EE.UU. conmemoró ataque terroristas contra las torres 

21

Las ceremonias del 11 de septiembre tradicionalmente “están desprovistas de retórica política, y están dedicadas a rendir homenaje a las víctimas” de los atentados, dijo a la AFP el profesor de ciencia política de la Universidad de Columbia Robert Shapiro. 

El evento es tan mediatizado que “el solo hecho de estar presente, de mostrar liderazgo y empatía, permite marcar puntos”, subrayó. “Por lo tanto (los candidatos) aprovechan la ocasión, al tiempo que silencian temporalmente la retórica corrosiva habitual”.

El hecho de que tanto Biden como Trump viajen a Pensilvania, donde los últimos sondeos dan cuenta de una carrera ajustada entre ambos candidatos, ilustra sus “cálculos evidentes”, sostuvo Shapiro.

Pensilvania fue demócrata durante largo tiempo hasta que en 2016 se inclinó por una corta mayoría por el republicano Trump, lo cual contribuyó a la sorpresiva victoria del exmagnate inmobiliario neoyorquino ante Hillary Clinton.

Ahora los demócratas quieren la revancha.

Aunque las ceremonias del 11/9 marcan una tregua, podría ser de corta duración, como sucedió hace cuatro años.

La demócrata Hillary Clinton participó en la ceremonia en Nueva York en 2016, contrariamente a su entonces rival Trump. Pero sufrió un malestar y se fue antes del final.

Su médico reveló luego que dos días antes había sido diagnosticada con una neumonía, algo que la exsecretaria de Estado había mantenido en reserva. Pero Trump explotó el episodio a su favor, burlándose de ella, e incluso la imitó en público, haciendo como que tropezaba.

Fueron dos intentos rivales de unir a un Estados Unidos profundamente polarizado: el presidente Donald Trump se mostró solemne y evitó la polémica el viernes en el aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001, mientras su adversario demócrata Joe Biden mostró su empatía con familiares que perdieron a sus seres queridos.

Trump viajó este viernes con su esposa Melania al campo donde hace exactamente 19 años se estrelló uno de los cuatro aviones secuestrados por yihadistas, en Shanksville, Pensilvania, un estado clave para las elecciones del 3 de noviembre.

El presidente dejó de lado su divisiva retórica para hacer hincapié en el patriotismo y la unidad nacional.

“En los días y semanas después del 11/9, ciudadanos de todas las religiones, de todos los orígenes, colores y creencias se unieron, rezaron juntos, hicieron duelo juntos, y reconstruyeron juntos”, dijo Trump.

“Resolvemos mantenernos unidos como una sola nación estadounidense, defender nuestras libertades y valores, amar a nuestros vecinos y a nuestro país, cuidar a nuestras comunidades, honrar a nuestros héroes y nunca, nunca olvidar”, añadió.

Fue en ese campo de Shanksville donde se estrelló el vuelo 93 de United luego de que los pasajeros y la tripulación intentaran retomar el control de la nave secuestrada por cuatro yihadistas, que se dirigía posiblemente hacia el Congreso. Las 44 personas a bordo murieron.

Biden también viajó a Shanksville con su esposa Jill, pero no se cruzó con Trump, que ya había partido.

En el memorial dedicado al vuelo 93 y frente a unos 200 espectadores, Biden dejó una corona de flores blancas en el muro donde están grabados los nombres de las víctimas.

El candidato y su esposa conversaron con familiares, y luego visitaron una estación local de bomberos repartieron una torta y cervezas.

También podría gustarte