Invemar y la ONU realizaron taller sobre basuras marinas 

99

El Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras José Benito Vives de Andréis, Invemar y ONU-Ambiente llevaron a cabo un taller en el que se identificaron fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas relacionadas con el marco político y normativo existente en Colombia para abordar la problemática de las basuras marinas. 

Asimismo, contaron con la participación de 39 personas de 14 entidades Ministeriales, Academia y ONGs, donde concluyeron que se debe fortalecer el marco político y normativo en: Prevención, control y seguimiento desde el inicio de la cadena productiva, aprovechamiento y cierre de ciclos

De igual forma, la coordinación entre actores que promueva la eficiencia en la gestión integral de las basuras marinas. Y tener metas de reducción en producción de plásticos y responsabilidad extendida a los productores.

Cabe mencionar que también necesitan mecanismos de financiación para ejecución, además a nivel departamental y municipal, dotarlos de capacidades para control, vigilancia y aplicación de normas existentes.

Y la participación comunitaria en la implementación de acciones y cadena productiva; también la educación y generación de conciencia pública para atender la situación que vive el país y playas como las de Santa Marta.

LA BIODIVERSIDAD 

Colombia cuenta con una posición privilegiada con jurisdicción y soberanía sobre dos océanos que constituyen un área marina que ocupa aproximadamente el 50 % de su territorio, siendo hogar de los ecosistemas marinos y costeros de los cuales dependen importantes actividades económicas para el país y especialmente de sus departamentos costeros, Invemar, 2008.

Pese a ello, el conocimiento de los mares es aun escaso y particularmente para temas de biodiversidad se evidencia una amplia brecha en cuanto a lo conocido en tierra ya que aproximadamente el 13 % de las especies registradas en nuestro país, son marinas.

El estudio de la biodiversidad marina en el país es aún joven, considerando que tan sólo hace unos 60 años se comienza con los primeros estudios marinos en contraste con lo conocido en ámbito terrestre con más de 200 años de historia. Cabe aclarar que, además de joven, el estudio de la biodiversidad marina es una tarea ardua y que requiere de alto grado de experticia debido a los desafíos que amerita, como lo son procesos logísticos en campo, análisis de laboratorio, taxónomos expertos para acertada identificación de especímenes y análisis en sistemática, manejo y análisis de información, entre otros.

Por lo anterior, es necesario aunar esfuerzos enfocados a un aumento considerable de la investigación marina en Colombia, para incrementar el conocimiento de nuestra biodiversidad marina y costera en todos los niveles de organización, con miras a la conservación y uso sostenible de los recursos, según informó Invemar.

También podría gustarte