Protestan en el país, dejan 11 muertos y más de 400 heridos

97

Hubo disturbios en Girardot, Mosquera, Soacha, Fusagasugá, Sopó, Cajicá, Chipaque, Tabio, Zipaquirá, El Rosal, Chía, Cota, Fusagasugá, Zipaquirá y El Rosal.

Las jornadas violentas de las últimas dos noches en al menos 10 ciudades capitales del país dejan, de manera parcial, 11 personas muertas, más de 400 personas heridas, más de 200 buses afectados entre vandalizados y quemados.

Ese fue el balance parcial que entregó el gobierno nacional sobre la media noche del jueves, tras una reunión del puesto de mando unificado del gobierno, que estuvo dirigido por el presidente de la República, Iván Duque, contó la presencia de los altos mandos de la Policía y el Ejército.

En una declaración, el ministro de la Defensa, Carlos Holmes Trujillo, sostuvo que van 11 personas muertas, 8 en Bogotá y 3 en el municipio de Soacha, Cundinamarca, en donde se declaró el toque de queda. La situación más compleja en la noche del jueves en Bogotá se dio en el sector de Suba, en donde un grupo de delincuentes se robaron un bus del SITP, al cual robaron a sus ocupantes, lo secuestraron y al momento de llevárselo atropellaron a una mujer de 40 años quien murió en el lugar.

De los heridos, según el ministro de la Defensa iban 194 policías lesionados, 183 de ellos en Bogotá, 7 en municipios de Cundinamarca, 2 en Cali y 2 en Medellín y los civiles en total 209 civiles lesionados.

“Manifestamos nuevamente nuestra solidaridad con las familias de los ciudadanos afectados, así como con las comunidades que han sufrido con estos actos de violencia de los vándalos. Hoy tenemos que decir que causa profundo dolor el fallecimiento de una mujer, atropellada por un vándalo que participó en el hurto de un vehículo de transporte público”, señaló Trujillo.

Informó que los actos vandálicos habían dejado 60 instalaciones policiales afectadas, entre ellas 54 Cais y 6 estaciones de Policía.

En cuanto a los buses del servicio público en Bogotá, Transmilenio informó que en los dos días iban 206 buses afectados, 9 buses quemados del sistema general y 5 del sistema zonal. El jueves las protestas dañaron 72. Los daños ya superan los 15 mil millones de pesos según informó la empresa Transmilenio.

En la noche del jueves en Bogotá fue quemado un bus de la Policía en el occidente de la ciudad. En los dos días también fueron afectadas 25 motocicletas, 7 de ellas de la Policía Nacional, así como 22 vehículos institucionales.

Durante los dos días se habían registrado, según reporte parcial, 90 capturas y 11 aprehensiones de menores de edad, se han conducido 156 personas para su protección y se impusieron 469 comparendos por violación al Código Nacional de Convivencia.

De acuerdo con el mindefensa, a la media noche la situación había sido “controlada por la Fuerza Pública, que ha adoptado todos los dispositivos necesarios para garantizar la estabilidad del país y la tranquilidad de todos los colombianos”.

Sin embargo, el funcionario no se pronunció sobre la razón por la cual la Policía en Bogotá y varios municipios de Cundinamarca, hicieron uso de pistolas al momento que llegan a los lugares para despersar las protestas. En Bogotá también, se registró que un grupo de vándalos, con pistolas, armas blancas y palos, robaron a conductores que habían quedado atrapados en medio de un bloque.

En Cundinamarca se registraron varias situaciones complejas de orden público, como en Cajicá, en donde los vándalos quemaron la alcaldía municipal, luego de que se empezaron a tomársela desde las cinco de la tarde. Al municipio tuvo que llegar refuerzo policial de otro municipio.

De la misma forma hubo disturbios en Girardot, Mosquera, Soacha, Fusagasugá, Sopó, Cajicá, Chipaque, Tabio, Zipaquirá, El Rosal, Chía, Cota, Fusagasugá, Zipaquirá y El Rosal.

En la tarde y noche del jueves se registraron además duras protestas en Medellín, Cali, Barranquilla, Armenia, Tunja, Cúcuta, Villavicencio, Popayán, Neiva. Los reportes de las autoridades civiles y de Policía indicaron que hubo desmanes, varios ciudadanos heridos como también agentes de la Policía.

/Colprensa.

También podría gustarte