Santa Marta entre las 10 ciudades con mayor número de venezolanos

1.931

La ciudad de Santa Marta ingresó al Top 10 der las capitales colombianas que mayor número de migrantes venezolanos alberga. Hoy esa población es superior a las 40 mil personas. Y pese a que el Distrito no cuenta con los recursos económicos que debe girarle la Nación para atenderlos con servicios de salud, educación y asistencia social, se les ha brindado una ayuda humanitaria. 

Todo lo anterior como consecuencia de la grave crisis migratoria que atraviesa Venezuela, y en la cual Colombia y especialmente las regiones fronterizas con dicho país han resultado afectadas por el histórico éxodo que emprendieron sus ciudadanos, a raíz de la grave crisis económica, social y política que atraviesa el vecino país.

Es claro que las condiciones que dieron origen a este flujo masivo de personas provenientes de Venezuela no han variado, ni variarán en el mediano plazo y así lo deja entrever el más reciente informe de Migración Colombia el cual precisa que Santa Marta es actualmente una de las diez ciudades capitales que alberga al mayor número de venezolanos en su territorio.

Según los datos de la autoridad encargada de ejercer el control migratorio, a corte del 30 de junio del presente año, en la ciudad de Santa Marta habitan un total de 41 mil 507 personas procedentes de Venezuela.

Con estas cifras Santa Marta es también el epicentro de la concentración de la población venezolana en el departamento del Magdalena, el cual registra actualmente al 5,11 por ciento de la población migrante procedente del vecino país.

Esto pone en tela de juicio, que si bien el departamento del Magdalena en comparación con otros entes territoriales como Bogotá y el Norte de Santander no supera los 100 mil habitantes migrantes procedentes de Venezuela, sin son miles y miles de venezolanos, que han llegado a los municipios huyendo de la violencia, la inseguridad y las amenazas, así como la falta de alimentos, medicinas y servicios esenciales por parte del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.

Y es que los acontecimientos políticos, de derechos humanos y socioeconómicos que se desarrollan en Venezuela obligan a un número creciente de niños, mujeres y hombres a irse a los países vecinos, como Colombia. Muchos llegan asustados, cansados y en extrema necesidad de asistencia.

Como es el caso de Santa Marta,  que al estar relativamente en territorio fronterizo la ciudad y muchos municipios de  este departamento, han resultado siendo el refugio de cientos de bolivarianos de escasos recursos, que en muchas oportunidades se han trasladado de a pie y sin saber qué les depara el futuro. No obstante, es de conocimiento público que muchas de estas personas de bajo estrato social, no teniendo otra alternativa de vida se dedican a delinquir.

LAS AFECTACIONES EN SANTA  MARTA Y EL MAGDALENA 

La presencia de delincuentes provenientes de Venezuela ha afectado directamente a la población del Magdalena, sobre todo, en Santa Marta, en donde los homicidios y los delitos de hurto parecen haberse incrementado desde el año 2016, según el más reciente informe de Calidad de Vida de los samarios.

Un ejemplo de ello es lo ocurrido el pasado mes de mayo en donde un sacerdote fue agredido por parte de delincuentes venezolanos, quienes con engaños ingresaron a su casa en el barrio La Ciudadela en Santa Marta y le robaron dinero en efectivo, al igual que objetos de valor como celulares y joyas.

Asimismo, son frecuentes robos y atracos en diferentes sectores producidos por los venezolanos, solo el pasado 4 de septiembre fue capturado un venezolano sindicado de tener ‘azotado’ al Cerro de las Tres Cruces.

Igualmente, los semáforos de la ciudad de Santa Marta han sido testigo de distintos enfrentamientos con propietarios de vehículos cuando estos se han negado a contribuir con dinero a cambio de la limpieza del vidrio panorámico.

91 VENEZOLANOS MURIERON EN LOS PRIMEROS SEIS MESES 

Por otro lado, muchos venezolanos con su mal comportamiento han provocado una seria inestabilidad a la tranquilidad, el sosiego y seguridad de los magdalenenses. El informe del Instituto de Medicina Legal reveló recientemente que se establece que un total de 91 ciudadanos de origen venezolano murieron de manera violenta en el departamento del Magdalena en los seis primeros meses del presente año, 36 migrantes del vecino país fueron asesinados con armas de fuego.

El documento oficial indica que de esta cifra, 21 crímenes sucedieron en Santa Marta y el resto en municipios como Ciénaga, Puebloviejo, Zona Bananera, Aracataca, Plato y Guamal, sur del departamento del Magdalena. De igual modo, los datos señalan que nueve extranjeros venezolanos murieron por heridas ocasionadas con armas blancas y los hechos se presentaron en la capital del Magdalena y poblaciones como San Zenón y Zona Bananera.

