“Yo solita no puedo más”: Alejandra Borrero

33

El sueño comenzó cuando Casa E (Casa Ensamble en ese entonces), abrió sus puertas, y justo, en los días en que se cumplen 12 años, han puesto en venta el inmueble donde comenzó todo este proyecto, producto de la dura crisis en la que han caído tras casi seis meses de pandemia en Colombia.

Hace tan sólo algunos días en su fachada se instaló un gran letrero con el anuncio de ‘Se vende’ y un número telefónico, al cual, han llamado muchos curiosos, algunos incrédulos y muchos bromistas.

Alejandra Borrero, su creadora y directora, en medio de las deudas, había tomado la decisión de vender  dicha casa con la que años atrás rompió paradigmas al transformar dicho inmueble en un teatro, lo cual transformó buena parte del tradicional barrio de La Soledad, donde se encuentra ubicado.

“Vino la pandemia y cerró las puertas. En este momento no tenemos soluciones, en este momento no nos queda otra cosa que poner en venta esta hermosa casa porque no tenemos forma de seguir manteniendo, esta casa está cerrada y sin saber en qué momento podemos abrirla”, aseguró Alejandra Borrero con la voz entre cortada.

Una decisión nada sencilla, que venía pensando hace más de mes y medio. “La situación para todos es muy compleja, no hay nada que podamos hacer, estamos completamente endeudados y el Gobierno Nacional no puede ayudarnos. Buscamos y buscamos la manera y no la encontramos, vemos las ayudas del Gobierno a otros sectores de la economía, pero parece que no ven la importancia que tienen estos espacios, porque la cultura y el arte no se pueden quedar atrás, son fundamentales para el país. Si no se dieron cuenta, no podemos vivir sin el alimento del alma que es el arte, que es el único que nos permite reflexionar, traspasar todo lo que está sucediendo en este momento”, continuó diciendo.

Aseguró que con el Secretario de Cultura, Nicolás Montero, solo habló en el inicio de la pandemia. “Claudia López trató de acercarse ayer y quisiera hacer una reunión, que si no se ha hecho se debería hacer, porque si hay un presupuesto que se ha perdido es el de la cultura que se ha ido al Covid-19, que hace que el arte se vuelva totalmente precario y perdamos tantas cosas maravillosas que se han logrado”.

Pero confirmó que la Casa E seguirá trabajando en la virtualidad, “que es muy difícil de monetizar, donde hemos realizado funciones interesantes donde se ha logrado algún ingreso, pero no es una constante. Los espacios para la cultura se deben preservar”.

Con los años, Casa E amplió su oferta y adquirió el Teatro Arlequín, que se conecta de manera estratégica por la parte de atrás del inmueble donde inició operaciones este centro cultural.

“Vamos a seguir con el Teatro Arlequín, donde nos estamos preparando, pidiendo los permisos, donde se pueda arrendar para grupos de teatro. La idea es tener posibilidades para por lo menos pagar los servicios, pero no tendríamos más el múltiplex que es el corazón de la casa con su espacio de cabaret que le ha permitido a tantos artistas hacer cosas transgresoras y maravillosas”.

Y finalizó “Casa E no se acaba, Casa E continúa. Vamos a reestructurarnos, pero desde hace mes y medio estábamos hablando de la posibilidad de vender la casa, hasta que hace algunos días tomamos la decisión, porque yo solita no puedo más”, finalizó Alejandra Borrero. /Colprensa

También podría gustarte