Gobierno pidió la deportación de ´Jorge 40´

1.240

Este domingo, 6 de septiembre, quedará en libertad el exjefeparamilitar Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40. 

Tovar Pupo pagó 12 años de prisión en una cárcel federal y fue expulsado de Justicia y Paz, por lo que a su regreso le esperan varias condenas proferidas por la justicia ordinaria

“Considerando los cargos criminales pendientes que hay en Colombia contra el señor Tovar Pupo, la república de Colombia considera de suma importancia su retorno al país en orden a proteger los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición”, dice el requerimiento del gobierno de Colombia.

Y agrega: “En esta consideración, el Ministerio de Justicia ha requerido información a Estados Unidos del señor Tovar Pupo, quien fue excluido del programa de Justicia y Paz y debe retornar a Colombia en orden a cumplir con los requerimientos de las autoridades judiciales y a responder en el proceso judicial iniciado contra él por varios cargos criminales”.

Según allegados al exjefeparamilitar, insistirá en ser acogido en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), tras su expulsión de Justicia y Paz.

Dicha jurisdicción ya le advirtió que lo aceptarían como tercero civil por sus actividades entre 1996 y 1998, época de su transición de ganadero a jefe paramilitar. Pero el resto de actividades delictivas quedarían bajo la órbita de la justicia ordinaria.

En todo caso, Colombia ya está preparando todos los procedimientos para que garantizar que, de obtener el aval de Estados Unidos para el regreso de ‘Jorge 40’ al país, no se presenten trabas que obstaculicen su retorno.

“Una vez que, se encuentre bajo la custodia de ICE, la oficial local de la oficina le corresponderá solicitar el documento de viaje. Sobre el particular, es importante resaltar que, en virtud del procedimiento establecido por las autoridades americanas, el Consulado elaborará el pasaporte cuando reciba directamente el requerimiento oficial de ICE. El pasaporte se expedirá inmediatamente y estará en dicha oficina en el transcurso de un día”, se indica en la carta firmada por el embajador Francisco Santos.

Igualmente en Colombia alias ‘Jorge 40’ tiene aún 80 procesos penales pendientes por homicidios, masacres y desapariciones ocurridas entre 1998 y 2006.

En la petición de deportación se señala que: “Considerando los cargos criminales pendientes que hay en Colombia contra el señor Tovar Pupo, la república de Colombia considera de suma importancia su retorno al país en orden a proteger los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición…En esta consideración, el Ministerio de Justicia ha requerido información a Estados Unidos del señor Tovar Pupo, quien fue excluido del programa de Justicia y Paz y debe retornar a Colombia en orden a cumplir con los requerimientos de las autoridades judiciales y a responder en el proceso judicial iniciado contra él por varios cargos criminales”, agrega la nota diplomática.

SU LIBERTAD 

Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, a sus 59 años, ha pasado sus días en una celda de Estados Unidos en donde cumple una pena por tráfico de droga.

‘Jorge 40´ quien cumple una condena por  narcotráfico, a 16 años y seis meses de prisión en la cárcel de Allenwood Low, de acuerdo con el Buró Federal de Prisiones, recuperará la libertad, por pena cumplida, hoy domingo 6 de septiembre

´Jorge 40´ nació en Valledupar, Cesar, estudió en los mejores colegios y muy joven se trasladó a Bogotá, donde pretendió ingresar a la Escuela Militar, proceso, que por temas de salud no pudo terminar.

Tovar Pupo trabajó en la alcaldía de Valledupar y llegó a desempeñarse como Secretario de Hacienda. En la década de los 90 se unió a las Autodefensas, según su testimonio, cansado de las extorsiones y dos intentos de secuestro, a su padre y otro familiar, por parte de la guerrilla.

SU EXPULSIÓN 

La renuencia del ex comandante paramilitar Rodrigo Tovar Pupo a comparecer  ante la Fiscalía, acabó costándole su exclusión del sistema de Justicia y Paz, por decisión del Tribunal Superior de Barranquilla.

´Duró siete años declinando esa intención de participar en las citaciones que se le hicieron para contar con su colaboración real”, expuso en su momento el magistrado Gustavo Roa Avendaño.

La sentencia contra alias Jorge 40, su alias como jefe máximo del Bloque Norte de las AUC, se conoció en una audiencia realizada en el complejo judicial del Centro Cívico, en el centro de la ciudad.

Roa expuso el fallo en compañía de los otros magistrados de la sala de conocimiento de Justicia y Paz del Tribunal, Cecilia Olivella Araújo y José De la Paba Marulanda.

La decisión significa que la sala aceptó la solicitud de exclusión de la fiscal 58 Magaly Álvarez Bermúdez, de la unidad de justicia transicional.

Álvarez sustentó el 21 de mayo anterior su petición de que Tovar Pupo,  no ha atendido más a la Fiscalía desde que el Gobierno colombiano lo extraditó en mayo de 2008 a Estados Unidos, por cargos de narcotráfico.

Las notificaciones que la Fiscalía allegó a los magistrados, indican que alias Jorge 40 se ausentó en las 48 versiones libres a las que fue citado después de su llegada a una cárcel de Norteamérica.

“La extradición no libera al desmovilizado de la obligación que adquirió al acogerse de manera voluntaria a los beneficios de la Ley 975 de 2005”, sostuvo Roa.

