En Santa Marta colegios privados piden ‘salvavidas’ al gobierno

1.232

El panorama que se vive en los colegios privados de Santa Marta no es nada alentador. Por cuenta de la pandemia del coronavirus, los representantes de este sector educativo no ven en el corto plazo soluciones contundentes para mantenerse en el radar de la educación privada, máxime cuando el Gobierno Nacional no ha dado una respuesta positiva a la solicitud de un subsidio a las pensiones de los estudiantes.  

“La crisis que se vive en las Instituciones Privadas del Distrito de Santa Marta, no es ajena a la realidad que vive la economía de nuestro país y el mundo en general, a causa del aislamiento generado por el Covid-19”, expresó Shirley León Pulido, rectora y propietaria del colegio Cristiano Creciendo con Jesús.

Además, explicó que muchas instituciones están al borde de la quiebra por la deserción escolar “muchas escuelas privadas medianas y pequeñas se encuentran al borde de la quiebra debido al retiro de sus estudiantes, sobre todo si nos enfocamos en los preescolar donde la tasa de deserción es realmente alarmante”.

A raíz de todo ello, un grupo de rectores, han creado la asociación de Colegios privados de Santa Marta (Asocoprisa)- (Acopricol) que buscarán reunirse con el gobierno para encontrar una solución para la educación en el distrito.

“El panorama es realmente desolador y muy preocupante, por ello queremos llamar la atención del Gobierno Nacional, que, si bien ha generado auxilios para diferentes sectores de la economía, el sector educativo privado está a esperas de un auxilio que se generó a los padres pero que hoy aún es incierto”, afirmó la docente.

Los educadores son conscientes que los padres de familia no tienen dinero para pagar la mensualidad y por eso tocan puertas para no cerrar la de las instituciones y perjudicar a cerca de 20.000 estudiantes.

 “Algunos padres de familia no tienen como pagar y otros tienen y no lo hacen, sería muy grave que cierren los colegios privados en Santa Marta, además son cerca 20 mil estudiantes que se verían afectados, por eso estamos tocando puertas para no cerrar las puertas de nuestras instituciones”, concluyó la educadora.

 

También podría gustarte