Facebook e Instagram bloquean cuentas de teoría conspirativa QAnon que apoya a Donald Trump

109

Facebook anunció el martes el bloqueo de todas las cuentas vinculadas al grupo que promueve la teoría conspirativa QAnon en esa red social y en Instagram, de la que es propietaria.

“Eliminaremos todas las páginas y grupos de Facebook y las cuentas de Instagram que representen a QAnon, incluso si no contienen contenido violento”, dijo el gigante de internet en una publicación de blog.

La medida intensifica los esfuerzos de Facebook para luchar contra las campañas de desinformación a veces respaldadas por el presidente Donald Trump, semanas antes de las elecciones estadounidenses del 3 de noviembre.

Las acciones tanto de Facebook como de Instagram fueron contra cuentas vinculadas a “grupos anarquistas fuera de línea que apoyan actos violentos en medio de protestas, organizaciones de milicias con sede en Estados Unidos y QAnon”, dijo la plataforma en una publicación de blog.

En agosto, Facebook eliminó a cientos de grupos vinculados a la teoría de la conspiración QAnon de extrema derecha e impuso restricciones a casi 2.000 más como parte de una ofensiva contra un alza de la violencia.

Facebook dijo que endureció su prohibición sobre QAnon después de notar que, a pesar de eliminar publicaciones que promovían directamente la violencia, los mensajes de los seguidores de QAnon se adaptaron para evitar restricciones.

Un ejemplo fue que QAnon usó la plataforma para afirmar que ciertos grupos iniciaron incendios forestales que asolaron la costa oeste, lo que desvió la atención de la policía y los bomberos.

¿Qué es QAnon, el movimiento conspiracionista que apoya a Trump?

QAnon es una conspiración de la extrema derecha estadounidense. En este período de campaña electoral para la presidencia, encontramos allí a los más fervientes partidarios de Donald Trump. QAnon se ha abierto camino desde la profundidad de las redes anónimas hasta la realidad política norteamericana.

“No sé mucho sobre este movimiento aparte del hecho de que me quieren”, dijo Trump el 19 de agosto en una conferencia de prensa de la Casa Blanca cuando se le preguntó sobre el movimiento QAnon, “Dicen que están salvando al mundo de una red de gente satánica y pedófila”, dijo un reportero. “Pero si puedo ayudar a salvar al mundo de algunos de los problemas, estoy dispuesto a hacerlo”, sostuvo.

Una teoría conspirativa

QAnon es principalmente una teoría de conspiración. Sus defensores creen que un proyecto satánico y pedófilo está controlando secretamente el gobierno de los EE.UU. y el país entero. Esta malvada red estaría formada por personalidades del Partido Demócrata, como Hillary Clinton o Barack Obama, pero también por estrellas del mundo del espectáculo y hombres de negocios influyentes. Y, según la creencia de QAnon, Donald Trump está librando una guerra clandestina para liberar a los Estados Unidos de este grupo malvado. Incluso se dice que es el principal objetivo de su llegada a la Casa Blanca.

Q, un usuario anónmo de Internet

Detrás de esta teoría de la conspiración hay un usuario anónimo de Internet. Su seudónimo es la letra Q, y dice ser un funcionario estadounidense. Desde octubre de 2017, Q ha estado publicando mensajes enigmáticos en foros anónimos que divulgaban información clasificada sobre esta guerra secreta liderada por Donald Trump. Durante casi tres años, Q ha estado prediciendo los arrestos inminentes y simultáneos de miles de miembros de la supuesta red satánica, que luego serán transferidos a la base militar estadounidense de la Bahía de Guantánamo en Cuba para ser juzgados y sentenciados a muerte. Por supuesto, nada de esto ha sucedido.

Cada vez más seguidores

Aunque no hay hechos que apoyen ninguno de los detalles de esta teoría de la conspiración, está encontrando cada vez más partidarios. Muchos investigadores estadounidenses han estado estudiando durante varios meses las razones que podrían explicar lo que se está convirtiendo en un verdadero fenómeno.

Primero, están mirando la forma en que Q formula sus mensajes. A menudo se escriben en forma de preguntas: “¿Qué político está en los titulares hoy en día? ¿Por qué? ¿Y cómo se relaciona con el político que fue el centro de atención de los medios la semana pasada?”. Estas vagas preguntas llevan a los partidarios de QAnon a tomar medidas ellos mismos. Durante horas, buscarán en la red pistas que puedan responder a las preguntas de Q.

