12 mil nacimientos en el primer semestre del año en el Magdalena

301

Durante los primeros seis meses del año vigente, 116 niñas entre los 10 y 14 años se convirtieron en madres, de estas 26 se localizaron  en la ciudad de Santa Marta; 16 en la Zona Bananera y otras 14 en Ciénaga 

Iniciar la maternidad a temprana edad implica un conjunto de cambios físicos y psicológicos para los cuales las adolescentes, ni fisiológicamente, ni mentalmente están preparadas para asumir. Según el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, el embarazo en adolescente genera afectaciones negativas tanto en la salud, como en la situación socioeconómica de la gestante y sus hijos.

Llama la atención que pese a las campañas adelantadas por las diferentes autoridades de este territorio, para contrarrestar los embarazos a temprana edad, aún clasifica un número significativo de casos relacionados con el tema en el departamento del Magdalena.

Según las más recientes estadísticas entregadas por  el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, Dane, durante los primeros siete meses del año 116 niñas entre los 10 y 14 años se convirtieron en madres,  de estas 26 se localizaron  en la ciudad de Santa Marta; 16 en la Zona Bananera y otras 14 en Ciénaga.

Cabe mencionar que, entre 2.979 mujeres entre los 15 y 19 años de edad resultaron embarazadas para la primera mitad del año en el departamento del Magdalena.

Con respecto al total de los embarazos  el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, Dane, confirmó que entre el 1 de enero y el 30 de julio de 2020, en el territorio magdalenense se reportaron un total de 12.163 nacimientos, de los cuales el 52,4% correspondió a hombres y el 47,5% a mujeres.

En el área metropolitana, el indicador más alto lo reportó la ciudad de Santa Marta con 4.841 nacidos vivos, seguido de Ciénaga con 1.152, Zona Bananera con 839 y, finalmente, Fundación con 724.

De acuerdo con este informe del departamento estadístico, las madres de dichos bebés, en una alta proporción, son personas que están entre los 20 y 29 años de edad.

PREOCUPACIÓN DESDE SIEMPRE 

Esta es una situación que por año ha aquejado al departamento del Magdalena y principalmente a su capital, Santa Marta, pues el informe de calidad de vida reveló que la ciudad pasó de 1.920 casos de embarazos adolescentes registrados en 2018, a 1.996 en 2019, es decir, tuvo un aumento es de alrededor del 3 por ciento.

“Parte de lo que queremos señalar en materia de Salud Pública, es que ha habido un aumento asociado a los casos de embarazos adolescentes. Si bien el porcentaje como participación del total disminuyó, los casos de embarazo adolescentes aumentaron en la ciudad y han ido aumentando desde el 2017”, precisó Lucas Gutiérrez, director del programa ‘Santa Marta Cómo Vamos’.

De igual manera, el análisis basado en indicadores construidos a partir de fuentes de información nacionales y distritales, indicó que actualmente Santa Marta, dentro de las 21 ciudades principales del país, es la segunda con mayor incidencia de embarazos adolescentes con un porcentaje del 21 por ciento.

 “Esto tiene unas implicaciones importantes en el sentido en que los embarazos adolescentes son factores de riesgo para generar trampas de pobreza. Si una adolescente queda embarazada difícilmente puede ingresar a la educación superior; el papá tiene que trabajar para responder y el niño va a nacer con ciertas condiciones y características, aquí se genera todo un círculo vicioso a partir de una condición, el embarazo adolescente”, precisó Gutiérrez.

El experto señaló que, el embarazo adolescente es uno de los mayores temas en los que el gobierno local tiene que focalizarse, principalmente por la alta  incidencia que tiene el fenómeno si se compara con otras ciudades del país.

Es válido precisar que, Santa Marta solo es superada por Riohacha que registra el 23% y se coloca por encima de Montería que notifica un 20 por ciento de embarazos adolescentes.

LOS RIESGOS 

En consecuencia a esta problemática, que no acarrea solo a Santa Marta, si no es de orden mundial, la Organización Mundial de la Salud, OMS, manifiesta una serie de riesgos que no solo la madre adolescentes pueden sufrir, sino también el bebé estaría siendo afectado a causa de embarazos precoces.

Entre los riesgos más comunes por embarazos adolescentes se encuentran las deformaciones congénitas y problemas durante el desarrollo, esto es debido a que la madre aún no ha alcanzado su madurez sexual, por lo tanto no puede darle al niño todo los requerimientos que necesita para su completa formación, en casos más severos el infante puede fallecer al nacer o no llegar al año de vida.

Otro de los peligros se presenta al momento del parto, al no estar el cuerpo de la adolescente desarrollado para afrontar un embarazo, los partos de adolescentes suelen tener muchas complicaciones, lo que puede dejar graves secuelas a los niños que vienen en camino.

Y finalmente puede causar problemas físicos, dado que la adolescente no ha alcanzado su etapa reproductiva, suele acarrear problemas como anemia, dolores durante la gestación, entre otros.

También podría gustarte