Hoy, arranca dragado en el kilómetro 2.4 de la vía Salamina-El Piñón 

399

¡Por fin! La erosión costera en la vía Salamina-El Piñón es atendida desde el Gobierno Nacional, debido a que la emergencia se agudizó y están en riesgo los municipios de la subregión Río en el departamento del Magdalena. 

En ese sentido, luego del recorrido de verificación técnica, delegado de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, Guillermo Velandia, subdirector  para la Reducción del Riesgo, indicó que a partir de mañana, iniciarán las acciones de dragado en el sector crítico de afectación kilómetro 2.4 en la vía Salamina-El Piñón.

“Las conclusiones de la visita realizada por entidades del Gobierno Nacional coordinados con la Gobernación del Magdalena y alcaldes de la zona, se tomaron tres acciones importantes para mitigar de manera integral el proceso de emergencia que se está presentando en Salamina, lo primero es hacer una vía alterna en cabeza del Invias de 150 metros para garantizar el tránsito de los usuarios del sector”, dijo Velandia.

Agregó que “segundo hacer un dragado aguas arriba del punto de emergencia, este dragado será coordinado por profesionales de Cormagdalena, donde la Unidad en el Consejo Extraordinario de Gestión del Riesgo se comprometió con 500 millones de pesos para iniciar una draga el día de hoy y, tercero son las obras de estabilización de emergencia en cabeza de la Unidad por valor de 3.700 millones para de esta manera entregar solución a corto, mediano y largo plazo a esta comunidad”.

El recorrido contó con la participación de especialistas de Invias, Cormagdalena, Gobernación del Magdalena y Alcaldía de Salamina, quienes determinaron los trabajos de manera complementaria y específica, además de las soluciones establecidas para enfrentar la situación de riesgo en Salamina.

APORTE DE CORMAGDALENA 

Asimismo, el equipo de Cormagdalena terminó la inspección en el sector en erosión y las zonas contiguas al municipio de Salamina; también en las islas Tamarindo frente al sitio de erosión y El Piñón a un kilómetro aproximadamente de la población.

Además, activaron el plan de acción para recuperar la transitabilidad por la vía que comunica al municipio de Salamina con El Piñón. El Invias destinó una maquinaria para iniciar con 150 metros.

Además realizaron la evaluación sobre la socavación de orilla del río que se presenta en la vía hacia El Piñón. El equipo técnico también realizó el estudio en el Boquete sobre el impacto de la corriente en una embarcación con propulsión en neutro por tres horas.

LA CALAMIDAD PÚBLICA 

El gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo, declaró la calamidad pública departamental para atender la emergencia causada por la erosión fluvial en la vía Salamina-El Piñón, a la altura del kilómetro 2.4 luego de que los miembros del Consejo Departamental de Gestión del Riesgo le dieron su aprobación.

En la mañana del domingo esta vía quedó incomunicada debido a la socavación de cerca de 100 metros cúbicos del terraplén por la fuerza de las aguas del río Magdalena, tal como lo pudo constatar el mandatario en un sobrevuelo que realizó en un helicóptero de la Policía Nacional.

Ante esta emergencia, el gobernador Caicedo convocó a un Consejo Extraordinario de Gestión del Riesgo al que asistieron el director de la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena, Cormagdalena, Pedro Jurado; el director técnico del Instituto Nacional de Vías, Invías, Guillermo Toro; el subdirector para el Manejo de Desastres de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo, Ariel Zambrano; y los alcaldes de Salamina, El Piñón, Remolino, Sitionuevo, Cerro de San Antonio y Pivijay.

En la reunión se definió un plan de acción en el marco de la calamidad pública para rehabilitar la vía y evitar que la erosión fluvial siga avanzando en este tramo, por lo que las distintas entidades se comprometieron a lo siguiente:

Cormagdalena realizará el dragado controlado y dirigido para remover la isla de sedimentos que se ha formado en el sector de Tamarindo. Para dar inicio a estas obras se dispuso de 670 millones de pesos, de los cuales 500 millones serán aportados por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo y 170 millones por la Gobernación.

Para financiar la totalidad de este dragado, cuyo costo estimado es de 7.000 millones de pesos, se espera disponer de 35.000 millones del convenio entre Invías y la Gobernación por la Vía de la Prosperidad.

El Invías realizará el traslado de la vía con una variante de 150 metros de longitud, que tendrá un terraplén de 12 metros de alto y seis metros de ancho, que permitirá recuperar la transitabilidad por este tramo en una semana. La Gobernación y las Alcaldías de Salamina y El Piñón dispondrán de maquinaria y materiales para la ejecución de la variante, en la que Invías invertirá 100 millones de pesos.

