‘Educación virtual en la Sierra Nevada es una labor titánica’: docente

60

La docente Elida Duarte, licenciada en Primera Infancia, quien ejerce su labor en la Sierra Nevada de Santa Marta, indicó que en estos momentos ha sido una tarea “titánica” virtualizar la educación en esta zona porque la mayoría de los niños no cuentan con los recursos tecnológicos como son: Computadores, tabletas o teléfonos con internet y, les ha tocado llegar de casa en casa para ejercer su labor con los niños. 

Este caso pone en evidencia cómo el desarrollo de la educación virtual para la primera infancia en zonas rurales requiere de un esfuerzo mayor por parte del gobierno en el propósito de una alta calidad educativa.

Asimismo, el reto de establecer proceso de enseñanza a partir de la virtualidad para la primera infancia se ha convertido en un verdadero desafío tanto para los maestros como para los niños y niñas que día a día enfrentan la tarea de aprender desde una plataforma.

Jaime Castro Martínez, director de la escuela de educación e innovación del Politécnico Grancolombiano que “adaptarse a los nuevos escenarios de la virtualidad, constituye el mayor reto de la educación para la primera infancia, pues la principal barrera es hacer que los niños y niñas mantengan su interés en las clases o actividades, por lo tanto, los maestros deben valerse de una serie de recursos didácticos y lúdicos en cumplimiento de los objetivos”.

LA ADAPTACIÓN 

El proceso de adaptación no solo compete a los niños y niñas, sino también a los docentes que tienen que actualizarse en herramientas digitales, en la comprensión del funcionamiento de las plataformas y en el reconocimiento de los recursos didácticos digitales para trabajar con niños y niñas.

Al mismo tiempo, los padres de familia también entran en la ecuación con el reto de acompañar a los niños y niñas en el proceso de aprendizaje, siendo extensión de la labor de los maestros, pues, ahora ellos son los que permanecen más tiempo con los niños y reciben toda su carga anímica la mayor parte del tiempo.

“El otro reto es la a adaptación a compartir el escenario de la casa con escenario educativo, que esto es realmente novedoso. Por ejemplo, ahora los padres deben compartir más actividades que antes con sus hijos, lo que requiere de un ajuste estructural de cómo asumir la educación”, explicó Castro.

Por parte de los niños también requieren de unos procesos de adaptación a la distancia de sus compañeros, por la necesidad de tener espacios de integración, de desarrollo de actividades lúdicas o simplemente de socialización, lo que se ha quedado un poco limitado por todo aquello del confinamiento. En este sentido el gran reto de los niños es llegar a adaptarse a la situación y, de alguna manera, usar su imaginación, recursividad y entender las nuevas formas de aprendizaje en medio de la virtualidad.

LA VIRTUALIDAD EN LOS NIÑOS 

Como lo más importante es mantener la atención del niño en la plataforma, entonces los docentes se valen de recursos didácticos y lúdicos. Por ejemplo, hay recursos para el trabajo en arte con una serie de plataformas y páginas web que pueden usar para dibujar, diseñar imágenes lineales, etc.

Además, se valen de plataformas de literatura donde encuentran cuentos para leer y trabajar conjuntamente con la familia, como las plataformas del Ministerio de Educación y, lo más importante para los niños y niñas, se valen de las plataformas de juegos en línea que ofrecen diferentes posibilidades para el trabajo lúdico y los aprendizajes.

Como complemento en casa, los padres les refuerzan las destrezas físicas y manuales con una serie de actividades de acompañamiento que dejan los docentes.

Una de las instituciones referentes en el país sobre el desarrollo de la educación virtual es el Politécnico Grancolombiano, en el caso de la formación de profesionales en licenciatura para la primera infancia, los estudiantes de licenciatura cuentan con una plataforma robusta por la que transitan por los diferentes módulos académicos, acompañados de una rigurosa práctica de trabajo de campo.

Castro, agregó que la pandemia ha vuelto imperativo que los procesos de formación académica tengan su centro en la educación virtual y que Colombia trabaje mucho más sobre el fortalecimiento digital, sobre todo en las zonas rurales que es donde la brecha tecnológica es marcante.

También podría gustarte