Miles de manifestantes desafían feroz represión de Alexander Lukashenko  

39

Decenas de miles de bielorrusos volvieron a desafiar ayer la feroz represión del régimen para protestar contra la reelección de Alexander Lukashensko en Minsk, donde había un gran despliegue de fuerzas de seguridad y del ejército. 

Más de 100.000 personas se concentraron en el centro de la ciudad antes de converger delante del palacio de la Independencia, sede de la presidencia, según periodistas de la AFP.

Lukashenko, de 66 años, en el poder desde 1994 y cuya reelección es considerada fraudulenta por la oposición, continúa por su parte descartando cualquier diálogo y busca el apoyo de Moscú.

Al son de tambores, con las banderas de color rojo y blanco de la oposición, los manifestantes partieron al comienzo de la tarde en marchas desde los distintos barrios de Minsk, para reunirse y formar dos impresionantes desfiles en avenidas que convergen en el centro.

La masa coreaba consignas como “¡Tribunal!” o “¿Cuánto te pagan?”, dirigidas a la policía.

“Pese a la lluvia y las presiones de las autoridades, pese a la represión, hay mucha más gente en Minsk que el domingo pasado”, declaró a la AFP una importante figura de la oposición, Maria Kolesnikova.

“Estoy convencida de que las manifestaciones continuarán hasta que ganemos”, añadió.

Al igual que la semana pasada, hubo un gran despliegue de las fuerzas de seguridad, incluso con vehículos blindados del ejército alrededor de edificios estratégicos. Las estaciones de metro estaban bloqueadas con barreras y alambre de púas.

Alrededor de 250 personas fueron arrestadas en el país, de las cuales cerca de 170 en Minsk, según la oenegé de defensa de derechos humanos Viasna.

La portavoz del ministerio del Interior rechazó confirmar estas cifras a la AFP.

Al comienzo de la noche los manifestantes abandonaban progresivamente los alrededores del palacio de la Independencia. /AFP

En muchas otras ciudades del país, como Grodno (oeste) o Brest (oeste), también hubo protestas. /AFP

También podría gustarte