Delincuencia colombo venezolana 

43

No es un secreto, ni mucho menos, el volumen de delincuentes que hoy por hoy azotan las principales ciudades del país, seguramente la pandemia que por  protocolos de control encerró a muchas personas, generó  pérdidas de oportunidades laborales en varios sectores, forzando a ciertos ciudadanos  al rebusque, situación  difícil de sortear y muy propensa al delito.

En esos grupos víctimas de la pandemia y huérfanos de posibilidades laborales se encuentran los migrantes venezolanos, que por estas calendas y dada la situación de su país, han buscado refugio en Colombia, donde indudablemente son bienvenidos no obstante la crisis económica mundial, de la cual no somos ajenos. Ese escenario que ubica los migrantes en la mira y prevención de  nacionales, corriendo el riesgo de caer en una estigmatización, inmerecida, la cual debemos combatir evitando generalizar conductas reservadas a organizaciones delictivas,  compuestas por antisociales tanto colombianos como venezolanos.

Ahora seamos claros, porque los medios de comunicación dan cuenta de organizaciones criminales formadas en su mayoría por ciudadanos venezolanos, que atentan contra la integridad y bienes de personas a las que atacan con violencia y sevicia, tornándose  en temibles bandas delictivas que  pretenden   abrirse oportunidades en nuestro país, con demostraciones de fuerza en el ámbito delictivo doméstico. Inclusive parece que ya tiene nombre para identificarse, algo que causa curiosidad, porque no es tarea fácil sorprender e invadir territorios ajenos dominados por organizaciones delictivas criollas, de manera que  sin estudios profundos de inteligencia se puede deducir que estos ciudadanos  venidos de la  República de Venezuela, necesitados de oportunidades económicas, se convirtieron en recurso humano fácil y cómodo para clanes criminales que operan inveteradamente en el país, dirigidos por las grandes mafias enquistadas en nuestro territorio, la mayoría compuestas por naturales colombianos pero reforzadas con antisociales internacionales. La violencia descrita por los medios está sustentada en la necesidad que tienen los extranjeros de permanecer al servicio de estos redomados delincuentes.

No podemos llamarnos a engaño, sabemos la capacidad de operación que tienen las organizaciones en Colombia, sus técnicas que no cambian y se asemejan a las utilizadas por estas nuevas estructuras y la experiencia adquirida en la lucha contra las oficinas de cobro confirma sus vínculos.

También podría gustarte