La buena memoria de la Selección de Queiroz 

33

La huella futbolística de la Selección Colombia, que completó 15 partidos bajo el mando del técnico portugués Carlos Queiroz, suplió este viernes el poco tiempo de preparación (tres entrenamientos) por causa de la pandemia del coronavirus.

Así quedó demostrado en el estadio Metropolitano, donde se impuso por 3-0 a Venezuela en un prometedor comienzo de la Eliminatoria suramericana al Mundial Catar-2022, como lo hizo para Rusia-2018 cuando inició con un 2-0 ante Perú.

La Tricolor, que no jugaba desde el 20 de noviembre de 2019 cuando superó en un amistoso por 1-0 a Ecuador, se notó cómoda en su casa, a pesar de la soledad de las tribunas y la falta de ese aliento al que está acostumbrada por el fervor de los barranquilleros. El calor y la humedad tampoco hicieron mella en los jugadores, la mayoría venidos de ligas de Europa.

El rival, del que se esperaba mayor exigencia porque en los últimos enfrentamientos había complicado a los colombianos, anoche permitió que el juego se resolviera en el primer tiempo.

Con los tres puntos asegurados, Queiroz aprovechó la etapa complementaria para refrescar la nómina y rotó a sus hombres, pensando en que el martes venidero tendrá un exigente examen en Santiago de Chile.

El timonel luso, que le ganó la partida a su compatriota José Peseiro, quien fue su asistente, tuvo inclusive la oportunidad de darle minutos a Steven Alzate y Alfredo Morelos, dos jóvenes que hacen parte del relevo generacional.

Entre los aspectos para resaltar está el buen momento de los delanteros Zapata y Muriel, que pusieron a gozar a los hinchas colombianos como lo hacen en cada fecha de la Liga italiana con Atalanta.

Juan Guillermo Cuadrado también despejó dudas y ratificó que aunque en la Juventus lo utilizan de lateral derecho, cuando llega a la Selección se inspira en el medio.

Y el arquero Camilo Vargas, quien remplazó David Ospina y pese a que no fue muy exigido, demostró que está listo para asumir su rol.

También podría gustarte