De esta manera, cada miembro de la comunidad QAnon produce por sí mismo todo tipo de teorías conspirativas, alimentando una especie de gran narrativa colectiva exclusivamente para los “insiders”. Los seguidores de QAnon también creen que reciben mensajes codificados del propio Presidente. Como cuando Donald Trump pronuncia el número 17 en uno de sus discursos, siendo la letra Q la decimoséptima letra del alfabeto.

Con el tiempo, QAnon se ha convertido en un movimiento en el que se pueden encontrar todo tipo de teorías de conspiración: desde los ataques del 11 de septiembre de 2001 hasta el asesinato del Presidente John Fitzgerald Kennedy, pasando por la epidemia de Covid-19, y recientemente en las manifestaciones contra la violencia policial. En un momento en que la desconfianza en las clases políticas tradicionales está ganando terreno, sus partidarios ya no se encuentran sólo en los Estados Unidos sino en todo el mundo, incluida Francia. QAnon permite a un número creciente de personas sentir – y sólo sentir – que pueden explicar un mundo que está más allá de su comprensión.

El gran salto: de la web a la política de EE.UU.

Aunque los medios de comunicación estadounidenses han publicado encuestas periódicas sobre QAnon durante varios años, este movimiento ha atraído cada vez más atención porque sus seguidores son cada vez más visibles. Desde el comienzo de la campaña para la reelección de Donald Trump, han estado apareciendo, especialmente durante las reuniones del presidente: la letra Q está en todas partes, impresa en camisetas y banderas. Pero eso no es todo. Según la ONG Media Matters for America, que se especializa en verificar la información publicada por los medios de comunicación conservadores estadounidenses, más de 60 candidatos republicanos que se presentan a las elecciones parlamentarias de noviembre han apoyado o propagado el contenido de QAnon.

El 4 de julio, Día de la Independencia de los Estados Unidos, Michael Flynn, ex asesor de seguridad nacional de Donald Trump, publicó un vídeo en Twitter en el que él y varios otros proclamaron el lema del movimiento: “Donde va uno de nosotros, vamos todos”.

Pero también hay recién llegados a la arena política, como Marjorie Taylor Greene, que ganó la primaria del Partido Republicano en el muy conservador Distrito 14 del estado de Georgia el 11 de agosto. Marjorie Taylor Greene apoya abiertamente a QAnon y comparte regularmente el contenido de este movimiento. Tiene casi garantizado un puesto en Washington después de las próximas elecciones a la Cámara de Representantes. Donald Trump la felicitó cálidamente en Twitter por su victoria en las primarias.

QAnon: Amenaza potencial de terrorismo doméstico, según el FBI

Hace un año, el FBI llamó a QAnon una “amenaza potencial de terrorismo doméstico”. Ya se han cometido varios actos de violencia en relación con este movimiento. En las últimas semanas, Twitter ha cerrado 7.000 cuentas vinculadas al movimiento. Después de algunas dudas, Facebook ha tomado finalmente medidas similares: 800 grupos, 100 páginas y 1.500 anuncios directamente vinculados a QAnon han sido eliminados.

Hoy en día, los seguidores de QAnon son ciertamente los más ardientes partidarios de Donald Trump. Hay que decir que el candidato tiene todo para complacerlos. Nunca antes un presidente había divulgado tanta información falsa. Nunca antes un presidente de los Estados Unidos había cuestionado tanto las instituciones de su país. Con sus agudas críticas a los servicios de inteligencia, sus repetidas acusaciones verbales contra el nebuloso “estado profundo” en el que una jerarquía paralela tendría el poder real y, más recientemente, con sus advertencias sobre la amenaza de un fraude electoral a gran escala -organizado por demócratas que intentarían robarle la reelección mediante el voto en ausencia generalizado- Donald Trump se ha convertido en el defensor de las teorías de conspiración más radicales, de todo un mundo irreal y ficticio que no se basa en ninguna prueba tangible.

Mientras que el presidente se está quedando atrás en las encuestas, su equipo de campaña está tomando la delantera: Varios periódicos de EE.UU. han encontrado que los anuncios electorales que su campaña ha emitido en los últimos días en la televisión en varios estados clave han incluido elementos de la iconografía de QAnon.

El 24 de agosto, el editorialista del New York Times Paul Krugman lo resumió así: “QAnon es la última y mejor oportunidad de Donald Trump. La única esperanza de Trump para la reelección es el miedo mismo”.

También podría gustarte