Asociación de Clínicas y Hospitales advierte sobre la salud mental de médicos y pacientes

86

El director de la Asociación de Clínicas y Hospitales, Juan Carlos Giraldo, afirmó que el sector de la salud tiene grandes retos en la nueva fase de la atención de la pandemia del Covid 19.

Indicó en el programa de ‘Prevención y Acción’, que conduce el presidente Iván Duque, que se tienen que reactivar los servicios médicos que fueron suspendidos por la cuarentena obligatoria a nivel nacional.

“Hay unos retos importantes, una reapertura segura, la cual está enfocada en el manejo de todas la patologías que quedaron represadas, porque tuvimos que aplazar algunas atenciones”, indicó.

Agregó que además se tiene que trabajar por generar confianza en la comunidad para que regrese al sistema de salud y se confíe en los profesionales que están trabajando en el sistema de salud del país.

“Hay que hacer una campaña para darle confianza a los colombianos para que regresen a los centros hospitalarios y reactiven sus tratamientos médicos que son muy importantes para garantizarles una atención con calidad”, sostuvo.

Giraldo además dijo que se deben tener en cuenta otros apoyos para aliviar financieramente a los hospitales y clínicas. “Una segunda fase del pago por disponibilidad, una segunda fase de la compra de cartera, un acuerdo de pinto final en el régimen contributivo, que sea eficaz, con la que se logre un alivio financiero”, manifestó.

Dijo además que se tiene un reto importante que muy pocos quieren ver como es la salud mental de las personas, pero también de los trabajadores de la salud.

“Este es un trabajo silencioso que no se puede olvidar, pero creemos que se puede complementar con una política de fomento hospitalario en las instituciones pediátricas y demás centros hospitalarios públicos”, destacó.

Resaltó que la Asociación de Clínicas y Hospitales reúne a 1.800 instituciones hospitalarias, de las cuales 930 son públicas y 900 privadas, las cuales representan 90 mil camas, que alistaron para la atención de la pandemia.

“En el momento inicial con las primeras alertas se planearon diferentes etapas; la primera se convirtió en una fase de expansión interna, en la que se capacitó al personal, aumentando los elementos de protección y se diseñaron áreas específicas, para liberar capacidad de las Unidades de Cuidados Intensivos dentro de las entidades; estrategias que permitieron bajar la ocupación al 50%”, manifestó.

Agregó que en la segunda fase, que arrancó a finales del mes de mayo, con el arribo de los equipos, sumados a los que ya se había conseguido en el sector público y privado, “comenzamos esa expansión externa de manera que la crisis de pacientes no se diera y pudiéramos responder; pasamos de 5.300 camas a más de 10.600, lo que ha representado un gran esfuerzo para talento humano en salud”, agregó.

Subrayó que en la tercera fase, que no ha sido muy visible, en momentos en que se tuvieron el 80% o más del 90% de ocupación en las UCI, se diseñaron una serie de acciones para que emergencias no se convirtieran en desastre.

“Estos espacios están ahí, no se ha utilizado hasta el momento, pero se hizo la tarea preventiva porque se crearon nuevas áreas, se capacitó al personal para estar preparados cuando se requieran activar”, puntualizó.

Fuente: Sistema Integrado de Información

 

También podría gustarte