Europa extrema controles por temor a nueva ola del virus 

32

Europa endureció este miércoles las restricciones para frenar la covid-19, en medio de una creciente preocupación por una segunda ola de contagios derivada de la temporada de vacaciones.  

Desde su aparición en China en diciembre, la pandemia ha dejado 701.559 fallecidos en todo el planeta, así como más de 18,5 millones de casos, según un conteo de la AFP basado en datos oficiales, a las 18H00 GMT.

En Francia, la instancia científica que asesora al gobierno juzgó “altamente probable que se observe una segunda ola epidémica en otoño o en invierno”.

“El virus circula de forma más activa, con una pérdida acentuada de las medidas de distanciamiento y de seguridad”, alertó el Consejo Científico el martes.

Para intentar frenar el avance del virus, la mascarilla es obligatoria desde el miércoles en el exterior en las zonas más frecuentadas en ciudades de Francia como Toulouse (suroeste), y pronto lo será en París y otras urbes.

En Holanda, la mascarilla será obligatoria también a partir de este miércoles en el famoso Barrio Rojo de Ámsterdam y en los barrios comerciales de Róterdam.

Tanto Grecia, Escocia como Suiza anunciaron endurecimiento o reinstauración de medidas restrictivas tras la aparición de nuevos focos.

El gobierno irlandés, por su parte, decidió prorrogar la última fase de su desconfinamiento, y ordenó la obligatoriedad del tapabocas en las tiendas y centros comerciales a partir del 10 de agosto.

MÁS INVERSIÓN EN VACUNAS

Estados Unidos, el país más afectado del mundo por la pandemia, con más de 4,7 millones de contagios y 156.830 fallecidos, anunció una nueva inversión para una vacuna contra la covid-19.

El gobierno destinará 1.000 millones de dólares al proyecto de la farmacéutica multinacional Johnson & Johnson, a cambio de tener garantizados al menos 100 millones de dosis si resulta ser exitosa.

Por su parte, Canadá informó que llegó a dos acuerdos con las farmacéuticas estadounidenses Pfizer y Moderna para obtener vacunas en 2021.

En lo económico, las consecuencias de la pandemia son igualmente devastadoras en todos los países.

La compañía aérea Virgin Australia, víctima como muchas otras del colapso del sector de viajes, anunció el miércoles que iba a cerrar una de sus filiales y a suprimir 3.000 empleos.

La plataforma online de reserva de alojamiento Booking.com anunció el martes que reduciría hasta una cuarta parta de sus efectivos en el mundo, que se sitúan actualmente en 17.500 trabajadores.

MADRID AFP 

También podría gustarte