Serían latidos de un bebé los identificados bajo escombros en Beirut

73

Tras una nueva luz de esperanza, el equipo de rescate chileno comenzó una operación junto a las fuerzas de seguridad libanesas, al encontrar un “posible signo de vida” bajo los escombros de un edificio colapsado en un barrio en el centro de Beirut, un mes después de la explosión que sacudió al país.

Francisco Lermanda, jefe del equipo de rescatistas Topos Chile, aseguró que fue uno de los perros de búsqueda el que al pasar cerca a los escombros detectó lo que podría ser vida.

Flash, como se llama el canino, se subió al arrume de escombros y se sentó, esto lo hizo en dos oportunidades por lo que llamó la atención del cuerpo de rescate.

Lermanda, de Topos Chile que trabajan en numerosas operaciones de rescate en tragedias, relató que pasaron por la zona “de casualidad” y el perro escaló por los escombros y se situó en un punto.

Tras este comportamiento, los rescatistas pidieron a periodistas y demás asistentes que apagaran todos los aparatos tecnológicos e hicieran  absoluto silencio. Inmediatamente realizaron una identificación de sonidos encontrando que del interior de los escombros se idetificaba lo que serían latidos de un corazón.

También realizaron un escáner de temperatura que identificó lo que serían dos cuerpos, sin embargo, solo uno daba señales de vida, el más pequeño.

Según explicaron los expertos, se cree que el cuerpo que emite señales de vida se encuentra justo debajo del cadáver, y sería mucho más pequeño, por lo que se presume que se trate de un bebé. Además, los latidos son muy pocos, menos de 20 pulsaciones por minuto, por lo que los rescatistas trabajan en una operación contra reloj  para lograr sacarlo con vida.

Sin embargo, el miembro de la ONG Live Love Lebanon, Edouard Bitar, quien e ha asistido al equipo de rescatistas chileno, manifestó que pese a que da una gran esperanza este hallazgo, aún no se ha podido confirmar del todo que se trate de latidos de corazón.

Pero el equipo mantiene la esperanza y trabaja en el rescate, en medio de las dificultades por no poder usar maquinaria para mover los escombros ni saber cuánto pueda tardar la operación; lo que sí tienen claro es que no se marcharán hasta estar seguros que no hay más personas atrapadas.

Desde que sucedió la explosión, que dejó 190 muertos y más de 6.500 heridos, los escombros de este edificio no han sido removidos.

Fuente: LA FM

También podría gustarte