Uno de cada 3 restaurantes quebró en Santa Marta

1.048

Atrás quedó el boom gastronómico y el ascenso que venía experimentando la ciudad de Santa Marta en materia gastronómica; bares, restaurantes y distintos tipos de expendios de comida en cada esquina y donde encontrar mesas libres para cenar era casi imposible. 

Se ve percibe de manera dolorosa  que el escenario es completamente diferente, mesas vacías y negocios cerrados, es lo que ha traído consigo la  dura crisis económica se encuentra atravesando el sector gastronómico en el Distrito de Santa Marta, tras sumar más de cinco meses sin poder abrir sus establecimientos al público, todo por la coyuntura generada a raíz de la propagación de la pandemia Covid-19 en esta zona del país.

De acuerdo con los datos entregados por Efraín Lozano, concejal de Santa Marta, uno de cada tres restaurantes hoy se encuentra cerrado permanentemente, producto de la quiebra a la que los ha llevado la inactividad  del sector y la falta de reapertura del servicio a la mesa en los establecimientos gastronómicos.

Por lo que hoy son más de 6 mil las empresas entre restaurantes, cafeterías y otros tipo de expendio de comida que se encuentran afectados y han dejado de generar más de 13 mil empleos directos e indirectos.

Asimismo, a la fecha, las pérdidas para el sector gastronómico de Santa Marta ascienden en el orden de los 210 mil millones de pesos, representando así una reducción del 90 por ciento de las ventas de estos establecimientos de comercio.

 “El sector gastronómico representa el 28,7 punto por ciento del ecosistema de la ciudad el cual se está viendo duramente golpeado por el covid-19 el día de hoy, y esto se ve reflejado en las pérdidas de este gremios que ascienden a unos $210.000 millones representados en el 90% de la disminución de sus ventas en la ciudad”, indicó el cabildante.

Con base en lo anterior, Lozano señaló la urgencia de implementar un plan piloto que permita la reapertura gradual y progresiva de los restaurantes en la ciudad de Santa Marta.

GOBIERNO MÁS RESPONSABLE 

Por su parte, el concejal Juan Carlos Palacio, igualmente señaló que es de carácter urgente que en Santa Marta se de una reapertura de este sector económico, basada en la cultura ciudadana, distanciamiento social, tapaboca y prevención de medidas de bioseguridad.

Palacios precisó que, dicha reapertura es fundamental principalmente porque el Distrito es la tercera ciudad con mayor informalidad antes de la pandemia, registrando una tasa del 63 por ciento.

 “Hoy con los despidos, con los privados no funcionando y generando trabajo tiene que haber más informalidad, porque la gente va a salir a buscar la comida de sus hijos y eso va a generar más informalidad, por esa razón el Distrito, la administración pública, en cabeza de quien esté, tiene que entender que este es un afecto de doble vía, yo me doy y tú me entregas, por eso los recaudos del distrito están 30,000 millones de pesos menos que los presupuestados, porque no hay forma de que reciba unos recaudos de industria y comercio, por qué no hay forma de que recibo no recaudo de predial, por qué la gente no está produciendo, si el Distrito, la administración pública, quiere entregarle al ciudadano un bienestar, tiene que ser responsable y tiene que ser agresivo en tomar decisiones”, manifestó el cabildante.

PLAN PILOTO PARA LA SALVACIÓN 

Por tal razón y bajo este preámbulo, ante gestión realizada por la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, Acodres Magdalena, el Concejo de Santa Marta citó el pasado 11 de agosto a la Secretaría de Desarrollo Económico Isis Navarro y al Secretario de Salud Distrital Henrique Toscano para debatir sobre la implementación de un plan piloto para la reactivación de dicho sector económico en esta zona del país.

Durante su intervención en el debate, Navarro dio a conocer que, serían alrededor de 64 restaurantes y más de 440 los empleos que se estarían reactivando una vez se implemente el plan piloto de la industria gastronómica en esta zona del país.

Serán seis las zonas que harán parte del proyecto de reactivación de los establecimientos gastronómicos y estos se distribuirán de la siguiente manera:

-En el centro comercial Zazué Plaza, serán reactivados 11 establecimientos y 84 empleos.

-En el Centro Histórico serán 31 establecimientos y 195 empleos.

-Centro comercial Estación San Pedro tendrá un total de 7 establecimientos y 40 empleos.

-En El Rodadero se reactivarán seis establecimientos y 95 empleos

-El centro comercial Arrecife reactivará 5 establecimientos y 30 empleos

-Cuatro hoteles harán parte de esta reactivación: Zuana, Santa Marta, Tamacá e Irotama

De acuerdo con lo expresado por Navarro, la fecha tentativa del inicio de las actividades será el 28 de agosto, “(…) teniendo 10 días previos para la inscripción de los  restaurantes que desean participar en el piloto, la verificación  de protocolos de bioseguridad de  los restaurantes y aclarar la forma en que cada uno funcionará”.

No obstante, la jefe de la cartera de Desarrollo Económico resaltó que, a la fecha no se ha remitido al Ministerio del Interior  ninguna solicitud para la aplicación de protocolos de bioseguridad de establecimientos gastronómicos.

EL VIACRUCIS 

De acuerdo con lo expresado por Paola Narváez, directora ejecutiva de la Asociación colombiana de la industria gastronómica, Acodres Magdalena, precisó que el sector se encuentra duramente golpeado a nivel económico, siendo los arriendos la mayor causa de los cierres de restaurantes en esta crisis.

 “Nosotros somos un sector que vive de la venta diaria para atender una serie de responsabilidades que tiene la industria, como son los arriendos en donde no  se llegó a ninguna acuerdo y nos siguen cobrando los arriendos y más cuando el sector gastronómicos no somos en su mayoría propietarios, por lo que tenemos que pagar el alquiler y entre otros gastos”, señaló Narváez.

Del mismo modo, dio a conocer que los servicios públicos como la energía y el gas, han sido otro de los dolores de cabeza para aquellos que laboran bajo la modalidad de domicilio y cuyo consumo se encuentra reducido al mínimo, no obstante, el cobro en las facturas se ha incrementado.

Según indicadores presentados por la líder gremial, se constató que 123 establecimientos cerraron sus puertas de manera permanente, lo que significó la pérdida de 872 empleos en la ciudad de Santa Marta.

Finalmente, Narváez señaló que, el tema causa aun mayor preocupación puesto que, las afectaciones si bien mayormente lo sienten los propietarios y dueños de establecimientos,  también se extienden a lo largo de toda la cadena de valor que  representa la industria gastronómica, tal como son los proveedores, meseros, los operarios, el pequeño productos y los agricultores.

También podría gustarte