Murió Fernándo Monroy, fundador de la Cruz Roja Magdalena

975

A la edad de 87 años y debido a quebrantos de salud,  falleció en la tarde de ayer jueves en la ciudad de Santa Marta, el  capitán Fernando Monroy Palacio, un hombre que estará por siempre en el corazón de la Cruz Roja Colombiana Seccional Magdalena y de miles de samarios que lo vieron trabajar en las causas sociales. 

El capitán Monroy Palacio se destacó por ser un hombre cívico, de extraordinarias cualidades como ser humano y ejemplo de amor para su familia y la sociedad magdalenense.

Natural de Tunja, Boyacá, llegó muy joven a la ciudad de Santa Marta de la que se declaró hijo adoptivo. Fue su amor por Elsa Elvira Vives de Monroy, el que le hizo convertirse en hijo adoptivo de ‘La Perla de América’ y aquí conformó una familia, la cual se consolidó con el nacimiento de sus  hijos Fernando, Rafael y Mary Monroy Vives, quienes hoy lamentan la partida de su padre, un hombre que les deja un gran legado.

Militar de profesión, se identificó rápidamente con el movimiento de crear una representación de la Cruz Roja Colombiana en Santa Marta. Desde la fundación oficial de este organismo de socorro, el 8 de mayo de 1969, Fernando Monroy se vinculó de manera directa a la Cruz Roja Colombiana en el Magdalena.

Don Fernando Monroy Palacio entregó su vida al servicio a la Cruz Roja Seccional Magdalena por más de 45 años. Su carácter afable y su compromiso con la Institución le permitieron ser miembro de la Junta Directiva en varios periodos.

En la Cruz Roja se destacó en su participación y liderazgo como Director de Socorro, lo que permitió liderar la Misión Humanitaria en varias situaciones de desastres superadas en esta región.

El capitán Fernando Moroy Palacio se marcha físicamente; pero su legado lo inmortaliza en cada voluntario del citado organismo de socorro que labora sin cansancio a servicio de los más vulnerables.

Su presencia se multiplica en cada acción de beneficio social y de respaldo a las causas más nobles. El humanismo y la entrega del capitán Fernando Monroy Palacio hoy se hace más latente, cuando la esperanza por ayudar y construir un futuro de paz y amor es más necesario.

El capitán Fernando Monroy Palacio descansa en la paz del Señor dejando un profundo pesar en su esposa Elisa Elvira Vives de Monroy, hijos, nietos y demás familiares. Paz en su Tumba.

 

También podría gustarte