Las compraventas ‘salvavidas’ en tiempos de crisis

543

Miles de magdalenenses que han perdido sus empleos o visto disminuir sus ingresos, acuden a estos negocios para solventar sus necesidades 

POR:   
KATIA VÁSQUEZ  

En medio de la crisis sanitaria que se vive como consecuencia de la pandemia del coronavirus, la gente se las ingenia para paliar la situación económica. Y uno de los negocios que más se mueven en tiempo de crisis son las compraventas

Ante estas dificultades la gente acude a ellas para obtener dinero en efectivo y, en el caso de que la economía doméstica salga de nuevo a flote, recuperar el artículo

El proceso  consiste en dejar un artículo que es valorado por un precio determinado. Si, en un plazo acordado, la persona reúne el dinero, paga el precio de retroventa y el artículo le es devuelto. En caso contrario, el artículo es vendido a otra persona.

Y es que, las casas de compraventa se han convertido en un aliado para quienes, en medio de la pandemia, necesitan resolver las urgencias cotidianas por cuanto difícilmente podrían acceder a un préstamo bancario.

 “Sabemos la importancia de las compraventas donde encuentran una solución inmediata, la cual no requiere papeleo y si el articulo está en buen estado el usuario en pocos minutos tiene el dinero en sus manos”, expresó Daniel Torres, trabajador del local de Pactemos, ubicado en el Mercado Público.

LOS ELEMENTOS  DE MÁS CONTRATO  

Sin lugar a dudas los elementos que más tienen movimiento en las compraventas son las piezas de oro, pero las herramientas y algunos electrodomésticos también son utilizados para hacer los pactos de retroventa.

“Las cadenas, los anillos y las pulseras de oro son los elementos que más utilizan los usuarios para hacer el pacto de retroventa de igual forma los electrodomésticos pequeños, como la plancha, licuadora y algunas herramientas también tienen movimiento”, expresó Torres.

LAS MUJERES LAS QUE MÁS RECURREN A LAS COMPRAVENTAS

El gremio de compraventas en Santa Marta tiene identificado que las mujeres son las que más recurren al uso del servicio de las compraventas, según se pudo conocer las féminas con un 60% lideran el ranking y además las personas entre 25 y 45 años se acercan para hacer sus transacciones.

 “Tenemos identificado que las mujeres son las que más usan estos servicios, el promedio está entre un 60 y 70% y que las edades oscilan entre los 25 y 45 años de edad, además vienen personas de todas las clases sociales”, explicó Daniel Torres.

LA COMUNIDAD AGRADECE

La señora Kelys  Pérez  de 37 años, es una de las samarias que por diferentes razones le ha tocado hacer uso de las compraventas y afirma que le ha servido para mitigar un poco la situación económica en su hogar “no me da pena decirlo, muchas veces me ha tocado venir hacer un pacto de retroventa con algunos de mis electrodomésticos, en algunas ocasiones no hay para la comida y vengo y logro hacer una venta con pacto de retroventa y cuando la ‘mano’ se arregla vengo y me lo llevo nuevamente”, expresó la ama de casa y madres de tres niños.

De igual forma Carlos Zúñiga, quien dejó una bicicleta para poder comprar unas medicinas para su bebé de 7 meses “lastimosamente quedé sin empleo y tengo una bebé pequeña, en estos momentos necesitas algunos medicamentos, por fortuna la casa de compraventas me da la comodidad de pago por todo esto de la cuarentena y podré venir por mi bicicleta cuando consiga algo de dinero”, explicó el joven samario.

EN LOS ESTRATOS ALTOS  

Y es que a pesar de la desaceleración económica que ha minado en gran medida la capacidad adquisitiva de los usuarios habituales a estos locales, contrario a lo que se podría pensar, al tradicional negocio de las compraventas no solo acuden las personas de estratos bajos, sino que también son clientes frecuentes las personas de los estratos 4 y 5.

Las personas que no pueden acceder al sistema financiero formal, ya sea por urgencia o porque no reúnen los requisitos necesarios, tienen la oportunidad de acudir a las compraventas donde el mecanismo es muy sencillo: dejan un bien con la opción del vendedor de recomprarlo dentro de un plazo pactado.

SUPERANDO LA CRISIS DEL COVID-19  

Con la llegada de la pandemia por el COVID-19 casi todos los sectores económicos suspendieron sus actividades, y con el paso del tiempo algunos fueron haciendo reaperturas bajo autorización de las autoridades y con estrictos compromisos de bioseguridad. Uno de esos gremios que recibió permiso para reabrir sus puertas fue el de las compraventas.

Contrario a lo que se podría pensar, que por la situación del coronavirus la población estaría llevando sus bienes a las compraventas para conseguir dinero, las personas a inicios de la pandemia empezaron a retirar lo que en un momento vendieron en este tipo de negocios.

En este sentido, Daniel Torres, señaló que fue muy angustiante ver cómo en los decretos no les daban opción de abrir las compraventas, “los contratos se disminuyeron en un 30% y era una situación que no nos esperábamos”.

Además, dijo que “por esta situación, no nos íbamos a aprovechar de nuestros clientes. Hemos sido solidarios en la pandemia, porque el cliente no es por un día”.

Finalmente, expresó que, “afortunadamente se fue dando la apertura, lo hicimos con todos los protocolos de bioseguridad, para inicios de la cuarentena, las personas empezaron a retirar lo que en un momento vendieron, quizá porque entraron en pánico, pero ya eso se calmó, y podemos decir que, sin duda, las compraventas, se han convertido en ‘salvavidas’ fugaces en tiempos de pandemia, son muchas las personas que recurren a este negocio, el cual es un negocio legal que consiste en un contrato de compra venta con pacto de retroventa, además, a nosotros no nos interesa quedarnos con el artículo, nosotros queremos que lo puedan recuperar”.

También podría gustarte