Colombia se equivocó en la solicitud de extradición de Mancuso

117

Tras conocerse la decisión del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, de deportar al exjefe paramilitar Salvatore Mancuso a Italia el próximo 4 de septiembre, las críticas en contra del Gobierno Nacional han venido escalando.

Los reproches en este aspecto han crecido, en especial, luego de que la Cancillería aseguró que no se ha formalizado la solicitud de extradición del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, presentada el pasado 20 de agosto, debido a que no se han traducido todos los documentos. Posteriormente, la ministra Claudia Blum y la directora de asuntos jurídicos internacionales salieron a rectificar esta información.

Entre las voces que salieron a rechazar la gestión de la Cancillería estuvo Aida Avella, senadora de la lista de los decentes, quien indicó que “la verdad se diluye gracias a los ‘errores’ de la Cancillería ¿Lo programaron a propósito? Para seguir escondiendo los autores intelectuales de los crímenes del paramilitarismo. Pobre país”.

Iván Cancino, abogado especialista en derecho penal, asegura que el único error de la Cancillería es no saber comunicar las cosas, debido a que esta entidad solo se encarga de enviar la solicitud de extradición cuando un juez toma este tipo decisión y la remite a ellos.

Es así como destaca que en lo que corresponde al Gobierno, este recibió los documentos el pasado 11 de agosto y para el 18 del mismo mes ya habían sido revisados y enviados a Estados Unidos. Cancino aclara que, de acuerdo al acuerdo de extradición vigente, el Gobierno colombiano tiene varios días para hacer llegar los documentos completos traducidos.

Rafael Piñeros, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Externado, señala que el caso del exjefe paramilitar es más que todo un tema político, sin olvidar las implicaciones jurídicas evidentes. Dice que el tipo de comunicaciones que ha venido emitiendo el Gobierno deja un gran espacio para que las personas puedan concluir que hay falta de voluntad política para que el proceso de extradición llegue a buen término.

Sin embargo, Piñeros, al igual que Cancino, señala que la función de la Cancillería es acompañar el proceso y enviar los documentos que corresponden a las autoridades estadounidenses, pero, agrega, que la falla en las comunicaciones les está jugando en contra, además de que pareciera haber poca convicción del Gobierno de que Mancuso regresará al país.

“Este es un error tan torpe y tan elemental. Mancuso no es la primera persona que Colombia pide en extradición, los errores que se están cometiendo nos hacen ver como estúpidos, pero al final no es tan grave porque la extradición de un connacional solo le interesa a ese país, ni quita ni pone en el sistema internacional, la repercusión es interna”, asegura Piñeros.

Y es que a nivel interno el tema no ha dejado de generar polémica, en especial entre los opositores del Gobierno, quienes exigen celeridad para que Mancuso no sea deportado a Italia y, por el contrario, regrese a Colombia, donde tiene cuentas pendientes con la justicia y con las víctimas de  las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

De hecho el tema también ha generado críticas por parte voces afines al Ejecutivo. El mismo expresidente Andrés Pastrana, líder del Partido Conservador, que pertenece a la coalición de Gobierno, le pidió al presidente Iván Duque que en honor al país y antes de que se complicara más el asunto de Mancuso, retirara la candidatura de Margarita Cabello a la Procuraduría General de la Nación, quien ya fue elegida en el cargo y previamente estuvo dirigiendo el Ministerio de Justicia.

Carlos Pinedo, director del Programa de Relaciones Internacionales de la Universidad Militar Nueva Granada, dice en relación a los ataques de los que ha sido blanco la Cancillería que lo que estamos viendo es una falla, no solamente el Ejecutivo nacional, sino también la Rama Judicial, que es la que está directamente relacionada con el hecho de que se envíe o no a Mancuso a Colombia.

Puntualiza que el escrutinio que está haciendo la opinión pública no debería limitarse a la Cancillería sino a la Justicia, que es la rama del poder directamente involucrada en este asunto. “Si se va para Italia es porque Colombia no tramitó como Estado un requerimiento”, dice.

Recientemente, el alto comisionado para la paz, Miguel Ceballos, señaló que pese a que Estados Unidos decidió deportar a Salvatore Mancuso a Italia, Colombia todavía puede acudir a otros recursos para hacer que el exjefe paramilitar regrese al país, como acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, pese a que muchos catalogaron esta opción como inviable.

“El señor presidente ha mencionado que puede recurrirse a la jurisdicción universal. En ese sentido, queremos recordar que ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, cualquier ciudadano, cualquier víctima que se sienta afectada por los  delitos cometidos por Salvatore Mancuso puede recurrir ante ese tribunal, quien tendrá que presentar el caso ante uno de los miembros de la Comisión Europea, que es el Gobierno de Italia, para que en ese aspecto pueda derivarse responsabilidades que debe afrontar el señor Mancuso”, explicó el comisionado.

De acuerdo con Ceballos, si Mancuso es deportado a Italia, luego de cumplir su condena en Estados Unidos por narcotráfico, apelar ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos se convierte en una opción el recurso de queja individual, contenido en el Protocolo 11 de la convención de 1998.

El presidente Iván Duque Márquez ha dicho que si Salvatore Mancuso es deportado a Italia, Colombia acudirá a los principios de jurisdicción universal por los crímenes que cometió en el país cuando era jefe de Autodefensas Unidas de Colombia.

También podría gustarte