Adicionalmente, la Alcaldía de Salamina se comprometió a realizar la gestión predial para el traslado de la vía a través de la expropiación administrativa. Por último, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo intervendrá el área de la orilla erosionada con obras de control de la erosión y disipadores de velocidad con una inversión de 3.700 millones de pesos, que se estarán adjudicando la próxima semana.

COMPROMISOS DEL GOBIERNO NACIONAL 

Tras la declaratoria de Calamidad Pública del municipio de Salamina por las afectaciones que ha generado el proceso erosivo del río Magdalena, específicamente en el punto crítico del kilómetro 2.4 en la vía Salamina-el Piñón, comitiva del Gobierno Nacional conformada por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, Ungrd, el Instituto Nacional de Vías, Invias y la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de La Magdalena Cormagdalena, Cormagdalena, se desplazaron este domingo hasta este sector del país con el fin de establecer en articulación con la Gobernación del Magdalena y Alcaldías Municipales las acciones prioritarias de intervención para garantizar la protección de las comunidades y productores ribereños.

En la sesión extraordinaria del Consejo Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres, la Ungrd manifestó su disposición para adelantar las obras de emergencia para la protección de la orilla del río y para apoyar las labores de intervención y dragado con maquinaria amarilla.

 “Acatando las instrucciones del presidente Iván Duque y del director de la Ungrd, Eduardo José González, estamos aquí con una hoja de ruta y unas acciones contundentes. Nos unimos a las actividades del Plan de Acción Específico y ponemos a disposición, además de la obra de emergencia, recursos y/o las horas de maquinaria necesarias para realizar el dragado inteligente en los puntos críticos, mientras técnicamente se puede iniciar la obra para el control de la erosión”, manifestó Ariel Zambrano, delegado de la Ungrd y subdirector para el Manejo de Desastres.

Al finalizar la sesión del Consejo de Riesgo luego de analizar y evaluar todas las medidas necesarias y posibles para garantizar la seguridad de la población ribereña, las autoridades aprobaron la Declaratoria de Calamidad Pública del Departamento del Magdalena, con lo cual, se estableció el Plan de Acción Específico para la respuesta, recuperación y rehabilitación, en el que participarán las autoridades del orden nacional, departamental y municipal para atender la situación de emergencia y adelantar las acciones necesarias para el control del proceso de erosión.

En conclusión, las acciones que se llevarán a cabo, se definen en un dragado controlado y dirigido para remover la isla de sedimentos que se ha formado en el sector del Tamarindo, para lo cual, la Ungrd puso a disposición $500 millones de pesos que se sumarán a $ 170 millones que invertirá la Gobernación del Magdalena para realizar el dragado en puntos críticos con equipos de succión o uso de maquinaria anfibia.

También, la Ungrd adelantará la obra de emergencia para la protección de la orilla del área erosionada de la vía con un aporte de aproximadamente $3.700 millones de pesos.  Esta obra, de acuerdo a lo manifestado por el delegado de la UNGRD, iniciará en la segunda semana de septiembre, una vez surtan los trámites de legalización y perfeccionamiento del contrato de obra e interventoría.

DOS FASES

Dicha propuesta de obra de emergencia presentada por la Ungrd, para la protección de erosión marginal en el kilómetro 2.4 de la vía Salamina-El Piñón, se contemplaría en dos fases, la primera, en una intervención de plan de choque para contener, controlar inundaciones y mitigar daños, y en la segunda, realizar las estructuras de fijación, protección de orilla y recuperación del margen original, el cual, ha sido destruido por la erosión.

Por su parte el Invías en coordinación con la Alcaldía de Salamina y la Gobernación, realizará con una inversión de $100 millones de pesos, el nuevo trazado para relocalizar la vía, de tal manera que permita mover el carreteable de su eje actual y rehabilitar el paso vial en un periodo máximo de ocho días.

Sumado a estas intervenciones, se adelantará el reforzamiento del terraplén de la vía para evitar el desbordamiento, así como el cierre vial, aislamiento y seguridad del sector crítico de afectación, al igual que la habilitación de rutas alternas de movilidad.  En lo que las alcaldías de Salamina, El Piñón, Pivijay y la Gobernación, activarán maquinaria amarilla motoniveladora, volquetas, retroexcavadoras, vibrocompactador, pajarita, camabaja, entre otras, para apoyar la operación.

PETICIÓN AL PRESIDENTE 

La bancada Caribe en el Congreso de la Repúblico solicitó al presidente Iván Duque su intervención inmediata ante el alto riesgo de inundación en los municipios de Pivijay, Cerro de San Antonio y Concordia en el departamento del Magdalena. “Debemos evitar una tragedia como la que vivimos en Atlántico en 2010”, dijo el senador Efraín Cepeda.

