Fundación Banasan, comprometida con la formación musical durante la pandemia

126

La pandemia, producto del Covid-19, llevó al ser humano y, por lo tanto, a las comunidades, a replantear sus estilos de vida. Para la Fundación Banasan, entidad que tiene por beneficiarios niños, jóvenes y adultos de las zonas bananeras del Magdalena, también fue un reto aplicar los diferentes proyectos, programas y actividades que se enmarcan en las tres áreas misionales en las que engloba su labor: Desarrollo Social y Comunitario, Capacidades para la generación de ingresos y, Cultura y Medio Ambiente.

Dentro del área de Cultura y Medio Ambiente, sobresale la escuela musical, Sueños y Notas de Paz que actualmente cuenta con 125 niños y jóvenes en formación repartidos en dos grupos: Los Cocos (Sevilla, Zona Bananera) y La Josefina. Y para su desarrollo, con el compromiso tanto de la Fundación como de los estudiantes, se reajustó el cronograma de actividades con la implementación de clases virtuales a través de la creación de grupos de whatsapp, videollamadas, llamadas y/o clases casa a casa. Durante el proceso, los beneficiarios tienen la oportunidad (y responsabilidad) de tener instrumentos musicales en su casa para optimizar su desarrollo y fortalecer las clases.

Así lo manifiesta la estudiante Yerenis Cantillo: “Me siento muy contenta porque he aprendido en el acordeón. Quiero agradecerle a la Fundación Banasan y al Ministerio de Cultura por hacer posible nuestro aprendizaje y también agradecerle por el préstamo de los instrumentos ya que por medio de eso ponemos en práctica lo aprendido. ¡Muchas gracias!”

INICIOS MUSICALES: TALLERES INTENSIVOS CON CAJAMAG

La Fundación Banasan con el objetivo de implementar estrategias que propicien espacios para el desarrollo personal de sus comunidades, especialmente niños y jóvenes de la región, encontró en la música una herramienta para el buen uso del tiempo libre, potencializar las habilidades artísticas y fortalecer el tejido social.

Entre los años 2015 y 2016, 80 niños, en su mayoría hijos de trabajadores de fincas bananeras que comercializan con C.I. Banasan S.A.S., de la Zona Bananera recibieron clases intensivas de formación musical por parte de la Caja de Compensación Familiar del Magdalena. Fue aquí, donde éstos aprendieron ritmos musicales a través de instrumentos como piano, percusión, guitarra y batería. Instrumentos que, en ese momento, eran facilitados por la entidad y que motivaron a los jóvenes a querer continuar con su formación.

ESCUELA MUSICAL SUEÑOS Y NOTAS DE PAZ

Comprometido con su educación artística, niños y jóvenes que participaron en los talleres propiciados por Cajamag, manifestaron su deseo de continuar con su formación, es por ello que la Fundación Banasan asume en el 2016 el reto de crear la escuela Sueños y Notas de Paz y, posteriormente, participar en el Programa Nacional de Concertación Cultural del Ministerio de Cultura del cual ha sido beneficiario desde el 2017.
Para ello, la Fundación adquirió instrumentos musicales, contrató docentes y acondicionó el Centro Integral Comunitario, ubicado en Los Cocos, Sevilla (Zona Bananera) y así brindar a los beneficiarios un adecuado proceso.

La escuela beneficia anualmente, a 90 niños y jóvenes entre los 3 y 21 años con el objetivo que, desde muy jóvenes, aprendan a escuchar, imitar sonidos para estimular las capacidades auditivas y motrices, y así, con el tiempo, realizar sus propios ritmos y tener las habilidades de coordinar sus movimientos con el habla.

Durante el proceso de formación musical nuestros beneficiarios realizan trabajo corporal, canto e instrumentos como guitarra, trompeta, flauta, piano, batería, saxofón y acordeón; y a su vez se realizan sesiones para trabajar el dominio al público, estimular la memoria y mejorar la confianza y seguridad.

La escuela musical no solo ha beneficiado a los niños y jóvenes cercanos al Centro Integral Comunitario (Los Cocos, Sevilla, Guacamayal); durante el 2019 se extendió la formación al corregimiento de San José de Kennedy con el objetivo de rescatar la tradición y la memoria histórica afrocolombiana utilizando instrumentos típicos como el tambor alegre, tambor llamador, tambora, maracas y gaitas.

En el 2020 la escuela cuenta con un semillero de formación en la vereda La Josefina con 42 estudiantes que a través de la música busca reconocer, rescatar y promover sonidos autóctonos de la región.

MÚSICA CON INCLUSIÓN

La Fundación Banasan es consciente que a través de sus programas, proyectos y actividades busca garantizar que todas las personas, independientemente de sus limitaciones físicas o cognitivas, tengan las mismas oportunidades de participar en todos los aspectos de la vida es por ello que en la escuela de música hemos tenido la oportunidad de ayudar en la formación musical a niños con síndrome de Down y autismo. Un proceso de crecimiento no solo para estos menores sino también para todo el grupo que, a lo largo de los años, ha comprendido y evidenciado que las diferencias no son obstáculos. “¡Me siento muy feliz!” Guillermo Barreto, estudiante con autismo.

También podría gustarte