Casa de Justicia invita a las víctimas a denunciar la violencia intrafamiliar 

83

POR 
KATIA VÁSQUEZ 

Durante la cuarentena, hay un elevado riesgo de que las mujeres que ya han sido víctimas de violencia, sean golpeadas, insultadas, agredidas sexualmente y hasta asesinadas por sus parejas o exparejas.  

Esta alerta la hace Yunia Cecilia Palacios Cuesta, directora de la Casa de Justicia de Santa Marta, quien, haciendo referencia al último suceso que se presentó en la ciudad, específicamente en el barrio San Jorge, en la que una joven venezolana fue vilmente asesinada a manos de su ex pareja, indicó que  “como directora de la Oficina de la Mujer, no podemos permitir que ni una mujer más en Santa Marta sea asesinada, es importante que todas las mujeres sepan que tienen todos los medios y todas las garantías para no permitir que sus vidas terminen como la de Edumar”.

Estas situaciones que se presentan en la ciudad, según lo explicado por Palacios , debería ser una voz de alerta para esas mujeres que están calladas, soportando un empujón, un golpe o cualquier otra situación similar, denuncien para que no termine en un feminicidio.

LLAMADOS DE ALERTA 

En primera instancia, de acuerdo con Yunia Palacios, el gobierno Distrital debe  asegurar la atención ininterrumpida de las comisarías de familia, entendiendo como esenciales los servicios de atención a mujeres víctimas de violencia y aumentando la promoción de las líneas de denuncia y rutas de atención.

Asimismo, es preciso señalar que otros de los llamados que hace Palacios es dirigido a las mujeres y a todas las víctimas, para decirles que no están solas, todas las autoridades responsables han dispuesto canales de atención para brindarles ayuda, así como aquellas personas que conozcan hechos de violencia intrafamiliar, la petición es denunciar, ser solidarios y brindar apoyo.

Y el último llamado, el más enérgico, es a los agresores para que respeten la dignidad, la igualdad de derechos y, en ocasiones, la condición de especial vulnerabilidad de la víctima, en su mayoría mujeres.

HOJA DE RUTA 

Palacios Cuesta, en declaraciones para HOY DIARIO DEL MAGDALENA, indicó que desde la Casa de Justica de manera conjunta con la Alcaldía de Santa Marta, se está organizando el comité de creación de la ruta para el cumplimiento de la ley 1257 del año 2008,  ley que protege y que da las directrices para la protección de las mujeres que son víctimas de violencia.

Asimismo, la directora, manifestó que cuando la mujer llega a la Casa de Justicia con una denuncia por violencia intrafamiliar,  la direccionamos a comisaría de familia, allí le reciben la denuncia y se emite una medida de protección que se hace llegar  a la Policía Nacional para que  logre dar protección a la mujer en el momento en que ella siente que está en peligro su vida”.

Seguidamente, comunicó que, “al mismo tiempo se remite a Medicina Legal para que se haga una valoración, dentro de la Casa de Justicia tenemos una dependencia de Medicina legal, ahí se le hace una valoración física a la mujer maltratada, incluso se mira si está en situación de desnutrición, si ella tiene herida, de acuerdo a lo que se encuentre en ese dictamen se le adjudica una EPS o se valora sencillamente si no requiere de una intervención médica, se remite con el equipo psicosocial, quienes son los encargados de  a comenzar a dar esa orientación para que ella puedan en esa medida empezar a salir de ese ciclo de vida. Después se le acompaña a Fiscalía para que instaure la respectiva denuncia.

ALBERGUES PARA LA PROTECCIÓN  

En la ciudad de Santa Marta, existe un albergue especial para mujeres que son víctimas de violencia, “quienes llegan al albergue las acogemos por un periodo de tiempo de 3 meses prorrogable hasta por 3 meses más y estamos buscando la forma de que esa protección sea 6 meses más”, sostuvo Palacios Cuesta.

Finalmente la directora de la Casa de Justicia, afirmó que en el albergue, además de brindar una cama limpia y comida, han empezado a preparar a las víctimas de violencia, en el sentido de tener libertad financiera, “porque esta es una de las razones por las cuales las mujeres terminan regresando con el agresor, ya sea porque no tienen como ganarse la vida y alimentar a sus hijos, la idea es que en el albergue aparte de la asistencia psicosocial y jurídica también tengan la forma de reiniciar sus vidas pero ya siendo ellas las que lleven la rienda y teniendo esa independencia”.

También podría gustarte