Se ‘disparan’ las muertes de electrocutados en Santa Marta 

190

POR  
KATIA VÁSQUEZ  

De manera alarmante han crecido las muertes por accidentes eléctricos en la capital del Magdalena. En menos de dos meses se han registrado 7 muertes por esta causa.  

Según los expertos, las muertes por electrocución en Santa Marta, se dan por descuido o la mala práctica a la hora de manipular la electricidad.

El hecho más reciente sucedió en el barrio Tayrona, en el que un hombre de 35 años de edad perdió la vida en un accidente cuando se encontraba en el techo del inmueble, la víctima que se dedicaba a los oficios varios desarrollaba labores de mantenimiento a un aire acondicionado, y al parecer de manera accidental tocó con la cabeza el cable de alta tensión, lo que produjo que recibiera una sacudida que terminó por quitarle la vida de manera instantánea.

Este caso es el séptimo de muerte en condiciones similares en solo dos meses que se reporta desde la capital del Magdalena.

Esta situación deja en evidencia tres fenómenos, uno de ellos es que la mayoría de las víctimas son de nacionalidad extranjera, por otro lado, está el tema de la falta de afiliación a la seguridad social y también, está el desconocimiento de las normas, las personas que han fallecido por descargas eléctricas en los últimos 60 días han estado haciendo trabajo de altura sin estar certificado.

Lo más preocupante de esta situación, es que las familias de las víctimas aseguran que no están siendo escuchados por las autoridades para que se tomen correctivos en la expedición de permisos de construcción y así se eviten más accidentes mortales.

MALAS PRÁCTICAS

Carlos Campo López, experto en seguridad industrial y salud ocupacional, advierte que actualmente en Santa Marta no se están haciendo inspecciones para verificar el cumplimiento de las normas mínimas de seguridad en las construcciones y responsabiliza a la justicia colombiana por la falta de resultados serios en la investigación de estos casos.

“Van siete muertes por accidentes de trabajo en alturas, es la labor más peligrosa que se tiene en la ciudad y la mortalidad mayor es en la parte laboral del sector de construcción, además, en el caso de las personas que han muerto electrocutadas, se reporta que todos estaban haciendo trabajo de altura sin estar certificado, además, ninguno de los fallecidos es electricista. En Santa Marta, se están realizando las labores sin ningún control y es la razón por la que hay una accidentalidad tan alta en una ciudad tan pequeña”, aseguró Campo.

Por otra parte, expertos advierten que, entre las prácticas que más accidentes eléctricos causan están el contacto de redes en mal estado, la manipulación de conexiones por personas inexpertas, tender ropa en cables y bajar objetos, como cometas, de tendido eléctrico.

Según lo informado, las personas más vulnerables a este tipo de accidentes son los usuarios de bajos ingresos, los niños, los sectores rurales y los constructores informales.

PROFESIÓN PELIGRO  

De igual manera, el experto en seguridad industrial, indicó que, “el trabajo informal se convirtió una profesión peligro que está generando en la ciudad una accidentalidad mortal en la labor, es una situación que necesita intervención de manera urgente del Estado, del Ministerio de Trabajo, de igual manera, la Alcaldía a través de sus secretarías, deben ponerle el ojo a la situación y evitar que se sigan presentando tragedias como estas”.

Y si bien, es factible describir la labor informal como una profesión peligro, toda vez que si se mencionan las personas que fallecieron en accidentes eléctricos, son personas que se dedican a oficios varios, es decir, son jardineros, pintores, maestros de obra, reparadores de aires acondicionados, demostrando con esto que, la falta de certificación de los técnicos eléctricos está incrementando las muertes por accidentes en los hogares de la ciudad.

SIN NADIE QUE RESPONDA

Otras de las situaciones que causa preocupación, en el caso de las personas que fallecen ejerciendo una labor informal, es que no hay quien responda por ellos.

Así lo confirmó Carlos Campo, “en el caso de las personas que fallecieron a causa de una descarga eléctrica en la ciudad de Santa Marta, nadie, absolutamente nadie, ha respondido por esas personas, para sus gastos fúnebres, a las familias les toca casi que pedir limosnas, rebuscarse entre amigos, vecinos y conocidos para poder sepultar a sus seres queridos”.

En este sentido, se conoció que los muertos por accidentes eléctricos, ninguno estaba afiliado a una Administradora de Riesgo Laboral, ARL o una EPS,  “todos murieron sin seguridad social, lo que quiere decir que, no tenían ARL, que un seguro de vida que le garantiza a una personas si se muere en una actividad laboral, la cual le garantiza a la familia los gastos funerarios entre otros,  además, no tenían fondo de pensiones, por estas razones, las familias termina pidiendo ayuda para poder sepultar”.

Seguidamente, Campo López, indicó que “es una situación bastante triste, por poner un ejemplo, en el caso del obrero que murió en el barrio Rincones de Santa Cruz, cuando  se encontraba realizando trabajos en la fachada de la edificación, movió el andamio que era utilizado para dicha labor y, desafortunadamente, este hizo contacto con los cables de alta tensión, lo que le produjo una fuerte descarga eléctrica que terminó por quitarle la vida de manera instantánea, a este persona, los dueños de la casa le regalaron el ataúd, sin embargo, su familia tuvo que buscar el resto de plata para darle cristiana sepultura”.

FUERA DE LAS NORMAS  

Otro de los aspectos que destacó el experto de seguridad industrial y salud ocupacional, es que, “es una situación bastante complicada, este es un fenómeno demasiado brutal, sin poder tener el alcance de cómo ayudarle, porque es que están fuera de la norma, la cual dice que al realizar una labor, el trabajador debe tener una EPS, ya sea del Estado o cualquier otra particular, tener un fondo de pensiones, una ARL y desafortunadamente ninguna de estas tres cosas que dice el estado para ejercer una labor se cumplen”.

También resaltó que, “el Estado tiene que hacerse responsable de la labor informal del que habita en la ciudad, en especial este grupo extranjero que han fallecido en la ciudad trabajando de manera informal, viviendo del rebusque para llevar el sustento a sus hogares y que en muchas ocasiones exponen sus vidas”.

 “La Rama Judicial, incluyendo la Fiscalía, no tiene investigadores especialistas en salud ocupacional y accidentes de trabajo. No hay una sola respuesta a favor de las familias de las víctimas y a los totales responsables no les pasa nada, no hay una sanción y siguen dando permisos como si nada”, puntualizó Campo.

RECOMENDACIONES

Campo López, explica que “lo primero que se tiene que hacer, es que la persona que va laborar tenga como mínimo elementos de protección personal, que tenga nociones de seguridad industrial y salud ocupacional para que pueda hacer el análisis por el oficio que va a realizar, son dos cosas muy importantes”.

Es importante mencionar que, para evitar accidentes con energía eléctrica debe tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

No manipule el cableado de alta tensión.

Fíjese que su vivienda no esté cerca de los cables.

Revise los enchufes y conexiones de los cables de casa.

No recargue las tomas con varios enchufes.

Tome precauciones para que los niños no jueguen con las tomas eléctricas.

Según los expertos, cuando el cuerpo recibe una descarga leve, es posible que solo sientas un ligero hormigueo en la piel, pero a medida que una descarga aumenta, la corriente puede causar quemaduras de leves a severas, o incluso contracciones musculares y convulsiones debido a que los nervios y los músculos se sobreestimulan.

También podría gustarte