Pedro Capó y su contacto con la sabiduría indígena

27

Por SERGIO VILLAMIZAR D

Durante los últimos 20 años Pedro Capó ha viajado, periódicamente, desde su natal Puerto Rico, hasta el corazón profundo de la Amazonía peruana, para encontrarse con su sabiduría indígena y nutrirse de ella.

Siempre llega a un lugar llamado ‘Munay’, palabra en quechua que significa amor, y por eso, tomó la decisión de llamar así su nuevo trabajo discográfico, que se encuentra disponible hace tan sólo algunas semanas en las principales plataformas digitales.

Un esperado álbum, pues Capó llevaban varios años sin presentar un trabajo discográfico con canciones inéditas, pues gracias al fenómeno en el cual se convirtió su tema ‘Calma’ y sus distintas versiones, lo mantuvieron bastante ocupado.

Pedro Capó habló con Colprensa sobre ‘Munay’, sus canciones, sus constantes viajes a la Amazonía peruana y lo que será las celebraciones de sus 40 años de edad.

LAS DISTINTAS CARAS DEL AMOR

¿Cómo surgió el concepto del disco Munay?

‘Munay’ significa en Quechua, amor absoluto propio, incondicional, y porque llevo trabajando con el chamanismo peruano desde hace 20 años. Además, el campamento donde realizo mi retiro espiritual en el Perú lleva como nombre Munay.

Ahí se me ocurrió traer a la mesa un concepto musical basado en el amor en diferentes facetas, el amor del perdón, la compasión, la  empatía, amor a las cosas simples de la vida, a las cosas que todos tenemos acceso, al amor sexual, al obsesivo y nuestras responsabilidades sociales. De ahí viene ‘Munay’ como celebración a mis 20 años de carrera y mi contribución a estos tiempos difíciles.

¿Cómo ha sido ese constante contacto con la cultura indígena del amazonas peruano?

Muchísimo, es parte integra de mi vida, parte fundamental en mi crecimiento espiritual, que me ayuda a mi sanación emocional y física.

Me ayuda en mis relaciones interpersonales, así como en mi éxito musical. Es una medicina increíble, aunque sé que no es la única manera, pero es la que me ha funcionado a mí para alimentar el alma, con procesos que me generan estas perspectivas que terminan en canciones, que me canto a mí mismo, porque no tengo maestría de nada, al contrario, sigo estudiando y aprendiendo día a día.

¿Enseñanzas claves para afrontar una pandemia como la actual?

Totalmente. Hablando de la primera canción del disco, ‘Day by day’, es una oda a vivir el presente que es lo único que tenemos, y ahora, casualmente estamos obligados a vivir el presente, ‘el día a día’, para apreciar las cosas inmediatas que tenemos en nuestro entorno, pero también apreciar las cosas a las que ya no tenemos acceso, qué tal vez dimos por hechas, que siempre tendríamos a la mano, como los abrazos, el café de la esquina o congregarnos.

¿En qué momento nace esta canción?

Justo antes. Parece que un aire de premonición andaba por ahí y bonito que aplique en estos tiempo, pero bonito que aplica siempre, porque el presente es lo único que tenemos. Es así donde se suelta todo, se sana y se renace. Es la bendición más linda que tenemos.

A veces vivimos muy aferrados al pasado, lo sufrimos tanto y no existe. También vivimos con ansiedad a un futuro que no existe. De eso hablamos en la canción, de vivir el aquí y ahora.

AÑOS DESPUÉS

¿Un buen tiempo llevaba sin presentar un álbum de canciones inéditas?

En el 2017 lanzamos ‘En letra de otro’ que fue un disco documental, de un ejercicio de agarrar canciones icónicas del pop latinoamericano. La idea era romperlas y volverlas a armar desde mi perspectiva como cantautor, así que no fue un disco con canciones propias.

Luego de eso, lanzamos mi canción ‘Calma’, que siempre fue parte de ‘Munay’, pero se nos salió de las manos de manera hermosa que nos hizo cambiar todas las fechas del proceso del álbum porque no queríamos cortarle las alas.

Luego empezamos a calentar el disco con la canción ‘Buena suerte’ y llega la pandemia, entonces nos hizo ajustarlo todo. Pero al final, el tiempo siempre es perfecto.

¿Cómo nacieron las canciones para Munay?

Fueron las canciones que nacieron en ese momento de mi vida, con un hilo conductor natural, sin forzarlo ni tratar de crear canciones para esto. Se fue dando solo, hasta que decidimos cerrarlo y dejar algunas canciones por fuera.

¿Con una carátula especial el álbum?

Un privilegio trabajar con artistas que admiro muchísimo, como el muralista y artista plástico Alexis Díaz. Tuvimos una conversación, le encantó el concepto, fuimos conectando en persona, hablando de la vida y los simbolismos. Lo llevó todo a otro nivel.

¿Cómo ha sido este tipo de pandemia para Pedro Capó como compositor?

Personalmente ha sido nutritivo. Muchas veces los artistas necesitamos de estos paréntesis, esos silencios para integrar y procesar todo lo vivido y plasmarlo en cualquiera que sea nuestro medio artístico. También nos ha dado cierto sentido de autosuficiencia, hemos tenido que hacer estudios en nuestra casa y empezar a trabajar a distancia y eso pues su lado tiene positivo.

¿‘Munay’, un álbum con pocas colaboraciones de otros artistas?

Más allá de ‘Calma’ con Farruko, no hay colaboraciones. Al llevar tanto tiempo sin lanzar un disco inédito y al ser un disco tan personal, sentí que debía defenderlo solo, y que no se confundiera la intención del disco, que luego de ‘Calma’ quería seguir con 20 colaboraciones más. Quiero que tenga su propia vida en su pureza.

/Colprensa

 

También podría gustarte