Tovar Pupo lideró en 2006 la entrega de armas de 4.760 paramilitares del Bloque Norte, en dos corregimientos del departamento del Cesar: 2.215 se presentaron el 8 de marzo en Chimila, y otros 2.545 hicieron lo mismo dos días después en La Mesa.

La desmovilización antecedió el sometimiento de Tovar a Justicia y Paz, cuyo beneficio principal es la acumulación de condenas en una pena alternativa de ocho años, a cambio de confesar crímenes, alianzas con políticos y cómo se financió el Bloque.

El trámite del exlíder paramilitar en Justicia y Paz no fue fructífero: de 20.855 hechos delictivos atribuibles, alias Jorge 40 confesó uno y aceptó 98 por línea de mando, y 1.976 preguntas de víctimas esperan por respuestas.

Lo anterior, sin incluir más de 5.000 homicidios cometidos entre 1.998 y 2006 por el Bloque Norte en los departamentos Atlántico, Magdalena, La Guajira, Cesar y Bolívar, en la costa Caribe.

El abogado de Tovar ha alegado que no puede declarar ante la Fiscalía porque la autoincriminación afectaría su proceso en Estados Unidos, por lo que se ha ofrecido para continuar sus versiones cuando este acabe.

Los magistrados, sin embargo, no respaldaron la posición porque “la materia prima” de la Ley de Justicia y Paz es la voluntad de sus intervinientes. “Si la decisión de participar en el proceso es voluntaria, también lo es mantenerse en él”.

LA JEP, SU TABLA DE SALVACIÓN 

Aunque la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas le negó su sometimiento como excombatiente del conflicto armado, le pidió que le enviara pruebas que acrediten que financió y auspició organizaciones paramilitares desde finales del año 1996 hasta 1998. Esos delitos sí podrían ser juzgados por esta justicia.

Y es que la JEP es la tabla de salvación de ´Jorge 40´ para no revivir las duras sanciones que le espera en la justicia ordinaria donde tiene pendiente varias condenas por su cruento accionar paramilitar.

Es por ello que Rodrigo Tovar Pupo, conocido en la guerra como ´Jorge 40, es uno de los exjefes paramilitares que han pedido pista en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), con el argumento de que revelarán toda la verdad y volverán a contar los hechos que Justicia y Paz, el tribunal que se creó cuando se desmovilizaron los paramilitares, no ha querido escuchar.

La posición de la JEP es clara: estudiar su caso como un tercero civil, es decir, como un financiador y auspiciador de organizaciones paramilitares desde 1996 a 1998, antes de ingresar a las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc). De hacerlo, los magistrados le solicitaron que envíe “por escrito el compromiso concreto, claro y programado de verdad no conocida en la justicia ordinaria, de reparación y de no repetición”.

 “Los miembros de las ‘autodefensas’ –incluso si llegaron a estar revestidos del estatus de combatiente– pueden comparecer si y solo si, antes o después de portar armas, actuaron como terceros financiadores o colaboradores. Acogiendo la interpretación de la Corte Constitucional sobre el conflicto, según la cual éste es un fenómeno social complejo y multicausal”, dice el auto.

En la solicitud de sometimiento hecha por Tovar Pupo, en septiembre de 2019, manifestó que fue “ideólogo, propulsor e integrante del proyecto de Autodefensas”, que desarrolló estrategias “para enfrentar a la guerrilla fuera de los cánones institucionales” y que financió y auspició organizaciones paramilitares desde 1996. Además, manifestó que desde 1998 decidió formar parte de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU), extendiéndose a otras zonas, hasta convertirse en segundo al mando del Bloque Norte de las Autodefensas.

La Sala aprovechó para recordarle que en 2015 fue expulsado de Justicia y Paz por no aceptar su participación en crímenes de reclutamiento forzado de menores, violencia de género y secuestro ni haber reparado a las víctimas. “El señor Rodrigo Tovar Pupo tuvo la oportunidad, en su calidad de exparamilitar, de someterse a Justicia y Paz, (…) pero fue excluido de ella por no contribuir con la verdad a la cual estaba obligado y haber incumplido los compromisos que había asumido. La JEP no es una justicia subsidiaria a la de Justicia y Paz, ni un nuevo escenario de justicia transicional que pueda ser utilizado como una estrategia oportunista para evadir los procedimientos y sanciones de la justicia ordinaria”.

Si quiere empezar un nuevo proceso, Tovar Pupo deberá remitir una copia de la decisión judicial por la que se encuentra privado de la libertad en el centro penitenciario Correction Complex – Allenwood en Estados Unidos, de donde saldrá hoy. Además, la Sala le ordenó librar un exhorto por medio de la Secretaría Judicial al Ministerio de Relaciones Exteriores para que, a través de un agente consular, notifique a Tovar Pupo sobre esta decisión de la JEP.

Tovar Pupo fue procesado en Justicia y Paz por los delitos de desplazamiento forzado, homicidio en persona protegida, tortura, desaparición forzada y reclutamiento ilícito, destrucción y apropiación de bienes protegidos, entre otros. Posteriormente, Tovar Pupo fue expulsado de Justicia y Paz y extraditado a Estados Unidos el 13 de mayo de 2008 y saldrá de prisión justo este 2020.

También podría gustarte