Iglesias están preparadas para recibir a sus fieles

242

POR  
KATIA  
VÁSQUEZ  

En consonancia con las medidas sanitarias del Distrito,  se han dado recomendaciones para que estos lugares no sean focos de contagio del Coronavirus. 

Con miras a la reactivación de los servicios religiosos presenciales en el marco de la etapa de aislamiento selectivo, la alcaldesa Virna Jonhson convocó a los líderes religiosos de la capital del Magdalena, con el propósito de revisar el protocolo de bioseguridad establecido por el Ministerio de Salud y Protección Social, para mitigar, controlar y evitar el riesgo de contagios de Covid-19.

Y si bien, el secretario de Gobierno, Adolfo Bula, explicó que “existe una mesa entre todas las comunidades de fe y el Gobierno Distrital, en la que hemos venido analizando y estudiando cada uno de los decretos que el gobierno nacional ha promulgado, así como las decisiones que a nivel departamental ha tomado el Gobernador, de igual forma los decretos que la alcaldesa del Distrito ha sacado con el bien de seguir garantizando la vida de las personas”.

De igual manera, Bula aseguró que “en el caso particular de cada una de las comunidades de fe; se ha acordado que vamos a trabajar con el protocolo que se emitió por parte del Ministerio de Salud, más las recomendaciones que se han hecho por parte del Ministerio del Interior, las normas establecidas en el último decreto nacional, departamental y distrital, todo eso se ha condensado de una circular que establece cada uno de los pasos que se deben cumplir para poder dar la reapertura”.

De acuerdo con lo informado por el padre Moisés García Anaya, párroco de la parroquia San Luis Beltrán y Santa Ana y el Vicario Episcopal de Pastoral, indicó que “por directriz del Obispo, monseñor Luis Adriano Piedrahita,  primero ha pasado a la Alcaldía cuatro parroquias piloto, las cuales abrirían inicialmente en Santa Marta, serían: la Catedral Basílica de Santa Marta, parroquia San Luis Beltrán y Santa Ana, Nuestra señora de Los Remedios de La Paz y la parroquia Jesús de la Divina Misericordia en El Cisne”.

DISTANCIAMIENTO FÍSICO ENTRE FELIGRESES

Cada párroco debe asegurarse que su parroquia cumpla el protocolo y en todos los casos, para la celebración de la Santa Misa y cualquier otro servicio religioso se deben evitar las aglomeraciones, es decir, se debe mantener el distanciamiento físico de 2 metros entre los feligreses y garantizar que no se supere el número de 50 personas en la celebración. Si el templo es pequeño, ingresarán sólo las personas que puedan mantener la distancia de 2 metros de aislamiento.

En declaraciones a HOY DIARIO DEL MAGDALENA, el padre Moisés García, explicó que las iglesias católicas completan varios días adelantando planes piloto en los que se ha verificado el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad como el uso del tapabocas, el respeto por el distanciamiento físico, recibir la comunión en la mano, realizar una venia al momento del saludo de la paz y que se lleven a cabo ceremonias religiosas cortas.

 “Estamos en este momento concertando con listados específicos la capacitación a todas las iglesias. A partir de este momento cada iglesia puede hacerlo a manera de piloto para tener aprendizajes y, a partir del próximo martes, de acuerdo con los balances que tengamos con los organismos pertinentes, vamos a definir una apertura más amplia”, dijo el sacerdote.

“La idea es que esta apertura se haga con mucha bioseguridad para que nos garantice una reactivación en clave de nuevas normalidades”, añadió.

En cuanto a los protocolos de bioseguridad, el párroco resaltó que, “una vez se oficialice el regreso de los fieles a las iglesias, si al momento de la toma de temperatura le sale en más de 38 grados, lo que haremos será sentarlo a un lado a esperar que esa persona se descanse un poco y nuevamente se le vuelve a tomar, en caso de volver a presentar una temperatura alta, llamamos a sus familiares para que lo vengan a buscar en caso de presentar dificultad para irse solo”, seguidamente, indicó que “que si la persona que se le tomó la temperatura y salió alta quizá por el sol  que está caliente, entonces acondicionamos un lugar allí por la sombrita para que sepa que es el lugar de reposo y volver a repetir la toma de la temperatura, pero si presenta fiebre, no puede entrar es importante lo que tengamos presente”.

