Alarma en Guaquirí por el hurto y sacrificio clandestino de reses

488

Durante los últimos días tres fincas han sido saqueadas por abigeatos que llegan matan las reses y luego se la llevan en Johnson para vender la carne.

Alarma y desazón es la que están viviendo los finqueros del corregimiento de Guaquirí, en el municipio de Pedraza, occidente del Magdalena, por los hechos de sacrificio clandestino de reses que se viene registrando en sus propiedades, sin que hasta el momento las autoridades hayan resuelto esta situación.

De acuerdo con la información suministrada por los afectados y la misma comunidad, durante los últimos días, varias fincas de la jurisdicción han sido objeto del hurto de reses que sacrifican y posteriormente su carnes en canal es transportada en Johnson hasta el municipio de Calamar, Bolívar, donde es comercializada.

El informe por vía celular suministrado por la comunidad revela que anoche, aprovechando la falta de autoridades permanente en el territorio, se metieron a varias fincas a orilla del río Magdalena y sacrificaron cinco reses.

“Sacrificaron dos reses al señor Álvaro De León Aragón, dos al señor Guillermo De León Rico y una en la finca del señor Néstor Ordóñez, quienes han solicitado vigilancia de la policía que se encuentra acantonada en la cabecera municipal, los cuales llegan hacen patrullaje y luego se van dejando a la población desprovista de seguridad”, dijo uno de los denunciantes.

Pero en Guaquirí, no solo se vive el flagelo del hurto de ganado en las fincas de la vecindad, la gente no puede salir hasta la cabecera municipal a hacer sus compras semanales o quincenales, porque cuando regresan, sus casas han sido saqueadas y no pasa nada, no ha habido un pronunciamiento de la Administración Municipal.

“La atención no solo es para el alcalde de Pedraza, sino para el de Calamar, para que ejerza un control sobre la venta ilegal de carne de reses que son sacrificadas sin las normas mínimas de higiene. La verdad es que el pueblo esta alarmado, ya no se sabe que hacer”, precisó la fuente.

Igual situación se viene presentando en otros municipios como Pivijay, Salamina y Concordia donde los finqueros son objeto de hurto de sus animales de corral, no solo reses, también se han llenado chivos, cerdos, gallinas y todo lo que encuentran en su paso.

También podría gustarte