¿Acabará con la corrupción, trasteo y compra de votos? 

47

El Registrador Nacional del Estado Civil Alexander Vega precisó en cuanto al transporte gratuito de los electores, que en el año 2022 tendrá que aplicarse la norma, el Gobierno Nacional tendrá que girar a los entes territoriales para que ese día, se disponga del transporte. No sólo es buses, también es vía lanchas, lo más beneficioso de éste código con respecto al transporte público es que estamos autorizando que el Registrador Nacional puede abrir puestos y mesas en las cabeceras alejadas, es decir, no buscar que el ciudadano tenga que coger transporte hasta la cabecera municipal y acercarle el voto. 

Por  
ARGEMIRO
PIÑEROS MORENO 

No es frecuente que en el trámite legislativo llegue al Congreso de la República un proyecto de ley que tenga el especial interés de todos los partidos, pero además que el mismo tenga el respaldo de los mismos.

Eso es lo que pasa con el proyecto de ley estatutaria con el cual se busca modernizar el Código Electoral Colombiano, el cual tiene 34 años de estar en vigencia, incluso con normas anteriores a la Constitución Política de 1991.

Uno de los artífices de la reforma que empezó a andar, además con mensaje de urgencia, lo que facilitará su discusión, es el registrador nacional Alexander Vega, quien desde diciembre, cuando asumió el cargo, se fijó como una de sus metas actualizar el Código Electoral.

En entrevista con HOY DIARIO DEL MAGDALENA y la Agencia Colprensa, el registrador habla de los principales cambios que trae la reforma, como la implementación de cuatro modalidades de voto, la ampliación de la jornada electoral, la formalización del transporte público gratuito el día de la elección, entre otros.

¿Confía en que sí puede ser realidad el nuevo Código Electoral Colombiano, teniendo en cuenta el amplio respaldo político con que llegó el proyecto al Congreso? 

Hay un buen ambiente, porque todos los partidos tienen la necesidad de reformar el proceso electoral, en últimas son las necesidades de cada partido político y cada actor que une el proyecto con el buen propósito a que salga. Obviamente se dará la discusión y el debate de rigor, para lo cual estamos dispuestos a explicar el texto, resolver las dudas, tenemos además el respaldo del Consejo de Estado, del Consejo Nacional Electoral, el proyecto se socializó con los partidos políticos, pero lo más importante es que es un proyecto que lo necesitan todos los actores. Yo le auguro un buen propósito a su aprobación y la necesidad de que sea aprobado.

Una situación más a su favor es que no se va a discutir en un año electoral…

Así es, tenemos el proceso electoral más próximo hasta 2022, entonces tendríamos un proyecto que se discute y saldría en este semestre y luego pasará a su revisión en la Corte Constitucional, entonces nadie teme a que se vaya a tomar ventaja con el proceso electoral de nadie, es una reforma dedicada exclusivamente al temas electoral.

¿No se le cruzará entonces una reforma política a este proyecto? 

Yo hice un anuncio que si en el Congreso necesitan que les ayudemos con la reforma política, les ayudamos, no sólo en el impulso sino en la estructuración que necesitaría Colombia, pero lo primero es sacar la reforma electoral para hablar de la reforma política, pero el error ha sido siempre unir las dos reformas.

Entonces, ¿primero la reforma electoral y luego la política? 

En la reforma política nos podríamos involucrar, pero lo fundamental es sacar primero las reglas de lo electoral, ya después podemos hablar del modelo político.

La reforma propone cuatro formas de votación, ¿cómo son y cuándo se empezarán a emplear en el país? 

Son cuatro modelos. Primero, se mantiene el voto manual, el tradicional, la única diferencia es que éste va a tener dos componentes: uno, que la identificación del ciudadano ya no será sólo con la cédula, sino que habrá biometría dactilar en todas las mesas en Colombia. Con eso vamos a evitar la suplantación y que metan más votos que votantes. La segunda es que los jurados ya no van a diligenciar los formularios de manera manual, lo harán a través de tabletas que no van a tener equivocaciones al momento del diligenciamiento, porque será digital, pero además para imprimir el E-14 en tiempo real.

 ¿Cómo será ese segundo modelo de votación? 

El segundo modelo de votación es el voto mixto, que es presencial, en donde el ciudadano se identifica de manera biométrica y va a la máquina de votación electrónica, vota electrónicamente por un candidato y la máquina expide el voto en físico y queda el voto consignado en la máquina y se deposita impreso en la urna, de ahí que se llama voto mixto. A las 5:00 de la tarde, cuando se cerrarán las elecciones, la máquina votará impreso el formulario ya diligenciado.

¿Cuál será la tercera forma que tendrán los colombianos para votar, de ser aprobada esta reforma? 

Es el voto presencial como voto anticipado, que es que el ciudadano que no pueda votar el día domingo con autorización de la Registraduría y previa solicitud se pueda votar desde el día viernes en una notaría o registraduría, y ese escrutinio luego se incorpora cuando termine la jornada electoral.

¿La cuarta forma de votar que tendrían los colombianos? 

El es el voto remoto no presencial, es el voto digital, por internet o por celular, que lo estaríamos implementando como un piloto de los colombianos en el exterior.

¿El voto mixto del cual habla se daría sólo en grandes ciudades o en todo el país? 

En el año 2022 aspiro a que la biometría en el voto manual esté en todas las mesas y que también en ese año los jurados diligencien los votos a través de las tabletas. El voto mixto calculo implementarlo el piloto con unas 1000 mesas de las casi 140.000 que tendremos en 2022. No necesariamente estarán en la grandes capitales, centros urbanos, ciudades intermedias, puestos de votación en Corferias, así se haría el piloto vinculante. Habrá unas en la selva para mirar la conectividad del internet.