Por su parte, el párroco de la Catedral Basílica de Santa Marta, Isidro Castro Duque, “estamos organizando todos los protocolos de bioseguridad para empezar las celebraciones, en primer lugar es la toma de temperatura, tenemos  el lugar de desinfección para el calzado, el gel antibacterial, ya están marcadas las bancas para que haya el distanciamiento que pide todo el protocolo, 2 metros de distancia para cada persona, afortunadamente nuestra Catedral es grande y en ella sí es posible manejar esta situación,  de manera que lo todos los protocolos que exigen las normas están ya en vigor”.

El padre Isidro Castro, hizo un llamado a la comunidad “que conservemos los protocolos de bioseguridad, que siempre tengamos el tapabocas, cuando vengamos al templo que utilicemos bien estos protocolos que nos brinda la iglesia y que nos pide la sociedad hoy, porque existe el peligro de que si no nos portamos bien podemos volver a la cuarentena, entonces una invitación así como pues tuvimos tanto tiempo guardados, ahora la responsabilidad de cada uno para que guarde los protocolos y a que asista con el debido respeto a las diferentes ceremonias, eso sí hay que anotarse antes y nosotros publicaremos por HOY DIARIO DEL MAGDALENA, que tanto nos ha ayudado en la difusión de muchos momentos en la diócesis,  a través de otros medios publicaremos cómo se anotan las personas y cómo podrán llegar a escuchar la Santa Misa al templo”.

De igual manera, el párroco informó que el próximo martes 8 de agosto se celebrará una Misa Crismal en la Catedral a las 10:00 a.m., “se va a celebrar la Misa Crismal que no se pudo celebrar antes de la Semana Santa, es una esperanza para nuestra comunidad católica de volver al templo y seguramente, será como una inauguración, después de tanto tiempo en el que las personas celebraban y escuchaban eucaristía por los medios de comunicación, afortunadamente ya podrán volver después de esta eucaristía”, acotó el padre Castro Duque.

LAS IGLESIAS SE ‘REINVENTAN’   

En medio de la emergencia sanitaria y dado que las puertas de las iglesias católicas aún no pueden abrir para que los feligreses se acerquen a altar, el párroco Alexander Amariles Cano, Misionero Vicentino, de la parroquia San José, indicó que “desde que tuvimos conocimiento de la reapertura nacional, quisimos encomendarla al señor, trayendo El Santísimo a la cercanía de todos nuestros hermanos que transitan diariamente las calles de Santa Marta, especialmente en la Avenida del Libertador,  para mantener un distanciamiento, una selección en la que cada uno nosotros debemos ser responsables, quisimos traer El Santísimo para decirle a nuestros hermanos que poco a poco, nuestros templos se van reactivando, se van abriendo sus puertas y que El Santísimo siempre ha estado cerca de ellos, muchos hermanos pasan y saludan El Santísimo, hacen su oración y de esta manera estamos abriendo paulatinamente nuestra diócesis, los templos, para que la gente venga a adorar al señor”.

Seguidamente, el párroco Alexander Amariles, manifestó que “la invitación es para que sigamos con fe, viviendo a través de la virtualidad de todas las parroquias que han hecho este trabajo incansable para que sigan participando de la Santa Misa de este modo, el aforo será de 30 a 50 personas, pero la virtualidad seguirá, a través de una iglesia doméstica, que se ha constituido ante todo este tiempo y pues los invitamos a ser pacientes a inscribirse a seguir las normas de cada parroquia para la inscripción previa a la celebración de la eucaristía”.

