Álvaro Uribe Vélez 

69

Ha sido sacudida la sociedad colombiana con la drástica, incomprensible e inédita decisión de la Corte Suprema de Justicia,  Sala de Instrucción, de reducir a prisión domiciliaria al expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, dirigente y líder nacional, de indiscutible proyección latinoamericana.

Ha sido Uribe un hombre combatiente y combativo, que ha ganado peldaño a peldaño el apoyo fervoroso de amplios sectores de la sociedad colombiana, cuando precisamente la angustia y la desesperanza hacían que pudiera ser el Estado colombiano catalogado como fallido.

Luego del avance, sin precedentes del movimiento subversivo, que a través de las FARC EP habían copado el espacio territorial de basta zona rural en el país y ellos ahí ejercían las funciones propias y exclusivas que la Constitución nacional le asigna al gobierno legítimo y democrático.

Casi como luego de una brillante carrera política y administrativa como director de la aeronáutica civil, alcalde de Medellín, senador de la República y exitoso gobernador de su tierra antioqueña, saltar al escenario nacional casi en solitario, a reclamar para el país su capacidad de superar el secuestro, la extorsión y la toma permanente de pueblos, villorios Y caseríos,  así como las familias espantadas Por las famosas pescas milagrosas que habían arrinconado y llenado de pavor y miedo a cientos de colombianos.

Venido de las canteras del liberalismo antioqueño, pronto entendió que no podía permanecer atado a un pasado que no representaba la respuesta, ni la alternativa a las exigencias del momento y así como Núñez en 1985, proclamó su propia independencia de interpretación de la nueva política de seguridad democrática, inclusión social y abierto combate contra todas las formas de criminalidad. Superó entonces con facilidad las pruebas electorales del 2012 y 2006, elegido en primera vuelta sin partido propio, ni tampoco hipotecado a ninguna de las formaciones políticas existentes.

Más adelante, creó la organización política de La U, como un partido que interpretaría su ideario político, que pronto le fue arrebatada su dirección y organización por los oportunistas que siempre han estado al acecho, del devenir político de Uribe Vélez.

Fue necesario entonces crear el centro Democrático para las elecciones del 2014 y para la del 2018, habiendo sido el partido más votado en ambas confrontaciones electorales.

Es el presidente Uribe el verdadero líder del siglo XXI, que ha tenido que superar las vicisitudes, los afectos y odios heredados de los siglos XIX y XX, sin pactar con la dirigencia política alguna, apeló si, directamente al pueblo para junto a el restaurar, recuperar, salvar la democracia colombiana del permanente asedio, atentado y atropello que la izquierda radical y subversiva disfrazada cómodamente de democrática ha querido tomar hacia el país, como con facilidad y engaño en la rica Venezuela y en la pobre, postrada y atrasada Nicaragua.

Ha sido Uribe el presidente y senador más votado de la historia republicana del país. Dos veces presidente sin necesidad de acudir al balotaso de una segunda vuelta electoral y asimismo el senador más votado en dos oportunidades reiteradas.

Se puede estar o no de acuerdo con Uribe, pero que encarna la libertad y la democracia, el restablecimiento de la credibilidad Institucional del país, que convoca la confianza inversionista con Profundo sentido social, son hechos incuestionables que tribunal alguno, ni campaña difamatoria y de desprestigio podrán borrar del consciente colectivo.

*ExSenador 

También podría gustarte