Carlos Holmes Trujillo: el alfil de la derecha

141

Por  
ARGEMIRO  
PIÑEROS MORENO 

El país ha empezado a ver una faceta en el gobierno de Iván Duque que no se le había conocido en los más de dos años: ser beligerante y controversial frente a las duras críticas que le formulan los sectores de la oposición. 

Y eso era precisamente uno de los cuestionamientos que le hacen los amigos del gobierno al presidente Iván Duque, que no tenía un vocero o gran líder al interior de la administración que saliera a defenderlo en momentos frente de los ataques de los dirigentes que de siempre han estado enfrentando al gobierno.

En un comienzo la labor la intentó hacer el secretario general de la Presidencia, Jorge Mario Estman, luego la batuta se le intentó dejar a la ministra de la política, Nancy Patricia Gutiérrez, pero tampoco pudo lograr consolidarse como esa voz férrea.

En los últimos meses y ante el crudo y crecimiento enfrentamiento que ha tenido la administración Duque con la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, por el tema del manejo del Covid-19 y ahora por la situación del orden público, el vocero ha sido Diego Molano, el secretario general de Palacio.

Ante esa debilidad al interior del gobierno, la defensa se intentó hacer desde el Congreso de la República con el partido de gobierno, el Centro Democrático, en cabeza de su jefe el entonces senador Álvaro Uribe Vélez, pero tampoco se lograron los resultados esperados, encontrar esa voz que le hiciera frente a los enemigos del gobierno.

Sin embargo, con el empeoramiento de la situación de orden público, en particular por las masacres y los recientes abusos de autoridad de parte de la Policía para con la ciudadanía, situación que ha sido utilizado políticamente por la oposición, la figura que se empezó a consolidar como ese defensor del presidente y su debilitado gobierno, según algunos sectores, es la del ministro de la Defensa, Carlos Holmes Trujillo.

Aunque las comparaciones son odiosas y la relación podría ser distante, lo que está haciendo el Ministro de la Defensa, de salir a ‘frentear’ a dirigentes de la izquierda como Gustavo Petro, Jorge Enrique Robledo y Antonio Sanguino, por mencionar solo algunos, lleva a recordar lo que en su momento le significó a Ernesto Samper Pizano en su presidencial, Horacio Serpa Uribe, quien desde el Ministerio del Interior le defendió con vigorisidad en medio del escándalo del proceso 8.000 que llevó a un juicio político en el Congreso.

O también lo que en parte hizo Juan Manuel Santos, cuando fue ministro de la Defensa del presidente Álvaro Uribe, en momentos en que enfrentó uno de los peores momentos de la acción violenta que tuvo la guerrilla de las Farc, al realizar secuestros masivos, atentados sin discriminación y aumentar el negocio del narcotráfico.

Serpa y Santos, luego de ser esos referentes en los gobiernos de Samper y Uribe, terminaron siendo candidatos presidenciales, con resultados disímiles, el jefe liberal santandereano cargó con el lastre de esa cuestionada administración, mientras que Santos cosechó esa imagen del gobierno de la mano dura contra la guerrilla y logró erigirse como presidente de la República con esas banderas del uribismo, y a los pocos meses ese sector se convirtió en su mayor enemigo político por haber considerado que los traicionó.

TRUJILLO CONTROVERSIAL

Esa imagen que ha empezado a mostrar Carlos Holmes Trujillo, de ser la voz fuerte y que recoge la defensa del gobierno, no le ha sido ajena en su vida de político que le ha permitido ser protagonista de diferentes momentos en gobiernos como los de César Gaviria, Ernesto Samper Pizano, Andrés Pastrana y Álvaro Uribe Vélez.

Su talante de hablar recio, con ese tono político y de saber sortear los momentos difíciles, es lo que le ha permitido que hoy a sus 69 años, sea la figura del gobierno del joven Iván Duque, a quien hace dos años le acompañó de lleno en la carrera por la Presidencia de la República.