¿Para cuándo espera que se pueda emplear el voto anticipado? 

Hoy los colombianos en el exterior votan de manera anticipada, siete días antes. Lo que esperamos es poder hacerlo también en 2022, vamos a ver en qué zonas podemos hacerlo. Lo bueno es que todo esto tiene un principio, que es el de progresividad y lo vamos a ir utilizando con pilotos vinculantes y donde resulte bien se queda y así vamos probando. Tenemos elecciones atípicas de aquí hasta 2022, la idea es aprovechar estas elecciones y tener pilotos.

 ¿Cuándo se podría tener en firme el voto por internet? 

No sabemos, pero lo importante es que quede dentro de la legislación, para que cuando llegue ese momento y se pueda votar de manera digital ya esté en la ley, lo importante es dejarlo, lo que esperamos es que la gente ya no vaya a un puesto de votación, así como se hace ahora con un trámite de banco. Si la pandemia nos hubiera cogido en época electoral nos tocaba aplazar, pero si se tuviera ya el voto digital así se hubiera procedido. El código garantiza que el voto digital se pueda hacer en cualquier estado de excepción.

¿Con esta reforma se podrá combatir la abstención, el fraude electoral? 

Totalmente, primero porque la abstención es un tema de apatía y también de accesibilidad, la gente en Colombia sólo puede votar de 8:00 de la mañana a 4:00 de la tarde, si la gente puede votar de distintas maneras, pues va a votar fácilmente y la corrupción o el fraude electoral con las tecnologías va ser mucho más difícil de hacerse. Se podrá transmitir desde la mesa, ya no debemos esperar a que se vaya la bolsa al escrutinio, si queda diligenciado y bien impreso se toma la foto y se envía desde la mesa.

¿Pero la seguridad del envío de esa información cuál será? 

Hoy en día todo genera desconfianza y aún así las tecnologías, el Código trae un plan de auditorías por el Consejo Electoral hacia la Registraduría y de los partidos políticos hacia la Registraduría. La Procuraduría también podrá auditar los sistemas. Debemos garantizar la ciberseguridad, en el código queda establecido que las elecciones son temas de seguridad nacional, la ciberseguridad estará a cargo del Registraduría y del Gobierno Nacional a través de los organismos de defensa del Estado. La desconfianza se quita conociendo el proceso, pero haciendo posible el auditaje.

 ¿Cómo cambiará el proceso de selección de los jurados? 

Hemos identificado que uno de los grandes problemas que tiene el sistema electoral es el tema de los jurados de mesa. Hoy los jurados son empleados de empresas que hemos encontrado, por ejemplo, que tiene 10 empleados pero inscriben 100 como jurados de votación, los otros 90 salen de campañas políticas que llegan a ver cómo hacen algún fraude en la mesa; también hay funcionarios de alcaldías, que gozan de la amistad del alcalde del momento y quieren poner a otro de la misma línea, pero lo más delicado, es que la norma del 86 nos dice que debemos tener carácter partidista para ser jurado de votación, cuando es un deber cívico, en ese orden de ideas estamos quitando a los empleados, a los funcionarios, ya los partidos no van a presentar los jurados, presentarán los testigos. Los jurados vendrán del censo electoral, cualquier persona puede ser jurado. Vamos a ubicar al jurado en el mismo lugar que vote.

¿El transporte por fin será gratuito el día de las elecciones? 

En el año 2022 tendrá que aplicarse la norma, el Gobierno Nacional tendrá que girar a los entes territoriales para que ese día, no sólo Bogotá o las ciudades capitales, sino que en todo el territorio se disponga del transporte. No sólo es buses, también es vía lanchas, lo más beneficioso de éste código con respecto al transporte público es que estamos autorizando que el Registrador Nacional puede abrir puestos y mesas en las cabeceras alejadas, es decir, no buscar que el ciudadano tenga que coger transporte hasta la cabecera municipal y acercarle el voto.

Otro aspecto es que ahora no vamos a tener un periodo de inscripción de cédulas, si hoy vive en Bogotá y mañana pasa a Villavicencio, el ciudadano va a la Registraduría y actualiza el censo electoral, cinco meses antes de la elección ese censo electoral pasa al CNE y con la Registraduría empezamos a hacer cruce de datos para que sólo haya un domicilio electoral y no votar en varias partes, como pasa en la actualidad.

¿Cómo ve a la oposición frente al trámite del proyecto? 

Yo hasta ahora he visto bien recibido el proyecto, toca esperar la discusión del mismo en el Congreso, pueden haber buenas iniciativas, otras que vetarán algunos artículos, pero el consenso en general es a favor de la reforma, porque todos la necesitan, cuando hablamos de oposición no todas las minorías lo son. Yo hablé con todos.

Los partidos de oposición pedían cuatro cosas: auditoría software de la Registraduría, está; que el software de escrutinio general fuera de la Registraduría, está; pedían que las coaliciones para las corporaciones públicas por parte de las minorías existiera, quedó; también pedían los observadores internacionales, y eso está. Es un código en el que también se tomó en cuenta a la oposición.

¿Mejorar la participación política de la mujer no es una norma más de la reforma política? 

Es el único componente político que tiene la reforma electoral. Es una iniciativa no de la Registraduría sino del Consejo Nacional Electoral, en especial de la magistrada Doris Méndez, abanderada de esos buenos procesos de la participación de la mujer en política. La tesis es que nosotros como Estado estamos en varios pactos de protección a la mujer y la participación política tendría que aumentarse gradualmente./Colprensa

También podría gustarte