Dado de alta último sobreviviente de la tragedia de Tasajera en hospital de Bogotá 

786

Una nueva oportunidad le dio la vida al joven de 26 años de edad, Manuel Martínez Rada, quien sobrevivió durante casi dos meses en las Unidades de Cuidados Intensivos y de recuperación, tras haber sufrido graves quemaduras en el 65% de su cuerpo en la explosión del carro tanque cargado de gasolina ocurrida el pasado 6 de julio cerca al corregimiento de Tasajera, donde murieron 45 personas y resultaron heridas otras 27 más. 

El joven es el último sobreviviente de los nueve afectados que fueron llevados al Hospital Simón Bolívar en Bogotá, tras la tragedia, sin embargo uno de sus primos, Jaime Carrillo Escalante, no corrió la misma suerte, pues murió en Valledupar cuando recibía atención médica de los especialistas.

“Estos meses en el hospital fueron muy duros, soy un hijo nuevo porque yo estaba en el otro lado, los médicos me contaron que duré diez minutos muerto y reviví, gracias a Dios y a esas personas que estuvieron pendientes”, contó uno de los sobrevivientes de la tragedia.

Por su parte, recordó esa mañana cuando su primo Jaime llegó a la vivienda y le comentó del volcamiento de un camión, “pero no me dice que era de gasolina. Cuando llegamos todo era desorden, de aquí para allá, la gente desesperada con las pimpinas pero nadie cogió nada porque eso explotó y muchos sufrieron heridas y otros murieron”, dice el joven.

Pasados unos 15 minutos desde cuando llegaron al sitio donde estaba el camión, cuando se produjo la fuerte explosión que dejó el fatal desenlace. “Cuando eso explotó no nos dimos de cuenta, sentimos el fuego en nuestro rostro y cuerpo; yo estaba pegado a unos 10 metros del camión”, relató.

Recordó además que cerca al peaje de Tasajera unos amigos lo auxiliaron, montándolo en un carro y los trasladaron al hospital San José de Pueblo Viejo, donde inicialmente los atendieron, al día siguiente los sacaron a Santa Marta, mientras su primo fue enviado a Valledupar.

RECUPERADO CON HUELLAS DE QUEMADURAS 

El paciente recuperado, el último de los 9 quemados que llevaron al hospital Simón Bolívar en Suba, Cundinamarca, agradece a Dios y los médicos que lo salvaron,  “Todos se portaron a las mil maravillas en el Hospital Simón Bolívar y en el Hospital de Suba, es la mejor atención que he tenido”, dice con tranquilidad y agradecimiento el joven de 26 años, quien quiere trabajar como guardia de seguridad, estudiar y volver a hacer deporte.

Con huellas de quemaduras en su rostro, ojos, orejas y manos, así como en su pierna, recordó que sus heridas eran muy profundas, pero gracias a los cuidados de los médicos y enfermeras pudo avanzar de manera satisfactoria en su recuperación. “No recuerdo mucho, pero mis heridas eran profundas, los médicos y enfermeras se portaron muy bien, muy buenos conmigo, no tengo palabras”, añadió.

Aunque Manuel fue dado de alta tras culminar su recuperación, se encuentra a la espera de la autorización para las curaciones en una institución en  Bogotá, para tratar las heridas que no han secado, lo que podría demorar su estadía en la capital del país unas semanas más.

También podría gustarte