Es por eso que las peleas políticas que está teniendo le ha vuelto a avivar las gestas de antaño, en donde gracias a su buen discurso y el tono en el mismo, han sido la contención a muy duros cuestionamientos a la administración Duque en la responsabilidad que se le quiere señalar en las muertes de líderes y dirigentes sociales, las masacres de los últimos cuatro meses, la llegada al país de un grupo de militares de los Estados Unidos para apoyar la lucha contra el narcotráfico y los recientes hechos en los que han muerto civiles en confusos hechos protagonizados por miembros de la Policía y el Ejército.

Una de las peleas recientes de Trujillo ha sido con el senador Gustavo Petro, quien podría ser en un futuro su gran contradictor en las elecciones presidenciales si él decide presentar su nombre para la carrera interna del uribismo.

Tras los hechos de orden público del 9 y 10 de septiembre en Bogotá y otras ciudades que llevó a acciones violentas de los manifestantes, el ministro Trujillo señaló como uno de los responsable de haber animado a esas acciones de forma violenta al senador Gustavo Petro, de quien aseguró que “indigna que politiqueros con muerte y vandalismo usen destrucción causada por criminales violentos para hacer oposición calumniando a gobierno. Apoyo a institución policial, castigo a quienes hayan delinquido, respeto a protesta pacífica y acción legítima Estado contra violentos”.

Tras esa afirmación en su contra, Petro le respondió al ministro de la Defensa que “usted Carlos Holmes Trujillo, quiere procesar a quienes protestan en vez de procesar a los asesinos. Ante la masacre del pueblo bogotano usted busca impunidad, como ha sucedido con más de 700 asesinatos de líderes sociales y 51 masacres en el país. Un politiquero jugando con la guerra”.

Esta semana el duro enfrentamiento entre Mindefensa y el senador Petro se volvió a acrecentar por la misma situación. El ministro Trujillo, envió en un mensaje en Twitter, señaló al referirse a quienes promovieron los actos vandálicos que “los beneficiarios de la democracia que quisieron destruir con las armas y el delito, siguen practicando la añeja costumbre de señalarla de dictadura, mientras usan y abusan de sus mecanismos para llegar al poder e imponer después la tiranía y proyectos totalitarios”.

Y aunque no señaló de manera directa, el jefe de la Colombia Humana, Petro le respondió que “lo que usted llama democracia en aquella época en que su padre colaboraba con Pablo Escobar, era el Frente Nacional y el estado de sitio que muchos jóvenes derrotaron con la constitución del 91. Parece que usted extraña ese régimen y nos quiere devolver a él”.

El padre del ministro fue el dirigente político liberal, Carlos Holmes Trujillo, quien fue durante buena parte de su vida pública senador de la República.

La respuesta de Trujillo fue inmediata y sostuvo que “atacar cobardemente memoria de mi padre, fallecido hace 30 años, describe bien sus prácticas. Quienes lo conocieron saben que fue un intelectual, gran penalista, y orador que dio brillo al parlamento y a Colombia en cuya representación ganó concurso mundial de oratoria”.

La otra pelea de Trujillo se ha dado con el senador Jorge Robledo, quien ha sido su principal cuestionador, porque el ministro de la Defensa fue el que permitió, junto al presidente Iván Duque, que hagan presencia en el país, durante al menos tres meses, 57 militares de los Estados Unidos para acompañar la estrategia de lucha contra el narcotráfico.

Tras el anuncio de Robledo y otros senadores de la oposición que le demandarán y pedirán a la Procuraduría le investiguen disciplinarmente por haber violado la constitución, Trujillo, le notificó a Robledo que lo llevará ante los estrados judiciales.