En el documento, los congresistas manifestaron que “con notable preocupación y coadyuvando las anteriores peticiones e intervenciones de nuestro colega Antonio Zabarain, oriundo del departamento del Magdalena nos dirigimos a usted señor Presidente los congresistas del Caribe por la crítica situación producto de la erosión en la vía Salamina-El Piñón en el kilómetro 2.4 sector de Los Tamarindos, lo que supone un grave riesgo social, económico y ambiental”.

Añadieron que “por esta razón la intervención contundente y sin dilación del Gobierno Nacional, puesto que aún estamos a tiempo de evitar una tragedia de grandes proporciones”.

INTERVENCIÓN DE CORPAMAG 

La problemática de erosión fluvial entre los municipios de Salamina y El Piñón, Magdalena, es causada por el choque de fuertes corrientes contra el talud natural; estas corrientes que anteriormente discurrían normalmente por el cauce, han sido redireccionadas por islotes que se han conformado en el río Magdalena, producto de la alta sedimentación y acumulación de material en su lecho. La energía de las corrientes en la profundidad del río produce socavación, dejando sin bases el terreno, produciendo derrumbamiento de grandes volúmenes de suelo.

La formación de estos aluviones ha generado que se reduzca la sección hidráulica del río, lo cual ha generado un estrangulamiento, que ha producido un incremento en las velocidades, haciendo que el río se profundice en este sector, ocasionando socavación de fondo y haciendo que el río se comporte de del tal forma, que reclama un mayor área, la cual le permite conservar el transporte del flujo en su sección hidráulica.

Los aluviones están ocasionando que el río se desplace o divague a la margen del departamento del Magdalena, es decir a la ribera oriental del mencionado río. Este fenómeno físico está ocasionando que se generen afectaciones en puntos críticos, como son el sector de La Bonga, sobre la vía que comunica a las cabeceras municipales de Salamina y el Piñón, y en el sector de Villa Denis, el cual se localiza entre el corregimiento de Guaimaro y la cabecera municipal de Salamina.

Teniendo en cuenta lo mencionado, la Corporación Autónoma Regional del Magdalena Corpamag, de acuerdo a sus competencias, ha realizado visitas y ha emitido conceptos técnicos respecto a esta situación, en donde se ha analizado la problemática desde el enfoque hidráulico e hidrológico.

Es claro que las fluctuaciones de los niveles de río generan cambios en la sección hidráulica del mismo y por consiguiente el desbarrancamiento de los taludes de las riberas, tal como se evidencia en los registros de los niveles del Ideam y Cormagdalena. Es por esto que la Corporación reitera que la alternativa de solución es el trabajo interinstitucional que permita atender de fondo la problemática. Para lo cual cada una de las entidades, deberá, aportar con conocimiento y/o acciones.

Corpamag reitera su compromiso y apoyo en la búsqueda de soluciones, entendiendo que la problemática abarca diversos aspectos que requieren de la intervención de todas las entidades.

LAS RESPONSABILIDADES 

Teniendo en cuenta que la situación actual se presenta por causa del río Magdalena, la competencia directa, según La Ley 161 de 1994 en los artículos 2, 4 y 6, le corresponde a Cormagdalena, siendo este su jurisdicción.

La Ley de gestión del riesgo de desastres establece que es responsabilidad de los alcaldes municipales atender este tipo de situaciones, a través de los Consejos Municipales para la Gestión del Riesgo, sin embargo, si el municipio respectivo no tiene los medios técnicos y financieros, el nivel territorial de rango superior es decir, la Gobernación debe asumirlo bajo el principio de subsidiariedad positiva artículo 3.

Ahora bien, la Gobernación del Magdalena como ente conductor y coordinador del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres está en el deber de conciliar la participación de las diferentes entidades desde la competencia misional de cada una.

Corpamag, de acuerdo a la Ley 99 de 1993 y la Ley 1523 de 2012, y con el propósito de aportar a una solución efectiva a esta grave situación, apoyará a las entidades territoriales de su jurisdicción ambiental en todos los estudios necesarios para el conocimiento y la reducción del riesgo y los integrarán a los planes de ordenamiento de cuencas, de gestión ambiental, de ordenamiento territorial y de desarrollo.

Es importante señalar que la Ley establece que el papel de las Corporaciones Autónomas Regionales es complementario y subsidiario respecto a la labor de alcaldías y gobernaciones, y estará enfocado al apoyo de las labores de gestión del riesgo que corresponden a la sostenibilidad ambiental del territorio y, por tanto, no eximen a los alcaldes y gobernadores de su responsabilidad primaria en la implementación de los procesos de gestión del riesgo de desastres.

También podría gustarte