Palmicultores demandan más seguridad e impulso del biodiesel

97

La Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite, Fedepalma, durante la segunda etapa del Congreso Nacional, le realizaron varias solicitudes al presidente Iván Duque, entre ellas más seguridad, mejor infraestructura e impulsar el biodiesel.

La agroindustria de la palma de aceite en Colombia está presente en 162 municipios de 21 departamentos y para 2019, alcanzó la cifra de $3.1 billones en ventas, aportando 4,9 % del PIB agropecuario de la nación. Es un sector con una tasa de formalidad de 82 %, representada en los 188.000 empleos rurales directos e indirectos que genera.

Es el único aceite que se produce en el país a escala agroindustrial, toda vez que en la producción nacional 90 % de los aceites y grasas provienen de la palma de aceite.

“Tenemos suficiente producción de aceite para suplir la demanda nacional: la producción actual se destina en 26 % al mercado tradicional, 28 % al de biocombustibles y 46 % de los excedentes se exportan”, precisó María del Pilar Pedreira González, presidente de la Junta Directiva de Fedepalma, durante el Congreso Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite 2020 que se realiza actualmente de manera virtual.

Continuó diciendo que “hoy, el aceite de palma participa con el 64% del mercado total de aceites y grasas del país. Adicionalmente, contribuye con empleo formal y digno para la ruralidad, ya que por cada 10 hectáreas sembradas de palma de aceite se generan 3,3 empleos y es un cultivo altamente inclusivo: 85 % de los productores son de pequeña escala”.

Pedreira González manifestó que al ser parte de la cadena de suministro, el gremio de los palmicultores ha trabajado por garantizar la seguridad alimentaria y se proyecta como un protagonista para lograr la reactivación económica del país.

Fue enfática en afirmar que la palmicultura es una apuesta consolidada para el país y que no se trata de un discurso. “La palma de aceite es acción. Son hechos. El sector agropecuario en general, le ha cumplido a los colombianos y con todos los protocolos de bioseguridad. El sector palmero contó desde las primeras semanas con los debidos protocolos, y gracias a Fedepalma y Cenipalma está en marcha un Plan Gremial para la Mitigación del Covid 19”.

“Este es uno de los sectores que continúa su tendencia a crecer; entre 2019 y 2020, en el periodo de enero a julio, ha tenido un crecimiento en la producción de 8,5 %”, aseguró.

La directiva de Fedepalma, dijo que “es así como los empresarios y la institucionalidad han demostrado de lo que son capaces, pero para aprovechar ese potencial, acelerar el crecimiento, la productividad y ampliar los beneficios en la población rural, es necesario contar con el apoyo del Gobierno Nacional”.

SOLICITUDES AL GOBIERNO NACIONAL

Pedreira González estimó que “en lo que se refiere al agro en el país, se requiere de seguridad física y jurídica. Sin claridad sobre la propiedad de la tierra, Colombia no logrará explotar su potencial agrícola, que requiere altas inversiones a gran escala para convertirse en un actor de talla mundial”.

Añadió que “se debe adelantar una reforma laboral que reconozca las diferencias del trabajo rural, flexibilice su régimen y promueva una acelerada formalización”, indicó la directiva.

Señaló que siendo el objetivo impulsar la productividad, se solicitan ajustes en la infraestructura, con oportunidad, los cuales se requieren desde las vías terciarias hasta la adecuación de tierras con riego y drenaje que impulsen la productividad.

“Teniendo en cuenta la anterior demanda como un factor prioritario para todos aquellos que participan de la cadena alimentaria, la agroindustria de la palma de aceite complementa estas solicitudes con los siguientes aspectos:” enumeró María del Pilar Pedreira.

También podría gustarte