Protestan contra la  vacunación gripal

42

Cerca de un millar de personas se manifestaron ayer domingo en Boston contra la nueva obligación impuesta a los alumnos del estado de Massachusetts de ser vacunados contra la gripe, una medida que busca limitar el impacto de una posible segunda ola de coronavirus. 

Las autoridades Massachusetts, guiadas por el gobernador republicano Charlie Baker, muy crítico del mandatario Donald Trump, fueron las primeras en Estados Unidos en agregar, el 19 de agosto, la gripe a la lista de vacunas requeridas para los niños desde los seis meses. Quienes declaren una contraindicación médica o religiosa, y quienes reciben educación en sus casas o de manera 100% virtual, serán exceptuados.

Pero los manifestantes, que se aglomeraron de manera pacífica frente a la sede de la gobernación, en su mayoría sin máscaras, denunciaron un ataque a los derechos individuales, mientras un 70% de los distritos escolares de Massachusetts prevé reabrir al menos parcialmente los establecimientos durante el regreso a clases.

“Esto es Massachusetts, no la China comunista”, “No a las inyecciones forzadas”, se leía algunas de las pancartas o escritos en las calles.

Entre los manifestantes se encontraban padres con sus hijos, así como representantes de profesiones paramédicas como Carla Leclerc, una quiropráctica.

“Estoy firmemente contra la vacunación propuesta (…) especialmente contra la gripe, una vacuna que no es segura, necesaria ni efectiva”, dijo Leclerc a AFP.

Algunos manifestantes levantaban también banderas llamando a la reelección del presidente Donald Trump y otros lucieron camisetas del movimiento de extrema derecha conspiracionista “QAnon”.

También podría gustarte