Capturados por masacre dicen que no son trabajadores de Cañaduzal

370

Así lo reveló Elmer Montaña, abogado de una de las familias de las víctimas, tras la audiencia de legalización de captura.

Los dos hombres detenidos señalados por las autoridades de la masacre en Llano Verde afirmaron que no son vigilantes del cañaduzal donde se hallaron los cuerpos de los cinco menores asesinados el pasado 11 de agosto.

Así lo reveló Elmer Montaña, abogado de una de las familias de las víctimas, tras la audiencia de legalización de captura que se llevó a cabo entre el viernes y este sábado.

En esa diligencia Jefferson Marcial Angulo Quiñonez y Juan Carlos Loaiza Ocampo, presuntos responsables del crimen, afirmaron trabajar para una empresa de transporte logístico con sede en Bucaramanga que ofrece servicios de seguridad, y que que actualmente adelanta trabajos en el sector del Jarillón.

Según el jurista, Angulo y Quiñonez reconocieron que emboscaron a los niños y afirman que Gabriel Alejandro Bejarano, aún prófugo, fue quien los mató de manera intempestiva.

El defensor de Álvaro José Caicedo, padre de uno de los niños asesinados, también detalló que uno de ellos es operario de máquina pesada y otro es vigilante.

Los capturados por el homicidio de los 5 niños en #LanoVerde reconocieron que emboscaron a los niños, pero afirman que Gabriel Alejandro Bejarano (prófugo) fue quien los mató de manera intempestiva, por eso no aceptaron cargos. Ambos trabajaban para una constructora en Navarro.

También podría gustarte