Entre estos trágicos fallecimientos, las cifras de los peritos judiciales indican que en esta zona del país, perdieron la vida 17 venezolanos en accidentes de tránsito, siendo seis mujeres las víctimas y 11 hombres.

Cuatro personas se suicidaron en el Magdalena, tres fueron asesinadas en medio de riñas registrada en Santa Marta, además revela el informe que, 11 venezolanos fallecieron en extrañas circunstancias, por lo que sus cuerpos tuvieron que ser sometidos a exámenes médicos para determinar las causas de sus decesos.

El mismo número de víctimas fueron reportadas como muertes naturales en Santa Marta y municipios como Guamal, Sitionuevo y Zona Bananera, para un total de 91 muertes violentas en los primeros seis meses del 2020.

Al estudiar los móviles de los crímenes, las autoridades aseguran que una de las causas es la participación de las víctimas en bandas de delincuencia común, disputa por el microtráfico en distintas zonas de Santa Marta y vendettas que han sido trasladas hasta esta zona del país.

De igual modo, se logró establecer en las investigaciones correspondientes de los hechos criminales, que algunas de las víctimas registraban antecedentes judiciales por delitos como porte ilegal de armas de fuego, homicidios, concierto para delinquir y tráfico de estupefacientes.

LOS SEMÁFOROS 

Verlos en las intersecciones viales más transitadas a cualquier hora del día, intentando ganarse unos pesos para subsistir en una tierra ajena a su hogar, se ha vuelto común. Divisarlos caminar entre los vehículos mientras los conductores esperan el cambio de luces del semáforo, es la luz verde que necesitan para ofrecer toda clase de productos a los conductores es también otra escena común; ver cómo ante la adversidad, bajo las fuertes cánulas del sol, entre las horas de lluvia o algunas veces intentando darle orden a la movilidad cuando los semáforos dejan de funcionar, genera simpatía y causa “recompensas” con los 500 o mil pesos que les dan los conductores.

Lastimosamente también se ha vuelto común ver no a unos cuantos,  sino a gran parte de los que se apostan en cualquier puntos semafóricos de la ciudad, luchar y tener una batalla diaria no solo contra la adversidad, sino también contra los mismos conductores a los que le “ofrecen el servicio” de limpiavidrios, quienes en muchas ocasiones rechazan la actividad, lo que en situaciones ya documentadas y que como mencionamos se han vuelto común, terminan convirtiéndose en escenas de peleas o acciones totalmente rechazables como causar daños a los vehículos de estos conductores.

Y es que precisamente estas escenas, han prendido las alarmas en las autoridades policivas de Santa Marta, así como en la ciudadanía quienes ven en estas personas ubicados en los semáforos que muchas veces se tornan violentas cuando son rechazados sus servicios

Los recientes casos de intolerancia entre los popularmente llamados “limpiavidrios” y los conductores han llevado a las autoridades a tomar medidas que más parecieran ser “pañitos de agua tibia” en lugar de acciones contundentes para acabar con este fenómeno que en los últimos años se ha acrecentado por cuenta de la crisis social, política y económica que vive la nación venezolana y que ha exportado decena de problemas a nuestro país, mayormente a regiones como Santa Marta

Son decenas de casos que mencionan conductores y transeúntes quienes aseguran ser testigos de situaciones que se salen de control entres estas personas de los semáforos; muchos terminan quedando documentados en videos publicados en redes sociales, otros para evitar trascender no son denunciados, pero aquellos que sí lo hacen son los que tienen a las autoridades no solo policivas, sino también de migración, salubridad y velación de derechos laborales e infantiles, pensando en estrategias que permitan acabar con este creciente fenómeno.

¿DÓNDE SE UBICAN LOS VENEZOLANOS? 

Con un total de 89.280 venezolanos residiendo en este departamento ubicado al norte de Colombia, el Magdalena ocupa la novena posición con el mayor número de migrantes del país en mención.

En este sentido, Ciénaga, después de Santa Marta, es el segundo municipio del Magdalena con mayor número de migrantes, registrando un total de 14 mil 063 venezolanos; seguido de Fundación, ente territorial que tiene entre sus residentes a 7.696 personas originarias del país vecino.

Por otro lado, los municipios de El Banco; Plato; Ariguaní; Aracataca; Zona Bananera; Guamal, San Sebastián de Buenavista y Pivijay, condensan alrededor  de 20 mil venezolanos que residen en el departamento del Magdalena.

Mientras que, municipios como Santa Bárbara de Pinto; Sabanas de San Ángel; Remolino y Zapayán son los entes territoriales con  menor concentración de población migrante; registrando un total de 90; 73; 64 y 34 venezolanos en cada uno de sus municipios respectivamente.

También podría gustarte