Cerrado restaurante por no cumplir la bioseguridad en El Rodadero 

3.918

Luego de ser alertados por la comunidad frente al no cumplimiento de los protocolos de bioseguridad en algunos establecimientos ubicados en el emblemático sector de El Rodadero, las autoridades de la ciudad de Santa Marta realizaron una visita de inspección en medio de la cual, se dio el cerramiento de un negocio gastronómico. 

Es así como gracias a las múltiples denuncias de los comensales, un equipo interinstitucional conformado por la Policía de Turismo; las secretarías de Salud, Gobierno y Desarrollo Económico del Distrito, llevaron a cabo visitas de inspección y vigilancias  en dichos establecimiento, en donde se realizó el cierre de uno de ellos por el no acato de las medidas de bioprotección emitidas por los gobierno Nacional, Departamental y Distrital.

De acuerdo con la Promotora Turística, Prorodadero, en dicho establecimiento las autoridades encontraron irregularidades en las normas de higiene, manipulación de alimentos y falta de puntos de desinfección.

 “En El Rodadero y en varios sectores de la ciudad, algunos empresarios, no todos, no acatan las normas de bioseguridad y no han aprendido nada de la pandemia, pues en su afán de aperturar incumplen las normas sanitarias, no solo de bioprotección, sino de higiene de manipulación de alimentos”, manifestó Iván Calderón, gerente de Prorodadero.

Y es que a pesar del masivo cumplimiento y la acogida de los protocolos de bioseguridad por gran parte del sector económico de la ciudad, todavía continúan existiendo lunares negros y falencias en la implementación y cumplimiento de medidas establecidas por la Administración Distrital, tras lineamiento del Ministerio de Salud en el proceso de reapertura gradual y reactivación de la economía.

DESDE ANTES VENÍA LA IRRESPONSABILIDAD 

De acuerdo con el gerente de la promotora Prorodadero, esta no es la primera vez que el restaurante es atrapado incumpliendo alguna norma sanitaria, puesto que, de manera increíble, el pasado 11 de septiembre, tras ser denunciados por la ciudadanía, se le impuso un comparendo sancionatorio a uno de sus trabajadores por verter residuos de grasa en el sistema de alcantarillado.

 “Increíblemente estas personas que se les cerró este restaurante, son los mismos que vertían residuo de grasa a los manjoles, así que una vez más este cierre se dio por denuncia de los propios ciudadanos”, dijo Calderón.

En su momento, el hecho causó rechazo y repudio por la falta de cultura ciudadana o respeto por la normas de higiene y bioseguridad, con la que dicha persona procedió a limpiar su trampa de grasa y de manera insólita vertió el contenido en el alcantarillado sanitario, ocasionando  graves daños al sistema.

También podría gustarte