Vacuna contra el virus no estará lista antes de elecciones de EE.UU. 

105

La empresa estadounidense Moderna anunció que las pruebas clínicas de su vacuna experimental contra la covid-19, una de las más avanzadas, no darán resultados antes del 25 de noviembre, excluyendo cualquier comercialización antes de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. 

“Tendremos suficientes datos sobre la seguridad (de la vacuna) el 25 de noviembre, para poder solicitar una aprobación de emergencia de la Agencia Federal de Medicamentos, siempre y cuando los datos de seguridad sean positivos”, dijo Stéphane Bancel, director general de Moderna, en una conferencia organizada por el diario Financial Times.

Moderna, junto con las farmacéuticas estadounidenses Pfizer y Johnson & Johnson, se encuentra en la fase 3 de las pruebas clínicas, en la que la vacuna experimental o un placebo se inyecta al azar en decenas de miles de voluntarios para verificar que la vacuna sea segura y eficaz.

La prueba de fase 3 de la vacuna de AstraZeneca/Oxford está actualmente suspendida en el país.

El presidente estadounidense, Donald Trump, candidato a un segundo mandato, ha expresado en repetidas ocasiones el deseo de obtener una vacuna antes de las elecciones del 3 de noviembre, lo que ha suscitado la preocupación de los expertos en salud pública por la posible presión política sobre el proceso de reglamentación.

Sólo un laboratorio, Pfizer, espera resultados para finales de octubre, unos días antes de la votación, lo que permitiría a la empresa solicitar inmediatamente la aprobación de la Agencia Federal de Medicamentos. Este protocolo de ensayo prevé un análisis provisional de los datos en una etapa relativamente temprana en comparación con los otros.

Pero científicos, bioestadísticos y expertos en pruebas clínicas advirtieron de los riesgos de una aprobación tan rápida, pues estiman más pertinente probar la vacuna durante unos meses más para estar seguros de su eficacia y de sus posibles efectos secundarios, especialmente porque la vacuna se administraría a cientos de millones de personas.

EN LA FLORIDA 

Florida registró 175 muertos de coronavirus ayer miércoles, menos de una semana después de que el gobernador republicano, Ron DeSantis, reabriera la economía del estado estadounidense en una decisión que según sus detractores es motivada políticamente.

El Departamento de Salud registró 1.948 nuevos casos de covid-19 y 175 muertos en este estado del sureste para un total de 14.317.

Cuando Florida, con 21 millones de habitantes, era uno de los focos mundiales de la pandemia en julio y agosto, estaba registrando cifras diarias de muertos de entre 100 y 200 personas, con un récord de 276 en un día, según la Universidad Johns Hopkins.

Citando la reducción de nuevos casos diarios, que se mantiene en los 3.000 respecto de los 10.000 de dos meses atrás, el gobernador DeSantis reabrió el viernes la economía y eliminó las restricciones impuestas a bares y restaurantes, que ahora pueden operar al 100%.

También prohibió a los alcaldes cobrar las multas que éstos impusieron a quienes no llevan tapabocas o incumplen otras normas de distanciamiento social, en una decisión que tomó por sorpresa tanto a los funcionarios como a los dueños de los negocios. /AFP

También podría gustarte