Decenas de muertos en Nagorno Karabaj

107

Los combates se intensificaban ayer entre Azerbaiyán y los separatistas armenios de Nagorno Karabaj, en tanto el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, principal aliado de Bakú, alimentó los temores de una escalada al pedir a Armenia que se retire.  

Desde el domingo, separatistas de Nagorno Karabaj, apoyados por Armenia, y las tropas de Azerbaiyán, se enfrentan en los combates más mortíferos desde 2016.

El lunes por la noche, las autoridades de Nagorno Karabaj anunciaron que otros 26 separatistas armenios murieron en enfrentamientos con las fuerzas azeríes, lo que sitúa el balance de pérdidas rebeldes en 84.

Con anterioridad, el portavoz del ministerio armenio de Defensa, Artsrun Hovhannisyan, informó de una “ofensiva masiva” de las fuerzas azerbaiyanas en los flancos sur y nordeste de la línea del frente.

El balance total, incompleto, se elevaba el lunes por la noche a 95 muertos, 11 de ellos civiles: nueve en Azerbaiyán y dos en el lado armenio.

Azerbaiyán, país de habla turca de mayoría chiita, reclama el control de Nagorno Karabaj, una provincia de mayoría armenia, cristiana, cuya secesión en 1991 no fue reconocida por la comunidad internacional.

Una guerra abierta entre Ereván y Bakú podría desestabilizar el Cáucaso sur, sobre todo si Turquía y Rusia intervienen.

Sin embargo, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, pidió el lunes a Armenia poner fin a lo que calificó de “ocupación de Nagorno Karabaj”.

“Turquía seguirá apoyando al país hermano y amigo que es Azerbaiyán […] por todos los medios”, dijo, alentando a Bakú a “tomar cartas en el asunto”.

CONSEJO DE SEGURIDAD 

El Consejo de Seguridad de la ONU convocó para el martes una reunión de urgencia a puerta cerrada sobre la región de Nagorno Karabaj, golpeada el fin de semana por violentos combates entre Azerbaiyán y los separatistas armenios, informaron este lunes fuentes diplomáticas a la AFP.

La reunión, que se celebrará hacia las 17H00 (21H00 GMT), fue solicitada por Bélgica a raíz de una iniciativa de Alemania y Francia, según las mismas fuentes.

Desde el domingo fuerzas del enclave separatista de Nagorno Karabaj, apoyadas política, militar y económicamente por Armenia, luchan contra tropas de Azerbaiyán en los combates más mortíferos desde 2016.

El mismo domingo, Estonia, miembro no permanente del Consejo, subrayó la necesidad de convocar una junta sobre la crisis. El Reino Unido se unió a la petición europea.

Según los diplomáticos, una declaración podría ser publicada al final de la reunión, ya sea por el Consejo de Seguridad o por los miembros europeos del órgano, si no se llega a un consenso con los demás socios.

También podría gustarte