautas salieron de la cápsula. Serán transportados en helicóptero a la costa y luego en avión a Houston, donde se reunirán con sus familias.

 AUTONOMÍA ESPACIAL

El presidente Donald Trump, que había viajado a Florida para el lanzamiento de la cápsula hace dos meses, elogió el regreso exitoso.

“Es maravilloso tener a los astronautas de la NASA de vuelta en la Tierra tras una muy exitosa misión de dos meses. ¡Gracias a todos!”, escribió en su cuenta de Twitter.

Desde el último vuelo de un transbordador espacial en 2011, Estados Unidos había tenido que apelar a la colaboración de Rusia para ese propósito.

La fase final de esta operación conjunta entre la NASA y la compañía del excéntrico empresario Elon Musk afrontó hasta último momento temores por el riesgo de la tormenta tropical Isaías, que bordea la península de Florida y que había hecho descartar el lugar original para el amerizaje.

El éxito de la misión también supone una gran victoria para SpaceX, que Musk fundó en 2002 y ha superado a Boeing, su principal competidor en la carrera espacial comercial.

Estados Unidos ha pagado a esas dos compañías unos 7.000 millones de dólares por sus contratos para el servicio de “taxi espacial”, pero los esfuerzos de Boeing han fracasado seriamente hasta ahora.

Por otra parte, Behnken y Hurley, se han convertido en los primeros astronautas en ser llevados al espacio por una empresa privada contratada por la NASA.

 

También podría gustarte