En cuanto a este acto que realiza la parroquia San José, la feligrés, Liliana Pinedo, indicó que “estoy súper feliz, porque realmente voy a misa todos los días y el que nos hayan cerrado los templos fue muy duro, tampoco poder ver el santísimo, entonces la verdad que estoy muy feliz aquí visitando al señor, porque el padre lo ha expuesto todo el día y la verdad es que es una súper buena noticia para nosotros los católicos practicantes porque nos hace mucha falta poder recibirlo a él todos los días y poder asistir todos los días a escuchar la palabra de Dios”.

ASÍ SERÁN LAS CELEBRACIONES 

El padre Moisés García Anaya, párroco de la parroquia San Luis Beltrán y Santa Ana, afirmó que teniendo en cuenta el aforo de cada parroquia, “el obispo ha indicado que el sacramento del bautismo, solamente tienen que estar el sacerdote, los papás y los padrinos del niño, y en efecto, un fotógrafo, manteniendo la distancia ungimos el niño en el pecho con el santo oleo, que son los aceites que se va a bendecir el 8 de septiembre y el crisma en la cabeza, la norma litúrgica  para este momentos, dice que usemos los bastoncitos, los copitos johnson y le echamos el aceite al niño y el sacristán sabe que debe tener periódico y fósforo cuando termina el bautismo, se echa esos copitos allí y se incinera que no quede nada porque es un aceite sagrado”.

En el caso de los matrimonios, el párroco, explicó que “sólo podrán asistir el sacerdote, los novios, dos testigos y el fotógrafo”.

Para las primeras comuniones el padre Moisés García, afirmó que “el obispo dijo que pueden ser en diciembre o en enero, cuando ya se pueda organizar mejor,  también sería serían 50 niños pero lastimosamente sin los papás porque no pueden haber más personas en el templo o también tenemos que esperar, yo diría que puede hacerse una tanda de 20 niños para que pueda estar el papá o la mamá, recuerden la expresión que se utiliza en empresa, en la iglesia nos reinventamos”.

ALEGRÍA Y ESPERANZA  

La respuesta positiva del nuevo decreto ha sido recibida con alegría y esperanza por el obispo, párrocos y la comunidad en general, que como toda la población samaria sigue enfrentando el embate del Covid-19.

Rafael Barrera, resaltó el papel de las iglesias para sobrellevar de la coyuntura de la pandemia. “Este es el momento propicio para que las iglesias ayuden a tantas familias que necesitan acompañamiento ante los problemas emocionales y mentales que nos ha dejado la pandemia”.

Por su parte, Ricardo Pinzón, con respecto a la reapertura de los templos dijo “considero que es un tema bastante importante para todos aquellos que creemos en la Iglesia Católica y lo que nos gusta asistir a estos lugares para seguir manifestando nuestra fe”.

LLAMADO DEL OBISPO  

Finalmente, el obispo de Santa Marta, Monseñor Luis Adriano Piedrahita, hizo un llamado a los feligreses en esta nueva normalidad en la que podrán reabrir las iglesias:

En primer lugar, estén muy pendientes de este seguir obedeciendo todas las normas que se hacen en el caso de una pandemia, que sean obedientes y fieles a cumplir con todos los protocolos que se requieren, que sepan que estamos en un momento de una nueva etapa, pero que significa convivir con el virus, está muy pendiente de saber de saber vivir con el virus cumpliendo con todas los protocolos los que sean necesarios y que se requieran.

Por otro lado, que sepan que también aunque los templos posiblemente en poco tiempo van a abrir las celebraciones, van hacer muy controladas, no en sentido además de los protocolos que se dice,  realmente el aforo no puede ser más de 50 personas una celebración con cada reunión o el 30% de la capacidad si la iglesia es muy pequeña, entonces para tener en cuenta eso ya los párrocos verán la forma organizarse en su parroquia para que puedan ir el domingo a misa si estas personas si inscriben en la parroquia sabiendo que no pueden ir todas las personas que normalmente van a misa.

También podría gustarte