Poco que mostrar, muchas cuentas que rendir 

134

Evidente es que los gobiernos departamental y distrital, infortunadamente poco o nada tienen que mostrar ni presumir y si muchas cuentas que rendir respecto del manejo de la emergencias generadas por el Covid-19, dadas sus malas y peores decisiones en cuanto a la salud misma, manejo económico y social; además de su demostrada incapacidad para solucionar los muchos otros problemas que nos aquejan y deben resolverse sin demora, disfrazando lo cual con distracciones y recurriendo al trillado argumento de los de ayer, estratagema que les venía dando dividendos, pero que ya la población no aprueba y con hartazgo e indignación se manifiesta airada al darse cuenta de los irrespetos con la ciudadanía, favorecimientos a los foráneos, ningún avance en lo importante y malos manejos de todo orden que afectan al erario público y repletan las arcas de quienes abusando del poder se benefician.

Hay iracundia social en contra de la corrupción, convertida en fuente de primer orden de los muchos males del departamento y del distrito. Nada se resuelve, nada camina en positivo, nada es honesto en estos gobiernos, apuntan y peroran los más en cada esquina. Decepción total. Los juicios son permanentes por parte de la mayoría en la coyuntura actual que vivimos, en la que no aparecen los avances que debieran, pero si la forma y manera como se amparan intereses que no son los superiores de la colectividad, situaciones evidentes para demostrar la alteración de nuestro manejo político y la urgencia de sacudirlo y transformarlo.

Se insiste en la polarización, se desecha la unidad, nadamos en corrupción, no se purifica la vida pública, se recurre a la trampa malsana queriendo demostrar transparencia y ser víctimas de persecución y obstáculos, cuando lo cierto es que caminamos entre yerros y en detrimento de la honestidad en el ejercicio gubernamental; pero se valen de la comunicación para trasladar la discusión pública a terrenos de distracción, tratando con ello de evitar que se hable de nuestras calamidades sanitarias, económicas y de seguridad, entre otras.

Gobernantes estos que tienen la desfachatez de quejarse respecto que los medios (me imagino que refiriéndose a los serios) no les dan difusión a sus realizaciones; lo que lleva a la ciudadanía a preguntarse sobre cuales realizaciones. Hoy se nota desespero en las huestes gobernantes, nada les cuaja a pesar de valerse de todas las artimañas posibles, entre quienes se cuentan los mercaderes de la política dedicados a perorar bondades inexistentes detrás de repartijas, prebendas, cargos, contratos y demás otros múltiples beneficios.

Si somos un pueblo inteligente, y creo que sí, aspiro y espero que no continuemos apostándoles a ensayos infructuosos. No podemos dejarnos exprimir más. Hora es ya que salgan a la luz pública los manejos corruptos de los que se dicen están sucediendo a mares en dichas administraciones, lo que sería sano, ya que de paso cuenta exacta nos daríamos de los malos resultados en las distintas materias inherentes a la administración, gestión y gerencia públicas. No debemos ni podemos caer en el sucio juego de minimizar los graves problemas que padecemos y la responsabilidad que tienen estos gobiernos en su solución. [email protected]

También podría gustarte