Todos hermanos 

23

Fratelli tutti, es el título de la tercera Encíclica (3/10/2020) del Papa Francisco. Un texto que revela su coherencia ideológica y su rica y sólida vida interior. Es un documento eminentemente político enmarcado en los más altos valores espirituales o religiosos.

Está basado en sus Encíclicas anteriores y en sus discursos, cartas, mensajes y exhortaciones. También en documentos de sus antecesores. Y de algunas personalidades no católicas, Gandhi, Martin Luther King, Desmond Tutu.

Se refiere al tema de la amistad, de la vecindad, del populismo, del neoliberalismo, del mercado, los derechos de las mujeres, el tráfico de órganos, de los miedos ancestrales, del perdón, la reconciliación, las mafias, los migrantes y otros tópicos no menos relevantes.

Vale la pena leerla en su integridad. Con mucho esfuerzo he seleccionado unas líneas entre más de 200 párrafos que por supuesto llevan la carga de mis preferencias muy subjetivas:

  1. Incapacidad de actuar conjuntamente (en referencia al manejo de la pandemia).
  2. La historia da muestras de estar volviendo atrás.
  3. Los conflictos locales y el desinterés por el bien común son instrumentalizados por la economía global para imponer un modelo cultural único.
  4. ¿Qué significan hoy algunas expresiones como democracia, libertad, justicia, unidad? Han sido manoseadas y desfiguradas para utilizarlas como instrumentos de dominación, como títulos vacíos de contenido que pueden servir para justificar cualquier acción.
  5. La política ya no es así una discusión sana sobre proyectos a largo plazo para el desarrollo de todos y del bien común, sino sólo recetas inmediatistas de marketing que encuentran en la discusión del otro el recurso más eficaz. En este juego mezquino de las descalificaciones, el debate es manipulado hacia el estado permanente de cuestionamiento y confrontación.
  6. En esta pugna de intereses que nos enfrenta a todos contra todos, donde vencer pasa a ser sinónimo de destruir, ¿cómo es posible levantar la cabeza para reconocer al vecino o para ponerse al lado del que está caído en el camino?
  7. Hay reglas económicas que resultaron eficaces para el crecimiento, pero no para el desarrollo humano integral.
  8. Quien no vive la gratuidad fraterna convierte su existencia en un comercio ansioso, está siempre midiendo lo que da y lo que recibe a cambio.
  9. Hoy ningún Estado nacional aislado está en condiciones de asegurar el bien común de su propia población.
  10. En una sociedad realmente desarrollada el trabajo es una dimensión irrenunciable de la vida social, ya que no es sólo un modo de ganarse el pan, sino también un cauce para el crecimiento personal, para establecer relaciones sanas, para expresarse a sí mismo, para compartir dones, para sentirse corresponsable en el perfeccionamiento del mundo, y en definitiva, para vivir como pueblo.
  11. Para muchos la política hoy es una mala palabra, y no se puede ignorar que detrás de este hecho, están a menudo los errores, la corrupción, la ineficiencia de algunos políticos (…) ¿puede haber un camino eficaz hacia la fraternidad universal y la paz social sin una buena política?

El cultivo de la amabilidad no es un detalle menor ni una actitud superficial o burguesa (…) facilita la búsqueda de consensos y abre caminos donde la exasperación destruye todos los puentes.

Es lo que se podría llamar la cultura de la amistad social.

*ExMinistro de Estado 

También podría gustarte