 “Amenaza no, Senador. Lo que haré será acudir a los derechos que me garantizan la Constitución y la Ley para desvirtuar las infamias que usted acostumbra lanzar contra mi, bajo la sombrilla de la inviolabilidad parlamentaria que confunde con inmunidad o impunidad”, escribió el ministro en su cuenta de Twitter al responder a Robledo.

Para Trujillo, “eso de quien viola la ley lo van a resolver los jueces porque presentaré denuncia contra usted por múltiples delitos. Ya es hora de que deje de creer que la inviolabilidad parlamentaria es inmunidad o impunidad”.

La otra pelea política dura que está por dar el ministro Trujillo, será en los próximos días cuando tenga que enfrentar en el Senado de la República la moción de censura que tramitaron Petro y Robledo, entre otros congresistas de la oposición. Aunque la motivación de la moción es la presencia de las tropas estadounidenses, en esa sesión también se le reclamará porque está utilizando el cargo para hacer campaña.

No se puede dejar de lado la controversia que suscitó el fallo del Consejo de Estado que ordenó al mindefensa salir a pedir perdón los abusos del esmad en noviembre del año pasado cuando en las manifestaciones falleció el joven Dilan Cruz, Trujillo en una declaración aseguró que sí se disculpó y para eso recordó lo dicho en días pasados cuando pidió esas excusas tras la muerte de Javier Ordóñez en Bogotá.

POR LA PRESIDENCIA 

Las recientes acciones de Trujillo que le han llevado a enfrentar a esos dos dirigentes de izquierda, quienes ya han anunciado sus candidaturas presidenciales, han permitido interpretar que el ministro está haciendo desde su cargo sus primeros pinos para ganar no sólo la candidatura de su partido, sino también para recoger las banderas de la derecha.

El senador del Centro Democrático, John Harold Suárez, recordó que Trujillo ya fue precandidato del  partido para las elecciones presidenciales 2018-2022, como también que fue el compañero de fórmula en 2014 de Óscar Iván Zuluaga, al haber aspirado a la Vicepresidencia de la República.

 “El doctor Carlos Holmes Trujillo posee las calidades y experiencia para aspirar nuevamente a la Presidencia para el 2022 por nuestro partido”, dijo el senador Suárez, quien precisó que por ahora no se ha definido en la colectividad el mecanismo de selección del candidato.

Sin embargo, el haber picado en punta, le estaría dando una ventaja a Trujillo frente a esos eventuales competidores que tendría en el partido, como pueden ser las senadores María Fernanda Cabal y Paloma Valencia, como también el exviceministro Rafael Nieto.

Trujillo tendría además a su favor su amplia experiencia que le han llevado a ocupar varios ministerios, enfrentar situaciones complejas de gobierno, lo que de lejos le daría una mayor experiencia para manejar el Estado, lo cual se reclama a Duque, el no haber tenido un desarrollo más amplio en la vida de funcionario público.

Para el analista John Mario González, “la carrera en el sector público y la actividad política de Carlos Holmes lo apuntalan como la figura quizás en este momento más prominente del Centro Democrático de cara a las elecciones presidenciales del 2022”, sin embargo, duda que pueda llegar a ser el candidato que le haga peso a la aspiración de Gustavo Petro.

El analista asevera además que Trujillo recogerá la mala imagen y resultados pobres del presidente Ivpan Duque, lo que no le permitiría tener un apoyo masivo de los electores.

El analista Luis Estrada, es de planteamiento diferente a González, y considera que “hoy por hoy Trujillo es el ministro estrella de Iván Duque, y eso le podrá ayudar a consolidarse en su aspiración presidencial, no hay que olvidar que a los pocos meses de haber comenzado el gobierno, él reconoció en un foro que sí tenía aspiración de querer ser Presidente de la República.

Por ahora si el país se sigue dejando llevar por la senda de la polarización, el nombre de Carlos Trujillo se consolidará como la voz fuerte de la derecha y en la izquierda lo hará el senador Gustavo Petro./Colprensa

También podría gustarte